EXPERIENCIAS DIVERSAS

Eric T.
He tenido una visión de la formación de la tierra. Cogí un guijarro de cuarzo blanco que había recogido del suelo; lo guardé en mis manos y comencé a repetir un mantra pensando en esta piedra y diciéndome que ésta se daba a mí. Practiqué la convergencia ocular al nivel del tercer ojo, tal como está descrito por el Dr Lefebure en Experiencias iniciáticas. Al cabo de cierto tiempo, se me apareció una visión.

Me encontré en medio de torrentes de lava que corrían por todas partes en torno mi, los colores eran espléndidos con un predominio de rojo, de gris y de negro. A continuación lluvias torrenciales y mucho vapor. En seguida, me encontré posado en el fondo de un río. Salí brutalmente de mi visión en el momento en que, en la superficie del agua, apareció la cara de un hombre prehistórico, lo que casi me asustó.

Esta experiencia fue muy agradable y tomé conciencia de que, por un momento, me había convertido en la propia piedra. Durante mis meditaciones, pude constatar la importancia de la convergencia ocular, así como de otros pequeños detalles que explican lo que de interés tiene el fosfenismo.Totalmente agradecido.


Stéphane L.
El impulso fosfénico y el vehículo que nos acompaña hacia las más grandes riquezas que están en nosotros. La luz ilumina nuestro horizonte para irradiar… Nunca agradeceré bastante al Dr LEFEBURE por todo el bien que me ha procurado, así como a Daniel por su devoción y su lucha permanente. No os desaniméis, continuad cada día incluso si no sentís nada, incluso si se os hace árido; nuestro tiempo necesita hombres que sean como árboles, fuertes con una paz silenciosa que se enraíza en plena tierra y en pleno cielo al mismo tiempo.


Yannik.
¡Un gran buenos días! Acerca de La iniciación de Pietro y la «fase azul» de los fosfenos que algunas personas no perciben. Me di cuenta de que su aparición dependía solamente del estado de relajación MENTAL del practicante. En efecto, al dejar una ocupación, haces un fosfeno sin haber calmado tu espíritu (¿quién decía que sin disciplina era como un mono loco?) y comenzará en la mayor parte de los casos en el verde o el rojo. A contrario, con un ejercicio previo de calma mental, dicha fase dará comienzo naturalmente al ciclo.


Mª Ángeles Camarasa
Quiero resumirte mi experiencia con Fosfenismo Francesc:

Estoy intentando buscar una palabra que pueda sintetizar lo que se puede lograr con la práctica de Fosfenismo y creo que la he encontrado, PODER.

El poder que te da la seguridad de mejorar en todos los aspectos que te propongas e, incluso, en los que no te habías planteado, Me explico, yo lo he aplicado sobre todo en pedagogía para aumentar la capacidad de concentración en el estudio en mí misma y sobre todo en mis alumnos adolescentes y el resultado ha sido un éxito, pero lo más importante no ha sido la mejoría de sus calificaciones escolares sino la superación de otras trabas que considero más importantes, sus miedos y complejos que en algunos casos eran barreras infranqueables en su relación con los demás. Y me refiero a esto cuando hablo de poder, a sentirse con mayor dominio de nosotros mismos y con más control ante cualquier situación sin ningún esfuerzo, lo que incide muy favorablemente en nuestra calidad de vida.


Amparo Olmeda
En relación con el Alternófono he de decirte que uso a diario el «programa energético» que es como llamo al ritmo de 1/6 de segundo porque es como una inyección de vitaminas; me da energía para aguantar una jornada de trabajo. Mi favorito es el de hiperrelajación. Lo he tenido que usar en alguna ocasión en momentos de gran alteración emocional, irritación o crisis de ansiedad y sus efectos son casi instantáneos, en dos o tres minutos todo empieza a volver a la normalidad y en pocos minutos más alcanzo un estado de relajación y de tranquilidad que es una maravilla.

También he usado mucho el programa de sueños, sobretodo al principio pero ahora lo tengo un poco abandonado precisamente por el de hiperrelajación aunque ya sé que persiguen efectos distintos. En resumen estoy muy contenta con él y qué pena no haberlo conocido antes, cuando estudiaba en la Escuela de Idiomas.

Francesc recibe un abrazo, espero que nos veamos pronto.


Guereins
Releía el libro del Dr LEFEBURE sobre el pensamiento a la sexta parte de segundo e hice la comparación con la marcha a pie con la ayuda de un cálculo rápido. Si se da un paso de 1 metro en un segundo, recorremos 3.600 metros en la 1 hora a una velocidad de 3,6 Km/h. lo que está al alcance de todo individuo.

Si hacemos 6 pasos de 1 metro en 1 segundo lo que corresponde al pensamiento a la sexta del segundo, recorremos entonces 6x3600 m. en 1 hora a una velocidad de 21,6 Km. /h. lo que no está al alcance de cualquiera, si no de los mejores marchadores del mundo, pues debe corresponder al récord de la hora en atletismo, si esto todavía se practica en nuestros días. Esta velocidad permitiría correr el maratón en menos de las 2 horas lo que está considerado por el momento por los especialistas como el límite de las capacidades humanas. Actualmente el récord del maratón debe situarse alrededor de las 2h. 5 minutos. ¿Piensa que mi comparación es válida, se relaciona con los efectos del pensamiento a la sexta parte de segundo?
-------------------------------
Respuesta de: Daniel STIENNON
Su observación es exacta; por otra parte los mantras rápidos son utilizados por ciertos monjes tibetanos y yoguis por ejemplo en el momento de la ejecución de trabajos físicos penosos. Conozco fosfenistas ciclistas que practican el pensamiento al sexto del segundo a cada subida un poco fuerte de montaña. El hecho de practicar «mantras» al sexto de segundo aumenta de modo significativo los resultados físicos. El «mental» será siempre el mejor doping…


Antiguo practcando
Es domingo y tenemos cita para experimentar el famoso Sincrociclotrón cerebral. Digo nosotros, porque de hecho somos un grupo, todos practicantes de la «meditación giroscópica» y totalmente entregados a la obra del Doctor Lefebure.

Todos hemos experimentado este despertar, pero a diferentes grados, porque hay en el grupo varias personas que no vacilan en decir que practican cinco horas al día de «meditación giroscópica» y por tanto, están impresionados por los efectos… ¿Cómo lo hacen? Hay un jubilado, un profesor de Yoga, uno que tomó una vida sabática… Otro punto en común: tenemos varios años de experiencias de «meditación giroscópica». ¡El practicante más antiguo comenzó en 1981 en respuesta a su encuentro con el Dr Lefebure y se entrena desde esta fecha de 1a 2 horas al día!

Como narrador, propongo contarle este día excepcional que quedará grabado para siempre en nuestros espíritus. Algunos vienen de lejos a la invitación de Daniel, no habiendo vacilado en atravesar las fronteras. Henos aquí reunidos y vinculados por esta búsqueda del despertar de Kundalini. Somos recibidos por un médico y por Clara, investigadora en el CNRS.

Nos dirigimos hacia el local donde se encuentra la máquina con una excitación contenida. Desde el primer contacto con lo que hay que llamar la «máquina fosfénica», nuestros ojos centellean de admiración. No podría describirle todas las opciones, pues estoy seguro que hasta los apasionados de la ciencia ficción jamás habrían tenido la idea de una máquina así. Tenemos totalmente la impresión de ser como niños frente a un juguete enorme (que no cabría en un salón) esperando la puesta en marcha y algunas explicaciones sobre su funcionamiento. Yo propongo ser el primero que va a la conquista de una nueva aventura con la fantástica «máquina fosfénica» de la Escuela del Doctor LEFEBURE. Me instalo pues sobre una butaca agradable y me pongo mi cinturón de seguridad (el mismo que se utiliza en un coche). La máquina se pone en marcha, se encienden unas luces blancas, así como de colores. Un disco de 4 metros de diámetro que forma una estructura geométrica compleja se pone a girar. Se escuchan unos sonidos se salen de unos altavoces que rodean la máquina. Un cilindro metálico, de la misma composición que los metales de detección utilizados en radiestesia y en radionica se pone a girar alrededor de mí. Tras algunos segundos tengo la impresión de que este tubo barre mi aura, luego el asiento ajustado en el nivel 22 gira. Cierro los ojos.

Después de 3 minutos de rotación a velocidad constante la parada se produce. Aguardo con los ojos cerrados, atento a las sensaciones. Tras posiblemente dos segundos no pasa nada. Luego de un golpe, con una violencia y una fuerza inauditas, me siento como arrancado fuera de mi cuerpo. Entonces siento mi doble poseído por una fuerza inaudita muy agradable, un poco como si estuviera envuelto por un sentimiento de voluptuosidad. La sensación es muy fuerte, y cuando pensaba que iba a pararse después de un segundo de calma momentánea, la sensación de salida fuera del cuerpo se manifiesta de nuevo cada vez más. Hasta tal punto que habría jurado que habían puesto la máquina de nuevo en marcha. Apenas esta nueva sensación se evapora me siento sorprendido por una subida de kundalini de una potencia increíble y una gran majestuosidad. No sólo percibo esta columna energética subir a través de mi cuerpo si no que además tengo la impresión de no ser más que una bola de energía condensada a la potencia 10.

Pararé aquí la descripción, para que no pueda tener ningún efecto de sugestión pues pienso que es preferible que cada uno descubra por él mismo algo tan asombroso. Después de varios minutos de observación abro los ojos y que me levanto tranquilamente. Sentí un bienestar formidable, una claridad aguda; todas las funciones intelectuales aceleradas. La búsqueda tan esperada de kundalini, fuerza misteriosa, aparece sin el menor esfuerzo y ella todos los beneficios de esta práctica. Verdaderamente es increíble, tres minutos solamente e infinitas posibilidades de viajes interplanetarios con fusión de la conciencia y multitud de experiencias a cual más bella. Cuanta felicidad…

He aquí realmente la iniciación del futuro. ¡Qué día!… Vivimos a continuación… ¡Daniel, sólo una palabra en nombre de todos GRACIAS!


Yannik
En respuesta a la puesta en práctica del tríodo espiritual y del mejoramiento sensible de la calidad de mis balanceos físicos, me permito enviarle un informe de las experiencias:

Desde hace poco más de dos meses, practico el tríodo espiritual (ascendente la primera semana y de igual forma con la descendiente la semana siguiente) a razón de 3 a 4 sesiones diarias. Un fosfeno, desde su fase inicial al estadio negativo hasta la extinción más o menos total de la 4ª luz, dura en mi caso aproximadamente de 6 a 8 minutos. Estructuro mis entrenamientos del modo siguiente: 30 - 35 segundos de observación fija, de 3 a 5 minutos de proyección de puntos de conciencia del color complementario al del fosfeno en este momento del ejercicio, luego observo mis pensamientos y la 4ª luz que dura de 1 a 3 minutos. Cada sesión consta de 2 ciclos. Practico en la medida de lo posible antes de las comidas excepto al mediodía (mi lugar de trabajo no es muy tranquilo, me aíslo en una sala de conferencias después de las comidas).

De esta forma pude comprobar un cierto número de fenómenos. Para comenzar, en la primera semana de práctica, pude anotar que el punto de concentración efectivamente se reformaba durante el día de forma más brillante que con la de la simple visualización. Hago visible un tipo de pequeña estrella al nivel del chacra base. Cuando se reforma, tiene el aspecto de un sol; con las fluctuaciones de tintes que esto provoca. En mi casa, con tonos azulados o anaranjados, moviéndose en la superficie del punto. Pude observar que en estos momentos, la aparición de auras se hace automáticamente a poco que sea receptivo. Además (y hablo esta vez del tríodo descendente), el punto de concentración objetivamente, se reforma al nivel físico del fosfeno, que ha adquirido una brillantez 100 veces superior a la del punto acostumbrado.

Contrariamente a una visualización o a una reformación del punto sobre el chacra de base, tiende a quedarse muy pequeño mientras que en el otro caso, siento más bien un sentimiento de inmersión. Probablemente debido al hecho de que no es muy natural concentrase en el perineo en el transcurso del día el fenómeno se produce más a nivel emocional. En ciertas sesiones, principalmente cuando envío la energía sobre el mundo, un sentimiento de gran calor se produce a la altura de las antebrazo. Cuando practico el tríodo descendente, el punto se reforma al nivel del chacra de base, y lo contrario se produce en el momento del tríodo ascendente. A la vista la ley de analogía, este fenómeno parece muy natural y confirma la idea de que este ejercicio es de los más funcionales.

Pude comprobar que mis observaciones sobre las auras de la gente se acompañaban de un sentido emocional más completo. Además he tenido uno o dos sueños premonitorios. Dicho esto, a este nivel, no puedo garantizar que no sean deducciones lógicas de una reflexión subconsciente. En el momento de la acumulación de cargas energéticas, puedo ver las descargas y chispas sin gran esfuerzo de visualización. Además y para acabar, después de la desaparición del fosfeno negativo, cuando subsiste la 4ª luz y cuando añado al ejercicio los balanceos antero-posteriores (o biconcentration vertical) puedo comprobar lo que me parece ser una reaparición del fosfeno y me doy cuenta de su naturaleza remolinante y de su color añil fijo. Mi chacra frontal. Después, es relativamente fácil percibirlo concentrándome. No llego todavía en este punto a concentrarme con calma. ¡La paciencia es madre de todas las virtudes y con el tiempo todo se consigue! HEHEHE.

Besos desde Suiza.


Francisco Rodríguez
Hola Francesc.
Te hice un par fotos para que puedas ver como hago la practica fosfénica, asociada al Ganzfeld. La esfera es de una lámpara de jardín del tipo «antivandálica» es decir, para que no puedan romperse al tirarle piedras. Tiene un diámetro de 40 centímetros y es translúcida, de un material parecido al metacrilato, y no debe tener en su interior ninguna raspadura o manchita que pueda hacer fijar la atención, sino que debe ser totalmente lisa. Como puedes ver en la imagen, le hice un corte de un centímetro más grande que el perímetro de la cabeza a la altura de la nariz, con lo cual entra perfectamente con los auriculares colocados.

Aunque en la foto veas el reflejo de la lámpara, es que la puse muy cerca, pero por dentro el color es bastante uniforme. En la otra foto puedes ver las dos mitades de las pellotas de ping-pong a las que les he hecho un corte sinusoidal para que se adapten perfectamente a los ojos y evitar así la visión periférica. Puedes ver también el Mantratón asociado al Alternófono. La lámpara fosfénica la asocio también de forma alternada con el Alfalum.


Isabel Polo Domíguez.
Hola Francesc. Mi nombre como ya has podido observar es Isabel. El motivo de este correo es que a pesar de que llevo poco tiempo practicando con los fosfenos he notado mucho beneficio personal en varios sentidos. Al leer Expansión cerebral por la luz natural vi que nos pedíais que aportáramos nuestras experiencias y esa es mi intención. En primer lugar he de deciros que me considero una persona muy reflexiva y racional, a veces incluso podría decirse que hasta cuadriculada. Me gusta investigar y contrarrestar todo lo que practico. Te comento esto porque he descubierto todo un mundo por explorar y al principio traté de justificar lo que sentía por otros medios. Bueno también podría decirse que en cierto modo soy desconfiada. Conocí lo que era un fosfeno y esta página web a través de un amigo, que lo hizo también que me indicó lo justo. Lo primero que pude observar en mi fue la capacidad de recuperar mi sueño y en cierto modo el control. Llevaba unos meses con el ritmo vital cambiado, no podía conciliar el sueño a pesar del agotamiento que tenía, y si lo hacía me despertaba muy inquieta al par de horas. Desde la primera semana que practique con los fosfenos recupere mi sueño, y además no sé como explicarte, muy placentero y reparador.

Hacía fosfenos porque me gustaba verlos simplemente pero lógicamente pensaba y reflexionaba sin reparar en ello conforme los hacía. También a partir de la primera semana noté como volvía a controlar la situación de estrés y presión en el trabajo, me considero una persona con gran resistencia a ambos pero últimamente me costaba más de lo habitual y lo asombroso es como de nuevo conseguía sentirme bien en esas situaciones y no perder el control, pero lo mejor es por que mi actitud en cierto modo a cambiado y no sabes hasta que punto. Fue entonces cuando necesitaba saber más, y he de confesar que mis experiencias no se quedaron ahí sino que fueron a más pero soy torpe con las palabras y quería aprender y experimentar por mi misma y os hice el primer pedido.

Bueno Francesc, espero que esto que os comento os sirva de algo, la verdad es que es difícil de explicar, pero es tan bueno que no dejo de intentar de trasladar parte de mis experiencias a personas que sé que les puede venir muy bien, pero trato de no condicionarlas como hicieron conmigo y les remito a vuestra página web que creo que es lo mejor. El sentimiento es como el de un niño que encuentra un campo de juegos y quiere enseñárselo a los demás, que aprendan a disfrutarlo los demás, ¿lo entiendes?

Hoy por primera vez he leído algunos testimonios y en parte, en algunas experiencias si que me he visto reconocidas. Cuando recibí vuestro primer pedido, llegué a creer que algo no hacia bien en el sentido que mi percepción del posfosfeno y cofosfeno duraba más de tres minutos casi el doble, y hasta me preocupe, pero de nuevo recapacite y vi el bien que me hacía y seguí adelante. Para el resto de las experiencias me pondré en contacto contigo otro día ahora he de terminar no sin antes agradecer el que pongáis al alcance de todos esta práctica. Ya le agradecí al amigo que me habló de ello y seguiré haciéndolo porque cada día voy a más, pero no quería dejar de daros las gracias a ti o a vosotros.

Un saludo y gracias.