GENERALIDADES
SOBRE EL FOSFENISMO

FAQ
(Preguntas frecuentes)


GENERALIDADES SOBRE LA PRÁCTICA DEL FOSFENISMO

INDICE
  1. ¿Qué es la mezcla fosfénica? Principio básico.
  2. ¿Cuáles con las contraindicaciones de la práctica?
  3. ¿Es un problema ser miope, hipermétrope o astigmático para practicar el fosfenismo?
  4. ¿Cuáles son los trastornos de la vista que el fosfenismo no modifica?
  5. He hecho fosfenos y tengo la conjuntiva roja y picor en los ojos.
  6. ¿Cuántos fosfenos se pueden hacer al día con la lámpara fosfénica?
  7. ¿Qué hay que hacer en caso de dificultades para observar y habituarse a la luz?
  8. ¿Se necesita un material especial para practicar el fosfenismo?
  9. ¿Es beneficioso aumentar la potencia de la luz?
  10. ¿Cómo se hace un posfosfeno?
  11. Mi fosfeno no está fijo en el campo visual.
  12. Mi fosfeno está sujeto a tiempos de eclipse muy largos.
  13. Mi fosfeno presenta poco o ningún color.
  14. Mi fosfeno es de diámetro pequeño.
  15. ¿Cómo hacer un cofosfeno, o fosfeno asociado a la luz?
  16. ¿Cómo observar el resplandor difuso?
  17. ¿Cómo ver el caos visual?
  18. ¿Hay que quitarse las gafas y las lentillas para practicar con la lámpara fosfénica?
  19. ¿Hay que quitarse las gafas o las lentillas para practicar con el sol?
  20. ¿Es preferible mirar fijamente el sol al amanecer o al anochecer?
  21. ¿Cuáles son las otras fuentes luminosas con las que se pueden hacer fosfenos?
  22. ¿Es posible hacer fosfenos con una vela?
  23. No consigo poner mi pensamiento en el interior del fosfeno.
  24. ¿Al cabo de cuánto tiempo puedo observar los primeros resultados?
  25. ¿Qué es una sal fosfénica?
  26. ¿Cuáles son las diferentes categorías de fosfenos que se pueden utilizar en el fosfenismo?
  27. ¿De dónde viene la palabra “fosfeno”?
  28. Mi vista no me permite hacer fosfenos, ¿qué puedo hacer?
1 - ¿Qué es la mezcla fosfénica? Principio básico.

Hacer fosfenos solos no desarrolla nada, o casi nada, en el ámbito mental. Sólo hacer fosfenos aporta una gran relajación física y un aumento de energía mental.

Sólo la mezcla fosfénica estimula el conjunto de las facultades cerebrales.

La mezcla fosfénica consiste en mezclar un pensamiento con el fosfeno.

Esta mezcla se realiza en el tiempo (manteniendo un pensamiento concreto elegido de antemano durante la presencia del fosfeno), o a la vez en el tiempo y en el espacio (localizando la imagen mental visual o auditiva en el interior del fosfeno). Esta segunda manera de actuar es más eficaz, pero más difícil.

Para obtener verdaderos resultados sobre el desarrollo de las capacidades mentales, hay que asociar los fosfenos al trabajo cotidiano, el estudio o los temas de reflexión.

Vuelta
2 - ¿Cuáles son las contraindicaciones de la práctica?

La única contraindicación para la práctica del fosfenismo es el glaucoma, es decir, la hipertensión de los líquidos del ojo, que se traduce por fuertes dolores en el fondo del ojo.

En realidad, es una contraindicación parcial, porque personas con un glaucoma ligero, contra nuestra opinión, han practicado con los fosfenos, pero tomando ciertas precauciones elementales. Han utilizado una bombilla más débil (40 vatios), se han colocado más lejos y han mirado fijamente la lámpara durante menos tiempo. El glaucoma no ha evolucionado, y los ojos han ganado en resistencia. De esta manera, estas personas han podido acercarse progresivamente a la lámpara y después han pasado a una bombilla un poco más potente, sin molestias ni fatiga.

Las personas muy sensibles a la luz observan también que, con la práctica regular de los fosfenos, sus ojos se adaptar mejor a los ambientes luminosos y que, al cabo de unos meses, pueden abandonar las gafas de sol.

Después de una operación quirúrgica en los ojos (personas que han sido operadas, por ejemplo, de una catarata o un desprendimiento de retina), conviene esperar entre 1 y 2 años. Después de una operación con láser, debe esperarse entre 6 meses y 1 año.

El efecto sobre la vista es muy favorable, siempre, por supuesto, que se respeten las normas de iluminación; se trata de normas establecidas por más de 35 años de experiencias con miles de casos. Por otra parte, algunos métodos de rehabilitación visual, como el método BATES, utilizan la luz para rehabilitar la vista. En definitiva, la práctica de fijaciones cortas de la mirada en una fuente luminosa constituye una excelente gimnasia para el ojo.

No hay que inquietarse si al principio se producen algunos problemas de adaptación, como lagrimeo o dolor de cabeza; desaparecerán al cabo de unos días.


EL GLAUCOMA (documento)

M.G.C.I.A., LE COURRIER MUTUALISTE. Enero 1990. N° 68. Mutuelle Générale du Commerce, de l'Industrie et de l'Artisanat.

Apartado SALUD; Artículo «Prevenir las enfermedades de los ojos», página 13.

Autor: Dr P. Sabatier, oftalmólogo de la M.G.C.I.A.

Resumen: « El glaucoma es un aumento anormal de la tensión ocular. El globo se endurece y el campo visual disminuye progresivamente. El glaucoma puede conducir a la ceguera por destrucción del nervio óptico, bajo el efecto de una tensión ocular demasiado intensa. El glaucoma crónico incluso es la causa número uno de ceguera. Se estima que en Francia el número de sujetos afectados por esta enfermedad es de alrededor de 500.000»

Por eso, a partir de cierta edad, todo el mundo debe someterse a un examen. Pero ciertos tipos de personas deben estar todavía más atentas. Son aquellas que padecen diabetes, miopía, hipertensión arterial y otras enfermedades vasculares, o también las personas con antecedentes familiares.

En caso de glaucoma, debe seguirse un tratamiento destinado a disminuir la tensión ocular.

Las personas que padecen glaucoma (intenso) deben abstenerse de practicar con los fosfenos. Pero esto no impide en absoluto trabajar a partir de otros elementos fénicos.

La práctica se dirige ante todo a personas que no tienen problemas oculares importantes.

Para más información, véase: La mezcla fosfénica en pedagogía.

Y en caso de duda, pida consejo a su oftalmólogo.

Nota 1. La palabra «fosfeno» tiene varios significados. Se utiliza sobre todo en el lenguaje médico. Lo mismo ocurre con la palabra «acufeno», utilizada en el fosfenismo. Sin entrar en los detalles, para los no iniciados en el fosfenismo, precisaremos que no trabajamos con los acufenos y los fosfenos patológicos sino con los fisiológicos.

Nota 2. Recomendamos intensamente a los que se decidan a practicar el fosfenismo que se abstengan de cualquier bebida alcohólica. Un solo vaso de vino basta para ralentizar varias horas la rapidez de las reacciones nerviosas, según Paul PERRIN, profesor de la escuela de Medicina de Nantes.

Vuelta
3 - ¿Es un problema ser miope, hipermétrope o astigmático para practicar el fosfenismo?

No, porque la cantidad de luz recibida es siempre la misma y esta energía es lo que cuenta para nuestra operación de mezcla.

Por otra parte, mejora ciertas enfermedades visuales, como las sinequias (adherencias) entre el iris y el cristalino, debido a la intensa gimnasia del iris provocada por la alternancia de iluminación viva y oscuridad. Los miopes podrán constatar una mejora significativa de su agudeza visual.

La práctica regular del fosfenismo aumenta la agudeza visual en una dioptría el primer mes, sea cual sea la naturaleza de la deficiencia inicial.

Las personas que llevan lentillas de corrección observarán rápidamente una mejora de su agudeza visual, que incluso puede conducirlas a prescindir de las lentillas.

Vuelta
4 - ¿Cuáles son los trastornos de la vista que el fosfenismo no modifica?

Las cataratas: la práctica del fosfenismo no tiene ninguna acción favorable ni desfavorable, que conozcamos, cuando las cataratas están bastante avanzadas. En este caso, molestan considerablemente para la práctica, a causa de la iluminación insuficiente de la retina. No es imposible que la estimulación de la circulación del ojo que produce la alternancia de iluminación intensa y oscuridad tenga una influencia favorable para una catarata incipiente. Carecemos de experiencia en este ámbito.

Los cuerpos flotantes del humor vítreo (la jalea blanda que forma la masa del interior del ojo, detrás del cristalino): en general, estos cuerpos flotantes son bastante transparentes y no se perciben frente a una iluminación intensa. Por lo tanto, se produce un alivio momentáneo, pero ninguna influencia sobre estos cuerpos, favorable o desfavorable. Hay que señalar que, a partir de la cincuentena, los restos de los vasos embrionarios de la retina caen al humor vítreo. La frontera entre lo normal y lo patológico es aquí bastante borrosa.

Las conjuntivitis: según los oftalmólogos, a los que hemos pedido su opinión, la iluminación que empleamos no puede agravar una conjuntivitis y todavía menos provocarla. En el tracoma, una conjuntivitis infecciosa crónica de origen africano, los ojos enrojecen más fácilmente durante la experiencia, lo cual es un signo que puede ayudar en la detección de esta enfermedad en un sujeto que ignoraba que la padecía, pero esta congestión conjuntival no afecta al desarrollo de la enfermedad.

La discromatopsia (o trastorno en la percepción de los colores): la forma más conocida de trastornos de la percepción de los colores es el daltonismo verdadero (confusión entre el verde y el rojo). Evidentemente, es difícil interrogar a un daltónico sobre los colores que percibe en el fosfeno, puesto que las palabras no tienen el mismo sentido que para nosotros. Pero conocemos el caso de un enfermo que presentaba un trastorno de la percepción de los colores, diferente del daltonismo, un trastorno identificado 2 veces, una al incorporarse al servicio militar y otra a raíz de un examen profesional. Este alumno nos decía que, en el fosfeno, los colores le aparecían más brillantes y mejor diferenciados que de costumbre.

Vuelta
5 - He hecho fosfenos y tengo la conjuntiva roja y picor en los ojos.

El enrojecimiento se debe a la vasodilatación de la conjuntiva. La causa es la falta de costumbre y desaparece a los 2 o 3 días de práctica del fosfenismo.

El picor procede de una falta de parpadeo.

Vuelta
6 - ¿Cuántos fosfenos se pueden hacer al día con la lámpara fosfénica?

Tantos como se quiera. Los estudiantes que preparan sus exámenes repasan sus lecciones con fosfenos durante largas horas (a veces hasta 8 o 9 horas) el mismo día y continúan experimentando sus efectos beneficiosos.

Desde hace más de 40 años que el método se difunde, ningún estudiante se ha quejado hasta el momento de ningún problema. Muchas personas lo corroboran y muestran su satisfacción, así como los resultados positivos obtenidos mediante la práctica del método.

En 40 años, miles de personas han practicado el fosfenismo. Si esto provocara algún problema, ciertamente habríamos restringido la difusión al medio esotérico, un medio que no tiene este tipo de preocupaciones debido a su gran sed de conocimientos.

Vuelta
7 - ¿Qué hay que hacer en caso de dificultades para observar y habituarse a la luz?

Colocarse más atrás o alejar un poco la lámpara fosfénica del 1,50 m preconizado por el doctor Lefebure. Inclinar ligeramente la lámpara hacia abajo a fin de que el haz de luz ilumine un poco más en dirección al suelo.

Finalmente, para las personas que tienen una sensibilidad extrema a la luz, poner delante de la lámpara un pañuelo blanco, durante el tiempo necesario para que los ojos se refuercen o bien utilizar una bombilla menos potente, por ejemplo, de 60 vatios, alejarse de la lámpara para mirarla y mirarla durante menos tiempo.

También se puede utilizar la bombilla de luz natural (ref. AN1). Su luz es muy suave y perfectamente adecuada para las personas «sensibles».

Vuelta
8 - ¿Se necesita un material especial para practicar el fosfenismo?

Si es sólo a título de prueba para hacer algunos fosfenos, una bombilla doméstica blanca montada en una lámpara sin pantalla o una lámpara de escritorio pueden servir. Pero si se desea pasar a una práctica efectiva, es mejor hacerse con un material especializado. De esta manera, no solamente el fosfeno será mejor, sino que no se constatará ninguna fatiga ocular, incluso con un tiempo de práctica muy largo, como los estudiantes en periodo de exámenes, que hacen gran número de fosfenos durante días enteros, de 8 a 9 horas.

También pueden utilizarse ciertas lámparas de arquitecto, pero en este caso, conviene equiparlas con la bombilla preconizada.

Vuelta
9 - ¿Es beneficioso aumentar la potencia de la luz?

En el ámbito pedagógico, NO. La norma establecida por el Dr Lefebure después de 35 años de experimentación muestra que 75 vatios son ampliamente suficientes para provocar las reacciones neurológicas buscadas.

Por otra parte, observe que la iluminación es demasiado débil para tener una incidencia negativa sobre el ojo a 1,50 m, distancia a la cual hay que colocar la lámpara. No existe ningún desprendimiento de calor que pueda dañar al ojo. El deslumbramiento provocado por los faros de un coche es mucho peor que el de la lámpara fosfénica.

Además, conocemos a varias personas del mundo del escenario, especialmente actores, que nos han dicho que han hecho fosfenos con los proyectores de cine o de teatro, sin ninguna molestia, y que han observado que memorizan sus textos en un tiempo récord.

Vuelta
10 - ¿Cómo se hace un posfosfeno?

Mire fijamente una bombilla especial para fosfenos o la lámpara fosfénica durante treinta segundos y después cierre los ojos en la oscuridad; observe la mancha de color que aparece en el campo visual.

En la oscuridad, el fosfeno se presenta en forma de una mancha de colores cambiantes, que persiste durante unos tres minutos.

Para más información, véase Universo Energía Fosfénica así como el Chromos n°2, que se puede descargar gratuitamente en este sitio.

Vuelta
11 - Mi fosfeno no está fijo en el campo visual.

El fosfeno sigue los movimientos, incluso involuntarios, de los ojos. La práctica regular reforzará los músculos perioculares y en poco tiempo el fosfeno dejará de moverse hacia la derecha, la izquierda, abajo o arriba.

Vuelta
12 - Mi fosfeno está sujeto a tiempos de eclipse muy largos.

El fosfeno esta regido por los ciclos de la alternancia cerebral. Cada color que aparece en el campo visual está entrecortado por un tiempo de eclipse llamado fosfeno negativo. Si este tiempo de eclipse le parece anormalmente largo, esto indica una alteración fisiológica cuyas causas pueden ser múltiples: falta de sueño, estado depresivo, toma de medicamentos y, más raramente, problema ocular o problema neurológico.

Vuelta
13 - Mi fosfeno presenta poco o ningún color.

Si su fosfeno no sigue el ciclo descrito, esto indica una alteración fisiológica cuyas causas pueden ser múltiples: falta de sueño, estado depresivo, toma de medicamentos y, más raramente, problema ocular o problema neurológico.

Vuelta
14 - Mi fosfeno es de diámetro pequeño.

El fosfeno es proporcional al diámetro angular de la fuente. Con una lámpara como la fosfénica de 18 cm de diámetro colocada a 1,50 m de distancia, el fosfeno se presentará de manera óptima en el campo visual.

Vuelta
15 - ¿Cómo hacer un cofosfeno, o fosfeno asociado a la luz?

Mire fijamente la bombilla especial para fosfenos o una lámpara fosfénica durante tres minutos y después, en la oscuridad, con los ojos cerrados, observe la mancha de colores que aparece en el campo visual.

Vuelta
16 - ¿Cómo observar el resplandor difuso?

Inmediatamente después de apagar la lámpara fosfénica, puede presentarse una luminosidad blanquecina en el campo visual. Esta luminosidad sólo es perceptible por una persona de cada diez. No dura más de unos segundos. Le sigue la primera fase del fosfeno.

Este resplandor difuso vuelve a aparecer una vez que el fosfeno ha desaparecido por completo. Puede empezar a aparecer al cabo de 5 minutos, pero generalmente lo hace al cabo de un cuarto de hora de observación del campo visual. Se presenta en forma de una luminosidad blanquecina o grisácea que atraviesa como un barrido el campo visual.

El fosfeno por sí mismo es de tipo puramente fisiológico y su fenómeno es bien conocido en medicina oftálmica. No tiene nada de misterioso, se debe al trabajo de tres variedades de conos presentes en el ojo. En cambio, el resplandor difuso es un enigma para la ciencia actual. Presenta propiedades sorprendentes; es muy transmisible por telepatía. En la oscuridad total, e incluso con varias vendas sobre los ojos, se puede distinguir perfectamente un objeto de forma cuadrada o un objeto circular que pasa por delante. En ciertas condiciones, se puede fotografiar. Puede amoldarse al pensamiento (ordinario); darle una forma. También posee propiedades calóricas.

Para más información, véase La mezcla fosfénica en pedagogía y La exploración del cerebro mediante la oscilación de los fosfenos dobles.

No hay que confundir el resplandor difuso con el fosfeno y el caos visual.

Vuelta
17 - ¿Cómo ver el caos visual?

Una vez que el fosfeno ha desaparecido, se prolonga la observación del campo visual durante 30 a 45 minutos. Por momentos, éste se ve atravesado por una niebla de color que puede estar entrecortada por la presencia de resplandores difusos.

Vuelta
18 - ¿Hay que quitarse las gafas y las lentillas para practicar con la lámpara fosfénica?

NO, cómo se ha mencionado anteriormente, la lámpara fosfénica no tiene propiedades calóricas. Por lo tanto, no es útil quitarse las gafas o las lentes de contacto para la práctica de la mezcla fosfénica.

Vuelta
19 - ¿Hay que quitarse las gafas o las lentillas para practicar con el sol?

SI, con el sol, es ABSOLUTAMENTE OBLIGATORIO quitarse las gafas, ya que producen un efecto de lupa y pueden provocar quemaduras en la retina, y quitarse las lentes de contacto, que provocan sequedad en la córnea y una quemadura periférica, y seguir las indicaciones dadas por el Dr LEFEBURE (cf. Mezcla fosfénica en pedagogía) como, por ejemplo:

En ayunas, beber en abundancia para favorecer la vasomotricidad de los capilares, lo cual fluidifica la sangre, mejora la irrigación de los globos oculares y evita la fatiga.

No beber alcohol ni bebidas con gas, puesto que el gas carbónico modifica la vasomotricidad de los capilares.

Y sobre todo no mirar fijamente el sol durante más de 2 o 3 segundos.

LA FIJACIÓN DE LA MIRADA EN EL SOL DEBE DURAR 2 O 3 SEGUNDOS, NO MÁS.

Notas:

  • El posfosfeno solar es menos bonito que el que se obtiene a partir de una lámpara.
  • El cofosfeno solar es sistemático: no se puede mirar fijamente el sol sin tener un cofosfeno asociado.
  • El diámetro del fosfeno es proporcional al diámetro angular de la fuente. Es decir que cuanto más alejada esté la fuente luminosa, más pequeño será el fosfeno.

No debe mirarse fijamente el sol sin haber estudiado el libro: La mezcla fosfénica en pedagogía. No juegue con sus ojos.

El sol
El sol es, ciertamente, la mejor fuente para hacer fosfenos, porque los efectos son mucho más potentes que con la lámpara. Sin embargo, hay que respetar las precauciones que indicamos para que este trabajo sea eficaz y carezca de peligro. En todos los tiempos y en todas las civilizaciones, se ha practicado y se sigue practicando la fijación de la mirada en el sol. En sus orígenes, los cultos solares dieron nacimiento a todas las religiones, sobre todo debido a los «prodigios solares» (desplazamientos aparentes del sol, en realidad movimientos del cofosfeno solar) que provocan estas fijaciones de la mirada.

Reflejos del sol en el agua
La práctica con los reflejos del sol en el agua provoca un aumento de la energía nerviosa, así como una intensa estimulación mental e intelectual. A muchas personas, les gusta mirar fijamente los reflejos del sol en el agua, porque sienten un gran bienestar y una calma profunda, como les ocurre a menudo a los pescadores.

El cielo luminoso
Cuando el sol es demasiado intenso, se puede practicar fácilmente la fijación de la mirada en el cielo luminoso en su lugar. Esto no causa fatiga y produce una gran relajación física. La energía luminosa se difunde en el conjunto del sistema nervioso, provocando una gran calma mental. Por eso, frecuentemente nos dormimos durante la práctica con el cielo luminoso. La gran luminosidad del cielo se debe a la reflexión de los rayos solares sobre las capas de la atmósfera.

La luna
También se puede mirar fijamente la luna. Los cultos lunares se desarrollaron en países con el cielo muy despejado. Se utilizaba la fijación de la mirada en la luna o en sus reflejos sobre el agua o en una superficie reflectante (concha, bandeja de plata, etc.)

Fijación de la mirada en las estrellas
La fijación de la mirada en las estrellas se utiliza poco conscientemente, porque se tiene tendencia a creer que la intensidad es demasiado débil y que no se puede hacer un trabajo eficaz con los fosfenos estelares. Nada de eso. La práctica con las estrellas es muy interesante y produce también numerosos fenómenos psíquicos. Muchos astrónomos, tanto profesionales como aficionados, han podido observarlo como consecuencia de estas prácticas. Si se practica regularmente la fijación de la mirada en las estrellas, se pueden producir también lo que podríamos llamar «prodigios solares».

Las llamas de un fuego
Es raro que a alguien no le guste mirar las llamas de un fuego de campamento. En casi todas las tradiciones, las historias se cuentan cerca del fuego, no solamente para calentarse, sino también porque la intensidad de la luz y el movimiento rítmico de las llamas estimulan la creatividad y la invención.

Definición que se puede encontrar en las enciclopedias de la palabra «helioterapia»:
«La luz es buena para las plantas, los animales y los seres humanos».

Vuelta
20 - ¿Es preferible mirar fijamente el sol al amanecer o al anochecer?

En los dos casos, la salida o la puesta del sol proporcionan una luminosidad «suave», pero no hay que olvidar los consejos anteriores.

Y recordar siempre la regla: una iluminación mínima para un máximo de fosfenos.

Vuelta
21 - ¿Cuáles son las otras fuentes luminosas con las que se pueden hacer fosfenos?
  • El reflejo del sol en el agua.
  • La fijación de la mirada en las estrellas (especialmente el lucero del alba).
  • La luna.
  • Las llamas de un fuego.
Vuelta
22 - ¿Es posible hacer fosfenos con una vela?

Únicamente con velas muy grandes cuya mecha presente cierto diámetro. Sin embargo, tenga en cuenta que los resultados serán muy débiles, por no decir insignificantes, porque el impacto sobre el cerebro no es suficientemente importante para provocar la reacción neurológica buscada. Además, si se acerca mucho, corre el riesgo de que el calor le seque la córnea y provoque un incidente ocular. Por lo tanto, es preferible no utilizar una vela.

Vuelta
23 - No consigo poner mi pensamiento en el interior del fosfeno.

Lo más importante es centrar la atención en el pensamiento y no en el fosfeno. El fosfeno está obligatoriamente presente, por lo tanto, la mezcla del pensamiento con el fosfeno se establecerá por sí misma.

A causa de los ciclos de alternancia cerebrales, a menudo se produce un cruce entre el pensamiento y el fosfeno. Unas veces se ve el fosfeno y otras se percibe más el pensamiento.

Vuelta
24 - ¿Al cabo de cuánto tiempo puedo observar los primeros resultados?

En el ámbito pedagógico, hay que contar alrededor de un mes, el tiempo mínimo necesario para la fortificación y la creación de las nuevas vías neurológicas.

Es importante observar que los efectos del fosfenismo se basan en la sensación de evidencia. En consecuencia, en la mayoría de los casos, los resultados sólo serán visibles en el cuaderno de notas, en el momento de los exámenes o cuando se tenga necesidad de utilizar la memoria sobre algo aprendido con fosfenos. Siempre a causa de esta sensación de evidencia propia del fosfenismo que nos enmascara las causas, la mayoría de las veces los resultados serán observados por el entorno más bien que por el propio practicante. Por ejemplo, en el caso de un niño, serán el profesor o los compañeros los que se sorprenderán al constatar el cambio (la progresión).

Vuelta
25 - ¿Qué es una sal fosfénica?

La mezcla del pensamiento y el fosfeno da lugar a un pensamiento de gran nitidez. El doctor Lefebure llamó SAL FOSFÉNICA a esta mayor nitidez producida por el fosfeno. Este concento de «sal fosfénica» debe tomarse en sentido simbólico y filosófico como el resultado de la combinación del pensamiento y el fosfeno, de la misma manera que, en física, se necesita un ácido y una base para formar una «sal», provocando un desprendimiento de energía.

En efecto, la luz es una energía que, al golpear el ojo, provoca reacciones químicas y eléctricas en el cerebro, lo cual da lugar a sincronizaciones entre las células cerebrales, acelerando y amplificando los procesos fisiológicos. La corta fijación de la mirada en una fuente luminosa proporciona pues una energía suplementaria al conjunto de la masa cerebral, lo cual mejora las capacidades mentales (memoria, ideación, creatividad, iniciativa, etc.), por consiguiente, todos los aspectos de la inteligencia.

Vuelta
26 - ¿Cuáles son las diferentes categorías de fosfenos que se pueden utilizar en el fosfenismo?

Existen múltiples maneras de obtener fosfenos. Por ejemplo:

Fosfenos producidos por alucinógenos.
Los alucinógenos producen fosfenos que se presentan en forma de alucinaciones asociadas, en ciertos casos, a un bienestar temporal. Sin embargo, los alucinógenos producen también lesiones orgánicas y cerebrales. Sus efectos son diametralmente opuestos a los efectos de la mezcla fosfénica que nosotros estudiamos, aunque los dos procesos sean paralelos.

Los drogadictos que se ponen a practicar el fosfenismo terminan por abandonar su dependencia a la droga, porque el fosfenismo refuerza las estructuras psicológicas del individuo.

Fosfenos por compresión.
Es posible producir fosfenos mediante una presión de las manos sobre los globos oculares. Esta técnica es muy utilizada por los yoguis, pero a la larga puede producir un desplazamiento del cristalino. Por esta razón, nosotros no la utilizamos.

Si recibe un puñetazo en un ojo, verá «las estrellas»; se trata de fosfenos.

Vuelta
27 - ¿De dónde viene la palabra «fosfeno»?

Utilizamos esencialmente la categoría de fosfenos que los oftalmólogos llaman «imágenes de remanencia», «imágenes de persistencia retiniana» o «postimágenes», que se pueden provocar de varias maneras. Por otra parte, la persistencia retiniana constituye uno de los principios más importantes del cine; en efecto, en 1829, un belga, llamado Plateau, descubrió que la imagen deja un rastro en la retina durante una décima de segundo. Por ello, una serie de diez imágenes que desfilan durante un segundo da lugar a una sensación de movimiento. El primer aparato de este inventor se llamaba fenaquisticopio. Como vemos, el fosfeno ha tenido, en esta forma, un futuro muy próspero…

El origen de la palabra «fosfeno»:

La palabra «fosfeno» viene del griego phôs, luz, y phainein, que significa «aparecer», pero también «brillar». La palabra «feno» fue creada en 1834 por necesidades de la química, para la cual designa el núcleo del benceno. De ahí la denominación de los derivados, que contienen la misma raíz, el más importante de los cuales es el fenol. Se llamó así porque es también es brillante.

En 1838, se recuperó la misma raíz. La palabra «fosfeno» era utilizada por investigadores de disciplinas diferentes. El naturalista Lelorgne de Savigny (1777-1851) la empleaba para designar una variedad de luciérnaga, y el fisiólogo Venzac para designar las sensaciones luminosas espontáneas.

El doctor Lefebure creó la palabra «fosfenismo®» haciendo lo que se llama en gramática un neologismo por restricción a partir de la palabra «fosfeno», cuya raíz principal significa luz y recuerda a Febo, el Sol. Este término es también más eufónico para designar el conjunto de las técnicas fosfénicas. Además, utilizamos el término «imágenes mentales». Para evitar una confusión demasiado grande entre los conceptos de «imágenes mentales» e «imágenes de persistencia retiniana», designamos pues a estas últimas con la palabra «fosfeno». Esta terminología es importante, porque, en los textos antiguos, se encentra la descripción de los fosfenos, pero los autores, al no disponer de un término capaz de describirlos y designar estar percepciones subjetivas, frecuentemente han utilizado los términos «colores» o «luz», lo cual hace incomprensibles sus textos.

Por ejemplo, en un pasaje de sus Parva Naturalia, Aristóteles describe el fosfeno por contigüidad de colores y el posfosfeno solar:

«(…) la impresión no está solamente en los órganos de la sensación, sino también en los órganos que han dejado de sentir, y está en el fondo y en la superficie. Es evidente cuando olemos alguna cosa de manera continua; en efecto, cuando se pasa de una sensación a otra, la impresión sigue a la sensación, por ejemplo, cuando se pasa del sol a la oscuridad, ocurre que no se ve nada, porque el movimiento causado en los ojos por la luz todavía subsiste. Y si miramos mucho tiempo un solo color, ya sea blanco, ya sea amarillo, lo vemos allí donde dirigimos la mirada. Y si hemos parpadeado al mirar el sol u otro objeto brillante, para los que lo han observado siguiendo la línea recta — siguiendo esta línea la vista consigue ejercitarse — aparece primero tal como es en lo referente al color y después se convierte en roja, a continuación en púrpura, hasta que llega al color negro y desaparece».

ARISTÓTELES, Tratados breves de historia natural, Planeta-De Agostini, Barcelona, 1996.

Vuelta
28 - Mi vista no me permite hacer fosfenos, ¿qué puedo hacer?

Si no tiene acufenos patológicos, puede trabajar con el equivalente del fosfeno en el ámbito auditivo, es decir, con los acufenos fisiológicos. La técnica es la misma: mezcla del pensamiento con el feno, en este caso, el acufeno (zumbido de oídos que se produce al taparse los conductos auditivos). Véase La mezcla fosfénica en pedagogía.

Vuelta