OTRO EJERCICIO

ILUSTRACIÓN nº 10:
TENSIONES ESTÁTICAS


Yumi

LAS TENSIONES ESTÁTICAS

Estos ejercicios permiten densificar poderosamente el doble, incluso hasta el punto de volverle susceptible de manifestarse a distancia. Mediante esta técnica el doctor Lefebure pudo ser visto en lugares donde no se encontraba físicamente.

Muchos practicantes de fosfenismo han conseguido igualmente producir este fenómeno: desdoblamiento con percepción objetiva del cuerpo sutil.

Aquí, el ejercicio tal cual fue transmitido al doctor Lefebure por el maestro zoroástrico Arthème Galip.
Se pueden encontrar ejercicios equivalentes en numerosas tradiciones como por ejemplo en el hermetismo Shinto, Ko-Shinto, Shintoísmo esotérico donde todo gira alrededor del fuego sagrado (fosfeno) anunciador de renovación.

Y particularmente en el Koto Tama (espíritu de las palabras), al final del ejercicio llamado Funa Kogi, Furu Tama. Furu Tama que puede traducirse literalmente como sacudir el alma. Este rito, con la pronunciación de los sonidos perfectamente ejecutada, es ciertamente, la llave activa que por su alta frecuencia rítmica permite alcanzar la fusión de cuerpo y espíritu.


Arthème Galip, en la época en que inició al Dr Francis Lefebure. Se observará que el maestro hace discretamente el ejercicio de las tensiones estáticas: los puños apretados, el cuello un poco hinchado; la mirada, aunque tensa y ligeramente endurecida, permanece armoniosa.
(Fotografía, (reducida), extraída del libro Expériences initiatiques, volumen II).
Cuando los ritmos están anclados, con un simple recordatorio es suficiente.

El Dr Lefebure mostrando el ejercicio de tensión estática: la mandíbula apretada ligeramente, los pulmones hinchados…

EJEMPLO DE EJERCICIO que permite la densificación del doble y su proyección:

Alcanzar la máxima tensión en 4 segundos — temblor durante 2 segundos — distensión en 6 segundos, etc.

1. Hacer un clonus (contracción muscular) físico al ritmo de la sexta parte de segundo.

2. Mientras se mantiene el clonus físico, repetir mentalmente el mantra ki, al ritmo la sexta parte de segundo. Cesar el clonus y continuar con la repetición mental del mantra.

3. Mantener el clonus físico, la repetición del mantra, y añadir la visualización de un temblor o una vibración. Durante el tiempo de pausa, conservar la visualización del temblor y la repetición del mantra.

Esto permite:

4. La proyección del propio doble en otro lugar.

5. Contracciones mentales imaginarias, en la imagen de una persona.

6. Corriente luminosa en torbellino ascendente primero, descendente después.
    a) en un lugar.
    b) en la imagen de una persona.




La iniciación es, ante todo, el descubrimiento de un medio diferente al nuestro: medio eternamente presente, y donde la mayoría no tiene acceso a menos que se acepten y conozcan sus leyes.

Esas leyes, esas técnicas, no han sido ocultadas o mantenidas en secreto (1) pues son y han sido conocidas y practicadas en todos los tiempos. Si surgen dudas acerca de ellas, se debe a una mala interpretación de los fenómenos por parte de personas que nunca han experimentado o no han pasado por el proceso. Hablan sin tener ningún conocimiento, ideas falsas extendidas, a menudo absurdas, como el riesgo de perderse en el «astral», romper el «cordón de plata» que conecta el «cuerpo astral» con el cuerpo físico, y otras tonterías.

Cuando se comprende, se conoce que son fenómenos percibidos por sensaciones subjetivas, que no suponen ningún peligro dejarse llevar por ellas. Vivir estas sensaciones permite una toma de conciencia de la existencia efectiva de un universo que no sustituye al mundo material, pero que permanece ligado a él: el universo subjetivo. Los fosfenos son la clave de este descubrimiento y las tensiones estáticas permiten vivir esta auténtica aventura.

¿Y esto es todo?. De ningún modo, pues estas sensaciones indican la existencia de un sistema sensorial de energía sutil. Por consiguiente, existe una forma de percepción en el ser humano, que no está plenamente desarrollada, quizás no lo suficientemente evolucionada, por la principal razón que no se utiliza. Podríamos decir que se desconoce «el modo de empleo».

(1) No existe nada más detestable que el concepto de «secreto», pues esclaviza al ser humano


Nota: No confundir «tensión» con «contracción». Al principio de la práctica, es más fácil contraer los músculos del cuerpo que provocar una ligera tensión. Al principio es bastante agotador pero después de varios días de entrenamiento, es suficiente ejercer una ligera tensión, para que provoque un temblor muscular.

Las tensiones estáticas no precisan de un gran esfuerzo físico. Es una cuestión de dosificación.

Los ejercicios de tensiones estáticas se encuentra descritos en diversas tradiciones, conteniendo el mismo principio: acumular ritmos de pensamiento intermedios con los ritmos físicos. La manera de practicarlos varía un poco según la tradición. Por esta razón a veces pueden practicarse inicialmente tumbados o de pie.

En el estudio de estos ejercicios, en función de las diferentes partes del cuerpo y grupos musculares tensionados, algunas tradiciones descomponen adicionalmente los movimientos que nosotros recomendamos en nuestro «Curso Práctico de desdoblamiento astral». En este caso el último, los ejercicios son la continuación de las dados en los cursos de iniciación Zoroastriana, en los que, sin embargo, se realizan grandes tensiones en todo el cuerpo.

Podemos indicar que la forma en que el Dr Lefebure propone su ejecución procede de su primer maestro. Es importante destacar que no importa mucho la tradición que se siga. Podemos aprovechar aquellas donde las tensiones se inician dedo por dedo, o más bien los que insisten en las tensiones globales en todo el cuerpo. Lo importante en este trabajo es elegir la misma forma para todos y mantenerse en ella.

El Dr Lefebure propone dividir el cuerpo en 7 partes, y a continuación efectuar una tensión global; así su enseñanza sigue la línea zoroastriana. Más tarde, cuando se liberan los ritmos durante el sueño, será posible utilizar únicamente tensiones globales.

Como siempre, se trata de una acumulación de ritmos y todo el esfuerzo deberá enfocarse hacia el tiempo empleado en el curso práctico de desdoblamiento astral. Los ritmos propuestos son el resultado de un estudio realizado por el Dr Lefebure en la alternancia de los fosfenos dobles.
(ver: La exploración del cerebro mediante las oscilaciones de los fosfenos dobles).


    VOLVER