LA MEZCLA FOSFÉNICA
EN PEDAGOGÍA

Desarrollo de la memoria y de la inteligencia
por la mezcla de los pensamientos y los fosfenos.




Duración de la animación una vez descargada: 2 minutos y 20 segundos.
Para volver a ver la animación «Actualizar» la página.
Si el ordenador es un MAC hay que pulsar las teclas manzana + R.
Si es un PC, las teclas Ctrl + R.
EL FOSFENO EN PEDAGÓGIA.
1ª parte.

En la animación, hemos reducido el tiempo de las diferentes fases (colores) del fosfeno para no sobrecargar inútilmente la descarga de la misma.

¿CÓMO SE HACE UN FOSFENO?

Un fosfeno se obtiene observando fijamente durante al menos 20 segundos una bombilla blanca «luz de día», situada a 2 ó 3 metros de distancia. Estas observaciones fijas, tan cortas, no cansan de ninguna manera la vista y constituyen, luz de día, una excelente gimnasia ocular. En la oscuridad, el fosfeno se presenta en forma de mancha de colores cambiantes, que persiste durante tres minutos.

Contraindicaciones

Los colores del fosfeno

Después de apagar la lámpara fosfénica:
- corta fase verde
- durante el primer minuto, amarillo rodeado de un ribete rojo
- durante el minuto siguiente el color dominante del fosfeno es rojo/rosado
- al tercer minuto es de color azul

Nota: el fosfeno de uso pedagógico puede durar entre 3 y 4 minutos, según las personas, y a veces puede ser susceptible de eclipsarse brevemente.

DEFINICIÓN: Los fosfenos son todas las sensaciones luminosas subjetivas (definición del diccionario Littré). Se corresponden con lo que los oftalmólogos llaman imágenes de persistencia retiniana, imágenes de remanencia, o postimágenes.

GENERALIDADES: Los fosfenos constituyen un maravilloso método de análisis de cualquier acción sobre el cerebro. Permiten determinar, certeramente, lo que resulta favorable o desfavorable al buen funcionamiento del y al individuo en general.

Cuando se asocian los fosfenos a cualquier ejercicio, tradicional o moderno, de desarrollo personal, multiplicamos sus efectos en proporciones considerables. De esta manera, obtenemos el desarrollo de la memoria, de la atención, de la inteligencia, del espíritu de iniciativa y de la creatividad, lo que los convierte en una maravillosa herramienta pedagógica.

Los fosfenos constituyen un verdadero acelerador de los procesos mentales. Nos permiten ejercer una acción directa sobre nuestro propio pensamiento, su contenido, su calidad, su organización; en suma, optimizar el rendimiento de la reflexión y de toda actividad intelectual.

Los fosfenos estuvieron en el origen de todos los descubrimientos del Doctor LEFEBURE.

Los fosfenos están constituidos, especialmente, por movimientos y ritmos. Ahora bien, ambos son la definición incluso de la energía, energía que corresponde a los ritmos cerebrales. Los fosfenos son el reflejo amplificado de nuestro funcionamiento cerebral. Nos muestran exactamente cómo funciona nuestro cerebro, el trabajo rítmico de sus dos hemisferios. La atención, la memoria, la reflexión, están en función de la regularidad de la alternancia cerebral.

PRINCIPIO DE LA MEZCLA FOSFÉNICA

Hacer fosfenos únicamente no desarrolla nada, o casi nada, en el aspecto mental,
sólo la «mezcla fosfénica» el conjunto de las facultades cerebrales.

La mezcla fosfénica consiste en mezclar un pensamiento con un fosfeno.

Dicha mezcla se hace en el tiempo (conservando un pensamiento concreto elegido de antemano en presencia del fosfeno), o a la vez en el tiempo y en el espacio (localizando la imagen mental visual o auditiva dentro del fosfeno). Esta segunda manera de actuar es más eficaz, aunque también algo más difícil

Para obtener verdaderos resultados en lo concerniente al desarrollo de las capacidades mentales, hay que asociar los fosfenos a nuestro trabajo diario, a nuestro estudio o a nuestro tema de reflexión.

    SEGÚN

    VUELTA