FAQ
(Preguntas Frecuentes)

FOSFENISMO Y
TÉCNICAS INICIÁTICAS
1ª PARTE   -    2ª PARTE   -    3ª PARTE


SUMARIO 2ª parte

1 - ¿Cuáles son las tres claves para el desarrollo individual?
  1. Observación de un foco de luz adecuado para estimular el conjunto de las facultades cerebrales.

  2. Mezclar un pensamiento con un elemento fénico.

  3. Practicar el pensamiento rítmico, asociado a tres grupos de trabajo:
    1. Figuras geométricas, Que dan acceso a los planos del pensamiento abstracto.
    2. Mundo vegetal, dan acceso al plano etérico.
    3. Punto de concentración, da acceso a los planos superiores de conciencia.
Las tres condiciones por orden de importancia son:
  • Regularidad del ritmo.
  • Elección del ritmo.
  • Elección del pensamiento, para implementar un ritmo a la psique.
Vuelta
2 - ¿Qué condiciones son necesarias para obtener resultados?

1. Transformación de la energía del pensamiento en energía mental.

- Sueños de fracaso en los estudiantes que preparan un examen.

- La preparación de un examen puede llegar a producir una gran dosis de estrés y no es de extrañar que en algunas ocasiones suceda que incluso en las noches posteriores a la finalización del examen, el estudiante sueñe con el suspenso. Sucede que es a posterior cuando se libera completamente la energía (estrés) acumulada.

- Pongamos el ejemplo de que se encomendar a un grupo de estudiantes un problema a resolver sin preparación previa, de forma improvisada; en estos casos la experiencia confirma que los estudiantes trabajan con sus ideas como pueden, pero quedan en general más bien descontentos con los resultados alcanzados. Luego varias horas más tarde, e incluso al día siguiente o a los dos días, las ideas brotan de una forma continua. Se les organizan perfectamente las ideas y pueden hacer un trabajo magnífico.

El cerebro continúa tratando las informaciones y las ideas aunque no se piense en el tema a desarrollar .Trabaja sin que seamos conscientes de ello. Y súbitamente, las ideas afloran a nuestra conciencia, de forma inesperada. El hecho de reflexionar de antemano sobre un tema que debe desarrollarse permite estimular las vías neurológicas de la reflexión.

- La acumulación de ideas tristes, morbosas, ideas negativas, por la repetición mental consciente o inconsciente, puede conducirnos a la depresión.

La meditación sobre un tema permite la cristalización del pensamiento sobre este tema.

Es el principio que utilizan las religiones a través de las plegarias, las letanías, las meditaciones y los mantras, por ejemplo.

Toda repetición mental provoca un cúmulo de pensamientos de la misma naturaleza, y cuando hay saturación neurológica, se desencadena un fenómeno psíquico.


IMPORTANCIA DEL RITMO FÍSICO:

2. Transformación de energía física y energía mental:

- Sonido musical que nos sobreviene espontáneamente. (concentración en un ritmo sonoro).

¿Quién no se ha sorprendido a sí mismo susurrando un ritmo musical despreocupadamente, como por ejemplo, alguna canción oída en la radio?

- Viajes en tren, barco, coche, avión, bicicleta, paseos a caballo, etc. (cúmulo de sensaciones visuales, sonoras, vibratorias). Las sensaciones nos sobrevienen la noche del viaje, en el duerme-vela, después de un tiempo de latencia.

Este tiempo de latencia demuestra que los fenómenos aparecen, no durante los ejercicios, sino horas después de los entrenamientos, y particularmente en el período de sueño ligero antes de despertarnos por la mañana.

Los ritmos físicos permiten acumular diversas energías en el pensamiento.

Para esto, hay que dar un impulso de gran regularidad al cerebro, para permitir que las energías se acumulen verdaderamente y provoquen sincronizaciones que desplieguen una potencia formidable.


IMPORTANCIA DE LOS BALANCEOS FÍSICOS:

3. Los balanceos de cabeza:

Se trata de provocar un ligero masaje al cerebro produciendo un ritmo que favorezca el pensamiento rítmico. Es un principio de pedagogía natural.

Balanceando la cabeza, incluso aunque sea ligeramente, provocamos una variación de la presión sanguínea y consecuentemente una variación de la circulación donde tienen lugar los intercambios químicos y las variaciones de la actividad eléctrica del cerebro; todos estos fenómenos repercuten en el pensamiento. Cuando una onda cerebral se convierte en gigantesca, el pensamiento lo es igualmente, dotando a las imágenes de una dimensión extraordinariamente grande en espacio y tiempo. Por ejemplo, las religiones que cultivan el pensamiento rítmico tienen sus imágenes sagradas de tamaño mayor que el natural.

Para comprender mejor la manera de realizar balanceos véase el «Espacio Video».

Vuelta
3 - ¿Es conveniente practicar la técnica del vacío mental?

EL VACÍO MENTAL, UN CONCEPTO SIN SENTIDO.

Efectos del VACÍO MENTAL sobre el pensamiento.

Si se observa detalladamente la expresión de las personas que practican esta técnica cuando intentan eliminar cada pensamiento que surge, ya sea pensamiento visual o auditivo, notaremos una cierta tensión en su rostro, un poco como si hubiese una mala circulación sanguínea.

Después de la práctica de este ejercicio, disminuye la cantidad de pensamientos que aparecen espontáneamente y se tienen dificultades para reflexionar. Además, a posteriori, les invade una sensación de gran nerviosismo.

Las personas que se entrenan de esta manera durante décadas se le atrofia la capacidad de reflexión, y consecuentemente su sentido crítico. Muchos incluso tienen abundantes cefaleas. Rápidamente se presentan desórdenes nerviosos.

Personas que hayan practicado durante aproximadamente una década con técnicas de vacío mental se sumen en estados fuertemente depresivos con tendencias suicidas (estas técnicas han sido muchas veces utilizadas por sectas para debilitar las defensas naturales de sus adeptos; generalmente están asociadas a un régimen alimenticio muy rico en gluten, elemento que se encuentra en abundancia en el arroz y que obtura los capilares impidiendo así la buena irrigación del cerebro, y consecuentemente su buen funcionamiento). Después de una sesión de observación de fosfenos dobles, estas personas únicamente perciben un sólo fosfeno y de forma fija. Esto significa que únicamente les trabaja un hemisferio cerebral que está además constantemente bajo tensión, y esta tensión nerviosa puede producir entonces tendencias a la depresión y a conductas suicidas en el sujeto.

Un practicante de vacío mental, después de una semana de prácticas con balanceos laterales, observó que sus tendencias suicidas se atenuaban y recuperaba las ganas de vivir. Una nueva observación de fosfenos dobles confirmó esta mejoría ya que en esta ocasión percibió dos fosfenos que alternaban con normalidad, prueba concluyente de que las interconexiones hemisféricas habían sido restablecidas.

Test:
Intente mantener un mismo pensamiento de forma constante (por ejemplo una flor).

Observe que el pensamiento es dinámico. Se eclipsa y/o deja paso a pensamientos parásitos, para luego enriquecerse con nuevos elementos. Incluso puede llegar a percibirse de forma parcial, a veces con la sensación de un desplazamiento alrededor del objeto o un desplazamiento de él mismo. El objeto incluso puede llegar a deformarse.

Ley 1: No se puede mantener por mucho tiempo un mismo pensamiento. El pensamiento evoluciona y se transforma.

NO HAY QUE CONFUNDIR EL VACÍO MENTAL CON LA CALMA MENTAL.

La práctica del Fosfenismo provoca una calma mental y estimula todas las funciones cerebrales. La calma mental se caracteriza por la sensación de relajación física y de paz, pero no por la ausencia de pensamientos, ya que todavía aparecen ideas predominantes y se perciben rápidamente imágenes y sensaciones subjetivas. Los fosfenos mejoran las funciones cerebrales conduciéndolas a plena actividad ya que se estimulan las conexiones entre los dos hemisferios.

Ley 2: El vacío mental, definido como un esfuerzo constante para eliminar los pensamientos que surgen de la conciencia, perturba el funcionamiento cerebral.

Calma mental y fosfeno.

Durante la observación del fosfeno realice un ligero balanceo lateral. Durante la presencia del fosfeno, observe los pensamientos que vienen a la conciencia.

Realice un nuevo fosfeno con un ligero balanceo y de nuevo tome conciencia de los pensamientos que sobrevienen.

Repita el ejercicio una tercera vez. Deje surgir los pensamientos y obsérvelos. ¿Es capaz de apreciar diferencias de calidad entre los primeros pensamientos y los que aparecen ahora en este tercer caso?

Ley 3: La calma mental actúa como un imán que atrae para sí, numerosos pensamientos. Los pensamientos aparecidos son más ricos, coloreados, incluso más que las imágenes percibidas a plena luz.


LAS PROPIEDADES DEL FOSFENO

OBSERVACIÓN DE UN FOSFENO

Los ritmos del fosfeno:
- los colores - los eclipses - desplazamientos - pulsaciones
- movimientos en torbellino - temblor - observación de resplandor difuso

El fosfeno es una sensación subjetiva caracterizada por un conjunto de movimientos y de ritmos.

O dicho de otra manera, movimiento y ritmo constituyen la definición misma de la energía. El fosfeno nos ofrece informaciones precisas sobre el funcionamiento del cerebro y en relación a la alternancia de hemisferios: todas las operaciones cerebrales se realizan de manera rítmica, con múltiples alternancias. Hecho que queda demostrado de forma definitiva con la observación de fosfenos dobles (véase el examen cerebroscópico).

Vuelta
4 - ¿La alimentación juega un papel importante de cara a la obtención de resultados?

No cabe duda que nuestra alimentación influye directamente en la calidad y la cantidad de nuestro sueño, y consecuentemente influye en las experiencias que podamos tener mientras dormimos.

Mientras dormimos nuestro cerebro precisa de nutrientes, es decir, sustancias químicas simples contenidas en los alimentos. Estos nutrientes influyen sobre nuestra psique tanto en estado de vigilia como también durante la noche.

El conjunto de elementos que ingerimos a lo largo del día se transforma en proteínas. Las proteínas se convierten en precursores, de neuromediadores o neurotransformadores que actúan con al misión de hacer funcionar el cerebro.

En nuestro cerebro, muchos sistemas de neurotransmisores interactúan para modular nuestro comportamiento durante el día y también durante la noche.

Los neuromediadores como la dopamina y la adrenalina actúan sobre todo durante la vigilia, en respuesta a ciertos estímulos, mientras que la serotonina actúa durante el sueño.

En cualquier caso, no se pasa de forma repentina de la vigilia al sueño; más bien ocurre lo contrario, es a lo largo de un ciclo vigilia/sueño cuando los precursores de los neuromediadores entran en juego. Podemos afirmar entonces que a lo largo del día nos preparamos la calidad del sueño de la noche, para que sea profundo o bien ligero.

En cuanto a la calidad de nuestros sueños: están determinados por la última hora antes de acostarnos. Por esta razón, la sesión de fosfenismo nocturna será siempre la más provechosa que la hecha en otros momentos del día, excepto para las personas que realizan algún ejercicio iniciático preciso, con plegarias y rezos.

Algunos de estos precusores de los que venimos hablando son los denominados aminoácidos esenciales. Aminoácidos esenciales son aquellos que el organismo no puede producir por sí mismo. Los incorporamos por la alimentación. El tritófano, por ejemplo es el precursor de la serotonina, favorable al sueño.

Los aminoácidos compiten entre ellos para traspasar la barrera hematomeníngea, antes de llegar al cerebro. El aminoácido más activo tomará ventaja y bloqueará el paso a otros. Estas luchas son bastante complejas lo que explica las dificultades encontradas a la hora de conciliar el sueño.

Por la noche, será recomendable abstenerse de consumir azúcares, café o ciertos tipos de té o bebidas estimulantes con cafeína. Las carnes rojas también son proclives a aumentar las tasas de triptófano, que como acabamos de ver, es un precursor de la serotonina, la molécula del sueño. Y como precisamos de un sueño ligero para las experiencias nocturnas nos será más conveniente facilitar el paso de otros aminoácidos que disminuyan nuestra tasa de secreción de insulina.

Una alimentación regular, al ritmo adecuado y bien dosificada es la garantía de un buen sueño reparador que facilite las experiencias nocturnas. Este equilibrio se obtiene, no como pudiera pensarse en una primea estancia eliminando la cena de nuestros hábitos, sino simplemente realizando una comida ligera e ingerir alimentos adecuados para obtener un sueño de calidad de pensamiento y descanso.

Una cena demasiado ligera provoca una hipoglucemia y consecuentemente un sueño agitado. La expresión quien duerme cena es falsa, al menos en su interpretación más usual. Esta expresión proviene de la Edad Media cuando se tenía el derecho a una cama en un albergue cuando se cenaba en él. En el ejemplo que nos atañe sería más apropiado decir, quien cena bien, duerme bien.

Por contra, el proverbio veneciano quien durmió sin cenar, se agitó toda la noche está plenamente acertado. La hipoglucemia perturba el sueño de quien cena demasiado frugalmente.

Vuelta
5 - ¿Cómo comprobar las propiedades calóricas de los fosfenos?

Proyección de un fosfeno sobre el dorso de la mano.

Sus efectos:

  1. Propiedad de concentración del fosfeno debido al su localización.
  2. Emanación sutil del cerebro.
  3. Toma de conciencia de las sensaciones subjetivas.

Esta propiedad del fosfeno explica los «prodigios solares», cuando los testigos sienten una sensación de calor o una corriente de escalofríos. En Lourdes, el desprendimiento calórico de la multitud produjo el secado casi de forma inmediata de sus vestidos y de la hierba del suelo, cuando recién acabó de llover.

Las diferentes propiedades del fosfeno permiten reproducir a voluntad las diferentes fases del «prodigio solar».

Vuelta
6 - ¿Cómo comprobar la transmisibilidad energética de los fosfenos?

- Proyección de un fosfeno sobre la nuca de una persona con una separación de unos 20 cm.

La persona sobre la que se proyecta el fosfeno siente diversas sensaciones generalmente descritas como:

Relajación física - calma mental — balanceos espontáneos claramente marcados — sensación de calor o de frescor — hormigueos en alguna parte del cuerpo- entumecimiento en algunas partes del cuerpo- sensaciones de volumen o de densidad alrededor de ciertas partes del cuerpo — sensación de ligereza — sensación de flotar, de elevarse, de descender, de torbellino — sensación de estirarse — de convertirse en un punto infinitamente pequeño — de dilatarse hacia lo infinitamente grande — de proyectarse fuera del cuerpo físico (fenómeno denominado «desdoblamiento»)…

  1. Esta transmisión de ritmos del fosfeno despierta en la persona que los recibe su propios ritmos profundos que le son propicios. Son los ritmos que los niños practican espontáneamente. Por ello se balancean frecuentemente.
  2. Esta experiencia destaca la importancia de los balanceos en las religiones. Los balanceos permiten estructurar y desarrollar el sistema nervioso. Por este motivo los niños se balancean: se dejan llevar por sus ritmos cerebrales. Cuando los padres les prohíben balancearse, les están prohibiendo desarrollarse.
  3. El proceso de la iniciación consiste en la transmisión de ritmos.

Definición de fosfeno:

El término fosfeno engloba en realidad diferentes variedades de fosfenos porque la limitación del lenguaje científico no permite aún clasificarlos detalladamente.

- cofosfeno - posfosfeno — resplandor difuso - caos visual, por mencionar los más evidentes.

El fosfeno está constituido por un conjunto de ritmos cerebrales que muestran ciertas estructuras fisiológicas.

  1. Ritmos y movimientos = energía.
  2. Deformación del fosfeno = energía sutil.
  3. Propiedad calórica del fosfeno = emanación del cerebro.
  4. Proyección del fosfeno sobre una persona = transmsibilidad de ritmos del cerebro.

En conclusión: El fosfeno es una energía sutil que emana del cerebro de forma que sus ritmos son transmisibles de una persona otra.

Vuelta
7 - ¿Qué se entiende por sistema fénico?

Todo feno es un estado fisiológico intermedio entre un sentido físico y un sentido espiritual con el que se corresponde. Una vez despertado, da lugar a la percepción de las energías, de los sucesos del mundo intangible, es decir, lo no perceptible únicamente con los sentidos físicos. Actualmente el universo espiritual se considera como puramente hipotético ya que las herramientas utilizadas en la investigación científica, que no son más que prolongaciones de las percepciones físicas, no están adaptados para detectar las energías de naturaleza no física.

No obstante, a partir de un planteamiento y de una metodología diferentes sin dejar de ser científicas, cada uno de nosotros está capacitado para descubrir esta «nueva» dimensión que posee todo individuo.

El sistema fénico cuando se estimula provoca la percepción de los planos espirituales, lo que las tradiciones llaman el más allá, mundo invisible o planos sutiles.

Existe un equivalente fosfénico para cada uno de nuestros sentidos físicos, a los que habría que añadir el sentido del equilibrio, una propiedad del esqueleto óseo, la actividad muscular, la respiración y la percepción del tiempo.

LOS DIFERENTES FENOS:

1. Fosfeno.
El fosfeno (fisiológico no patológico) corresponde al sentido de la vista.

2. Acufeno.
El acufeno (fisiológico, no patológico) corresponde con el sentido del oído.

3. Gustofeno.
El gustofeno corresponde al sentido del gusto y de la masticación. En los monasterios, los monjes comen en silencio mientras que otro monje lee un texto. La ostia permite igualmente realizar muy buenos gustofenos, con el sabor que queda en el paladar,(recordar la sensación de un sabor y observar la evolución de los pensamientos).

4. Neumofeno.
El Neumofeno está ligado a la respiración.

5. Osteofeno.
El osteofeno se provoca con la vibración del esqueleto.

6. Miofeno.
El miofeno está ligado a la actividad muscular. Sensaciones cenestésicas, sensaciones de movimiento. Se encuentra en los principios básicos de las artes marciales así como en la práctica del tai chi chuan.

7. Equilibriofeno, girofeno.
Estos fenos se corresponden con el sentido del equilibrio situado en el oído interno. Es el feno que nos da la sensación subjetiva de desplazamiento o de flotación.
Percepción espacial inhabitual: sentimiento difuso fuera del espacio corporal con la impresión de desbordar los límites del cuerpo hacia lo infinitamente grande y en ocasiones hacia lo infinitamente pequeño. Puede a veces, haber una pulsación rítmica de la conciencia, oscilando entre lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño, balanceos y la sensación de flotar.

8. Feno del olfato (aromaterapia u olfatoterapia)
Feno correspondiente al sentido del olfato.
En los lugares sagrados de culto, el incienso se utiliza para estimular el feno del olfato.

9. Feno del tacto (tactofeno).
Este feno se corresponde con el sentido del tacto.
Sensación subjetiva de la percepción táctil, percibida en la manifestación del doble: sensación de estar contenido dentro de «alguna cosa» físicamente impalpable, algún tipo de envoltura ovoide muy agradable. Más tarde, en las experiencias de desdoblamiento se manifiesta en percepción de un suelo por el que se camina, objetos que se tocan… En este tipo de experiencias, hay verdaderas experiencias táctiles. Al igual que sensaciones térmicas, frío, calor, y sensaciones de pesadez o de ligereza. Sensación aguda de vacío.

10. Percepción subjetiva del tiempo.
Algunas experiencias hacen perder la noción del tiempo. Lo más frecuente es que parezca que duren menos tiempo de lo que realmente duran. Por ejemplo, una sesión de una hora y media puede percibirse como si hubiesen transcurrido únicamente 45 minutos.

Sucede también, a veces, que se vive una experiencia que parece durar mucho tiempo y que en realidad no ha durado más que unos pocos segundos en tiempo real. Estas experiencias acostumbran a suceder en el estado de duerme vela.

Todos los fenos, y probablemente otros todavía sin estudiar (por ejemplo, el feno de la voz que puede constituirse por el pensamiento auditivo) están ligados entre ellos . Esto significa que cuando se estimula un feno en concreto se puede perfectamente percibir las sensaciones ligadas a otro feno.

Por otro lado, existe un tercer sistema sensorial llamado «centros psíquicos» o chacras. Este sistema también está ligado al sistema fénico y también a la conciencia. Es posible que estos centros psíquicos o chacras sean, hasta cierto punto, los órganos de la conciencia.

Vuelta
8 - ¿Cómo desarrollar el fenómeno de las visiones?

FIJACIÓN EN LOS DETALLES DEL FOSFENO

En el estudio de las propiedades del fosfeno hemos aportado detalles de sus características y comportamientos particulares, así como de sus diferentes ritmos. Pero estas particularidades van más allá. En efecto, el fosfeno nos permite penetrar en las zonas más profundas de nuestro cerebro.

La zona de la visión está situada detrás de la cabeza, a nivel de la base occipital. El fosfeno se percibe a la vez por los ojos y por la zona del cerebro que se ocupa de las percepciones visuales. El comportamiento rítmico del fosfeno nos muestra el funcionamiento real del cerebro, pero también es posible ver qué ocurre en el interior de la zona de la visión.

El cuneus es el órgano responsable de las imágenes percibidas durante los sueños, ya que mientras dormimos ningún estímulo exterior nos entra por los ojos. El cuneus es también el órgano responsable de las percepciones visuales denominadas «visiones».

Efectivamente, en el momento que se excitan las tres zonas concéntricas del cuneus con electrodos situados en los tímpanos de un sujeto, éste percibe en primer lugar, unos fosfenos informes. Estos fosfenos se corresponden con los observados durante el caos visual: masas nebulosas imprecisas.

Cuando se estimula la segunda zona, el sujeto percibe fosfenos de formas geométricas. Si nos fijamos en los reflejos del Sol provocados en el agua, algunas veces se perciben formas de triángulos, rombos, lo que demuestra que la luz ha alcanzado esta segunda zona de visión.

Cuando se estimula la tercera zona con los electrodos, el sujeto percibe imágenes, como las de los sueños, pero hoy en día no se llega a comprender todavía su relación con el psiquismo. En realidad, se corresponde con las «visiones» y con los fenómenos de clarividencia; los trabajos del Doctor LEFEBURE demuestran que todas las personas que han desarrollado la videncia tenían la costumbre desde pequeñas, de observar los fosfenos y de jugar con ellos.

Es posible entonces desarrollar los fenómenos de la intuición, de la videncia, y de las visiones, por la observación minuciosa de un fosfeno, entreteniéndose en observar los detalles que se encuentran en su interior.

- Fijación en el detalle de un fosfeno.

  1. Observar las manchas de colores dentro del fosfeno.
  2. Observar las formas que se encuentran en el interior del fosfeno.
  3. Seguir los movimientos percibidos en el fosfeno.
  4. Fijarse detenidamente en los detalles del fosfeno y observar las sensaciones, las percepciones visuales, los pensamientos.
Vuelta
9 - ¿Cómo dirigir o aumentar las experiencias?

Principio: observar los detalles de las sensaciones visuales, cenestésicas auditivas, etc.

Las claves y referencias para guiar las experiencias son:

Al principio, la interpretación de las percepciones no es lo más importante. Lo que importa es obtener las percepciones. La mayor dificultad es no buscar interpretar las percepciones, cosa que se tiende a hacer fácilmente, debido a que no es posible interpretar todos los elementos que se están visionando debido a su gran riqueza; esto provoca que se nos escapen muchos detalles.

Las referencias que hay que tener para llegar lo más lejos posible en la organización de las percepciones de las visiones, son las siguientes:

  1. Observar los detalles de las sensaciones ya sean visuales, auditivas, cenestésicas u otras. Siempre llevar la atención hacia un detalle de una sensación, lo que provocará la amplificación de la misma.
  2. Observar las sensaciones coloreadas o luminosas.
  3. Llevar las atención hacia los elementos del mundo vegetal, y penetrar en esos elementos: un árbol, una planta, una flor.
  4. Lo más importante de todo es: DEJARSE LLEVAR POR LOS RITMOS QUE SE EXPERIMENTAN.

No hay que pensar que cuando se terminan las sensaciones, la experiencia ya ha terminado. Recuerde que el cerebro trabaja de forma rítmica; debido a ello las sensaciones pueden atenuarse o desaparecer en un momento dado. Aproveche entonces para observar si se siente algún ritmo o movimiento, de manera que las sensaciones puedan volver a amplificarse de nuevo.

Ejemplo de ejercicio:
En pareja: uno proyecta hacia el otro la energía sutil que se ha seleccionado. La persona que realiza la visión va describiendo las sensaciones que le aparecen espontáneamente. El inductor guía al experimentador pidiendo que dirija su atención sobre uno de los elementos descritos, de manera que le conduce lo más lejos posible con los ritmos y las sensaciones (el inductor guía debe evitar hacerle sugerencias a su compañero).

Vuelta
10 - ¿Cómo ver el aura? (del caos visual a la percepción del aura).

Del caos visual a la percepción del aura.

Además de los fosfenos obtenidos por fijación de la mirada directa sobre la lámpara fosfénica y los obtenidos por fijación indirecta, existe una tercera variedad de fosfenos que se pueden percibir fácilmente en la oscuridad sin haber hecho ningún fosfeno externo. Cerrando los ojos y observando el campo visual, se percibe que no estamos en total oscuridad, sino que por el contrario se observan manchas y puntos luinosos coloreados. Este fenómeno es el llamado caos visual que está constituido por fosfenos espontáneos provocados por la actividad cerebral: percepción visual de los intercambios entre los hemisferios cerebrales.

Cuando se observan los detalles del caos visual, se dará cuenta que progresivamente se ve con más precisión, se vuelve más y más luminoso y van apareciendo más y más colores, movimientos y formas. De esta manera, después de haber densificado el caos visual, se lo puede percibir perfectamente con los ojos abiertos, lo que permite a algunas personas decir que ven el aura ya que describen los colores y los movimientos que no son más que los ritmos y los colores de su propio caos visual. Esta percepción de los diversos tipos de fosfenos y las experiencias que nos producen están al alcance de todos nosotros. En el libro Místicos y Magos del Tibet Alexandra David-Neel describe las diferentes clases de reclusión que practican los religiosos:

Meditar en la oscuridad es una práctica conocida en la India y en la mayor parte de los países budistas. Los birmanos construyen habitáculos especiales - he visto de diferentes modelos en los montes Saghain - pero los religiosos sólo están en ellas durante unas horas. En el Tibet, sin embargo, hay monjes que pasan varios años en las penumbras e incluso algunos se encierran para el resto de sus vidas en este tipo de celdas.

Es evidente que, en estas condiciones de oscuridad completa, el lama obtiene un caos visual extremamente denso y rico, durante mucho tiempo seguido lo que nos da fe de la importancia que los tibetanos dan a esta técnica. Pero a partir del momento en que se conocen los principio filológicos y las técnicas iniciáticas no hace falta practicar un ascetismo tan rígido. El caos visual es, después del fosfeno, una de las primeras energías sutiles fácilmente perceptibles y observables, y da paso a fenómenos neurológicos muy interesantes. Esta técnica es apropiada para desarrollar los fenómenos de la intuición, la videncia y provocar la exteriorización de la conciencia fuera del cuerpo.

La técnica consiste en observar los detalles de una luminosidad totalmente subjetiva o mejor dicho, en su acepción filosófica, ir hacia la luz . Es la base de todas las tradiciones iniciáticas verdaderas: y la práctica de la fijación a focos de luz directos o indirectos es universal. Los antiguos afirmaban que la luz es fuente de conocimiento. Actualmente gracias a los trabajos del Doctor LEFEBURE, ¡comprendemos las razones!

Ejercicio:

  1. Mire con precisión los detalles del caos visual. Duración 1 hora.
  2. Observar las sensaciones subjetivas, las percepciones visuales, los pensamientos, el estado de ánimo y la manera cómo se siente el cuerpo.
Vuelta
11 - ¿Qué otras denominaciones dan en Oriente a los fosfenos?

El fosfeno también se denomina como tercer ojo u ojo de Shiva.

Aunque tenemos dos ojos, sólo percibimos un fosfeno en medio de nuestro campo visual y la concentración sobre un detalle del fosfeno (tercer ojo u ojo de Shiva) estimula la clarividencia.

Vuelta
12 - ¿Cómo entrenarse para lograr ver las auras? (o ¿cómo practicar la fosfovisión física?)

La fosfovisión física es la percepción, en plena oscuridad, de formas u objetos que atraviesan el llamado resplandor difuso, la tercera fase del fosfeno.

Pero antes de realizar esta experiencia, se puede observar fácilmente los fenómenos de percepción subjetiva, con los ojos abiertos.

VISIÓN DE LAS AURAS:

1. Disponga de un fondo de color neutro, y haga pasar por delante varias personas. Después, observe el halo que envuelve la cabeza y los hombros poniendo la mirada alrededor de unos 5 cm. por encima de la cabeza del sujeto.

2. Pida a la persona que está delante suya siendo observada, que preste atención a sus pies.
El halo de la cabeza disminuye su intensidad y se vuelve más tenue.
Después pídale que piense en su pelo.
El halo de la cabeza aumenta de luminosidad y se vuelve más visible..

3. Si la persona observada se agacha súbitamente.
Se observa una vaga luminosidad que sigue al movimiento del cuerpo, pero más lentamente.

4. Ahora observe el halo que rodea un objeto cualquiera.
Se observa el mismo fenómeno en los objetos que en los seres vivos, con la diferencia que en los objetos no hay cambios de intensidad del halo. La intensidad de la luminosidad del halo de una persona está en función de su estado de ánimo.

Este halo o resplandor difuso percibido se corresponde a la percepción del cuerpo etérico.

La percepción de este resplandor difuso (cuerpo etérico) alrededor de un sujeto puede estar acompañada de la percepción de colores (caos visual-aura).

Se trata de un fenómeno muy complejo de percepción fosfénica basado en la posibilidad que tiene el fosfeno que percibimos para envolver el cuerpo de la persona que estamos observando. Este halo o envoltura luminosa es una percepción subjetiva, que se superpone simultáneamente con la visión física; además es también un fenómeno psíquico ya que el estado de ánimo de la persona observada tiene influencia sobre la intensidad y la luminosidad del halo. Este fenómeno es llamado percepción del aura.

Así, cuando decimos veo el aura de una persona con sus efluvios de colores, sería más preciso decir: mi caos visual se ha instalado alrededor de la percepción de una imagen y mi cerebro ha creado un resplandor difuso. En cualquier caso, la interpretación de los colores en el campo visual, estará en función de su capacidad de interpretación.

Vuelta