GIRASCOPIO
1 - 2

Lux Kywalker
Puedo afirmar, yo que soy uno de los autores de uno de los Girascopios virtuales propuestos en Mi Espacio, y después de haber probado los otros, que éste de Ediciones Fosfenismo sobrepasa de lejos todo lo logrado hasta ahora. Creedme, es una buena inversión. Tenía problemas de visualización y ahora puedo tener un pensamiento giratorio sin problema con los ojos abiertos, lo que me ayuda mucho en mis ejercicios de rotación de cabeza puesto que refuerza sus efectos; además puedo sentir la velocidad de rotación sin recurrir a los fosfenos. Pues bien, soy un entusiasta y animo a otros a procurarse esta herramienta tan eficaz.


Daniel P.
Desde que utilizo el Giroscopio Virtual Pro, hace ahora 2 meses, una o dos noches por semana tengo sueños lúcidos. No tengo todavía el control completo de mis sueños pero soy consciente de que sueño. En mi sueño (¿esto pertenece aún al ámbito del sueño o no sería más bien al del desdoblamiento astral o de las extensiones de conciencia?) soy consciente de que se trata de un sueño y que puedo intervenir, en cierta medida, en su contenido.

Desde que empiezo a ser consciente de que sueño me esfuerzo en aplicar el ejercicio de concentración en un detalle. Esto no siempre es fácil puesto que las sensaciones y las percepciones le llevan al ejercicio. Pero he observado cuando lo consigo que el sueño consciente es más intenso y, sobre todo, dura más tiempo. Muchos sueños de vuelo a velocidades que a menudo encuentro bastante impresionantes y que desembocan bastante a menudo en la sensación de que elevo en un movimiento en espiral.

Agradezco a Daniel Stiennon los consejos personales que ha tenido a bien prodigarme durante la formación.


Jean C.
Soy magnetista y sanador y siguiendo los consejos del Sr. Stiennon mi trabajo con el Gyrascope virtual ha consistido esencialmente en proyectar el fosfeno rotativo y practicar los ejercicios del tercer nivel sobre el dorso de mis manos. Una noche soñé con mis manos, que se me aparecieron con una bola de luz energética posada en las palmas. Esta bola luminiscente se arremolinaba. Por la mañana observé que mis chacras de las manos estaban abiertos.

Desde ese día mi don de magnetizador sanador se ha desarrollado de manera espectacular. Siempre según los consejos del Sr. Stiennon, he aprendido a fosfenizar agua como complemento al magnetismo. Utilizo una botella de cristal y un tapón de corcho. La rodeo con mis manos y proyecto un fosfeno y una meditación gyrascópica con el deseo de curación. Todos mis pacientes me dicen que perciben la energía después de haber bebido un vaso; he podido ayudar así a la curación de patologías.


Marc D.
Poseo el Girascopio mecánico y el Girascopio virtual. Si tuviera que dar un consejo a un principiante sería que empezara por el virtual porque éste permite no sólo obtener la postura mental justa, sino que facilita los ejercicios de visualización. Además, me parece que el Gyrascope virtual tiene una acción más profunda sobre el psiquismo y, de esta manera, permite experiencias psíquicas más poderosas. Esto no hace más que engancharme. El manual de uso es claro y completo. Prácticamente una vez a la semana obtengo una experiencia intensa. Particularmente, el encuentro con mi guía espiritual fue un momento muy fuerte. Siguiendo los consejos de Daniel Stiennon he conseguido en poco tiempo poder dialogar con él. He obtenido respuestas a todas mis preguntas de orden personal. Mi gratitud.


Alain G.
Gracias a la respiración superficial tal como está explicada en el libro del Dr LEFEBURE El Pneumofeno, y a la práctica con el Girascopio virtual, he podido conseguir numerosos «viajes astrales» y durante uno de ellos, percibir una luz de donde ha aparecido un personaje que se ha presentado como mi guía espiritual. La emoción fue muy fuerte e interrumpí la experiencia. Pero aplicando al pie de la letra los consejos de D. Stiennon pude renovar la experiencia y ahora puedo, prácticamente, llegar a una suerte de diálogo.

Digo «suerte» porque hay al mismo tiempo una comunicación telepática, prácticamente de orden verbal pero sin recurrir al movimiento de labios, puesto que, como bien dice D. Stiennon el mundo del espíritu es inverso al mundo de la materia, lo que hace que incluso en un sueño banal el diálogo se establece por telepatía. Los labios no se mueven. Después de este primer encuentro mi vida ha cambiado mucho. Un agradecimiento muy particular a D. Stiennon por la atención que me ha dedicado.


Pierre D.
Durante mi primer mes de práctica con el Girascopio virtual salvo, y esto ya es importante, que he dormido más profundamente que de costumbre y que al despertar me sentía bien descansado, dispuesto y sobre todo con ese sentimiento de estar lleno de energía. Al cabo de mes y medio de práctica, hacia las 5 de la mañana, me sentí como arrancado fuera de mi cuerpo en un movimiento en espiral y ascendente. Gran estupefacción, y más estupefacto estoy cuanto más se acelera el movimiento ascendente. Tengo la impresión de volar por los aires a gran, gran velocidad. Esto es prodigioso. Vuelo, hago loopings, veo luces, percibo colores y me río a carcajadas, pero esto es maravilloso. Puede resultar un poco fuerte, pero eso terminó por despertarme.


Jean-Marc R.
Hace ahora 3 meses que practico con el Girascopio virtual, y al mismo tiempo aprendo mis temas de derecho con la lámpara del Dr Lefebure. Esto es lo que he observado entre el segundo y tercer mes de práctica. Una o dos veces a la semana, lo que al principio parece sólo un simple sueño se transforma en sueño consciente, después en sueño dirigido, en sueño de elevación y de desplazamiento a gran velocidad por paisajes conocidos o desconocidos.

Muy a menudo, este desdoblamiento o extensión de conciencia toma la forma de un remolino, es entonces cuando mi doble se desplaza a gran velocidad a gran velocidad sobre un plano vertical, pero igualmente con el sentimiento de que me elevo en dirección de no sé qué galaxia. Intento, mientras me es posible, impregnarme durante la meditación gyrascópica, de nociones de astronomía. Una vez llegué a tener el sentimiento de fundirme con una estrella, y eso no me ha provocado más que una emoción tal de alegría y bienestar que me desperté con lágrimas en los ojos y con el pensamiento: ¿cómo es posible una cosa así? Gracias al Fosfenismo por haberme permitido vivir tal experiencia.


Jean-Michel M.
A los 20 días de práctica con el Girascopio virtual a razón de 30 minutos de práctica todas las noches, que hago concienzudamente siguiendo las indicaciones del manual y con el uso de la lámpara del Dr LEFEBURE colocada a 20 centímetros, he aquí lo que he obtenido. A penas recién dormido me despertó una violenta luz que ilumina todo mi campo visual (verdaderamente sorprendente), después mi cuerpo, o más exactamente mi doble, se puso a vibrar a la sexta parte de segundo durante unos segundos. Después me sentí aspirado, un poco como si estuviera en un vortex formado por una pléyade de estrellas. Según se eleva mi doble, o mi conciencia se desprende de mi cuerpo, más tengo el sentimiento de tener una gran claridad de conciencia. Al cabo de un momento, mi ascensión se detiene y siento como un estado de ingravidez a nivel de pensamiento.

Mis pensamientos se vuelven tan ligeros a la vez que voluptuosos, que tengo la impresión de poder verlos, sentirlos, palparlos (muy impresionante). Es entonces cuando me digo ¿y si intentara arrastrarlos en un movimiento de rotación gyrascópica? Repensando en el punto de concentración que retorna al Girascopio virtual decido lanzar mis pensamientos un poco como una piedra desde una honda. A penas he terminado de elaborar esta práctica, siento que me desplazo a una velocidad supersónica. Mi espíritu se llena de alegría y de felicidad, y cuanto más se llena de este sentimiento, más siento surgir dentro de mí un sentimiento de euforia que se transforma muy deprisa en sentimiento de plenitud, para terminar en un sentimiento de nirvana y de éxtasis. Sin saber muy bien cómo, me encuentro despierto en mi cama. Observo mi caos visual (o mi chacra frontal) y allí es algo así como si observara un caleidoscopio. El único calificativo que me viene a la mente es éste: grandioso.


Tristan
Mis principales pensamientos eran una bola luminosa de color dorado que partía del chacra de base hasta lo alto de la cabeza y que volvía a bajar violeta dando al mismo tiempo una pulsación al chacra de base rojo, a la sexta parte de segundo con mantra mental KI. Luego, cuando ya tenía bastante de este movimiento de pensamiento, visualizaba la columna vertebral pulsando también a la sexta parte de segundo; en realidad, me dejo ir al pensamiento del momento esforzándome en mantenerle mucho tiempo para aportar ritmo al cerebro, a veces subía en una esfera pulsante que se detenía en cada chacra y pulsaba sobre éste.

A veces, un chisporroteo que asciende girando en el sentido de las agujas del reloj. En cambio, no llego a mantener un mismo sentido de rotación y prefiero el movimiento de translación hacia arriba. Una vez bien asimilado el ejercicio, exageraba la respiración superficial que me daba picos de calor impresionantes. Por la noche, tengo un primer sueño, pero mi conciencia está dormida todavía, hasta que mis pies se despegan del suelo, y entonces, mi conciencia empieza a despertarse. Entro y salgo de los sitios donde me encuentro. ¡¡Veo un perro que no encuentra nada mejor que hacer que saltarme al cuello!! ¿Y qué?, sé que estoy en el astral y que no corro peligro, por lo tanto no me preocupo más de él. Termina por soltarme, y repentinamente, yo cambio de escenario y me encuentro en un dormitorio común con otras personas. Les dejo hablar entre ellas y abro la ventana. ¡Está muy alto! Me digo que en principio, debo poder volar, y decido lanzarme el vacío, y aquello es el éxtasis.

Me zambullo en el centro de los planetas, uno de los cuales se parece a la tierra, la velocidad es fabulosa y me dejo llevar, luego todos estos planetas se convierten en burbujas de agua que se contraen, y me despierto. Permanezco un buen rato con el acufeno y una bola luminosa ante mí.


René C.
Antiguo alumno del Doctor LEFEBURE.

Fotografías de mi Girascopio que he construído yo mismo, muy simple y fácil de realizar.
- un cajón de 1 m. de alto
- 3 tableros de 1m x 25
- uno de 1m35 x 25 - grosor 15mm.
- un flexible que se fija al taladro destornillador y que va hasta la parte de atrás del Girascopio. La pequeña broca recibe la varilla que va a la placa con las seis palas.
- un interruptor para la lámpara.
- un reloj para los minutos.


Zied
Las fotografías de mi Girascopio.

kundalini yogakundalini yogakoundalini yoga


Nicole L.
Mi compañero practica regularmente el girascopio durante una hora diaria y hemos constatado una inversión: soy yo, su compañera, la que tiene con mayor frecuencia las experiencias iniciáticas.

Veo regularmente galaxias que giran sobre sí mismas con sólo cerrar los ojos, sin hacer el ejercicio para conseguirlo. Gracias a mi amigo, llego a estos magníficos estados. Por la noche, me encuentro regularmente en el cosmos entre las estrellas y las galaxias, es una sensación muy agradable.


Laurence R.
Aquella noche, estaba sentado en mi sofá después de la sesión cotidiana de 30 minutos de girascopio con paleta de colores. Cerré los ojos para descansar de la jornada de trabajo cuando, en plena conciencia, vi centelleos de color violeta, como estrellas muy pequeñas que me acogían en su universo mágico.

Me sentía hechizado por estas visiones de gran belleza. Después se dibujó a lo lejos una miríada de estrellas multicolores de un rojo intenso, de un azul fuerte, de un amarillo resplandeciente y mi conciencia explotó, presa en un potente torbellino de luz blanquecina. Percibí a mi guía con una forma femenina y aspecto sereno y lleno de amor. Fue extraordinario. No tengo palabras. Gracias.


Dominique V.

Hace 21 años que soy profesor de yoga y desde entonces, cada 3 años, viajo regularmente a la India para reunirme con diferentes yoguis o swamis con objeto de conseguir el despertar completo de la kundalini. Durante todos estos años, he obtenido algunos resultados, pero no con la fuerza y la grandeza que esperaba. Sin creer demasiado en ello, utilicé el girascopio del doctor Lefebure y ahora me siento obligado a reconocer que todo lo que obtuve con grandes dificultades en 20 años de ascesis, lo he conseguido en 3 meses.

Animado con este nuevo método de despertar y siguiendo sus indicaciones, instalé el girascopio encima de mí. No realicé grandes paletas como usted preconizaba, sino que lo incliné suficientemente para obtener un fosfeno de gran diámetro en mi campo visual. Además, siempre siguiendo sus indicaciones, estudié de forma superficial libros de astronomía, a fin de impregnarme, como usted dice, más de datos astronómicos que de datos filosóficos hinduistas. Desde que practico así, varias veces y con una intensidad y una calidad cada vez mayores, he percibido perfectamente este ascenso de sustancia sutil que parte del sacro, sube por la columna vertebral y, cuando llega a la cabeza, me permite percibir una luz interior intensa; después, esta energía sale por la parte superior del cráneo y gira por encima de la cabeza. A continuación, se vierte en cada uno de los chacras y los arrastra a un increíble movimiento de rotación.

En varias ocasiones, me he encontrado completamente despierto en el cosmos y he podido dialogar ampliamente y entrevistarme con «guías».
No podría decir hasta qué punto me ha permitido usted hacer realidad todos mis deseos, incluso los más secretos.


Alain R.

Hola Daniel:

He seguido las indicaciones que das en Kundalini tomo II y he fabricado un Girascopio de 2 m. de diámetro, me tiendo debajo y así mi campo de visión carece de punto fijo cuando se inicia la rotación. Tengo 47 años y hace ahora 2 años que utilizo diariamente el Girascopio 1 h al día. Aprovecho también mis trayectos en automóvil hacia al trabajo para utilizar el Alternofono y el Mantratrón.

Las primeras experiencias en estado de hiperconciencia se presentaron muy rápidamente, durante las primeras semanas de entrenamiento. Una de ellas me ha marcado especialmente: durante un «vuelo», atravesé voluntariamente una puerta y sentí realmente una interpenetración de mis átomos (???) con los de la puerta. Esta primera experiencia sigue presente en mí de una forma sorprendente y muy profunda. Este tipo de experiencia se repite de forma bastante regular.

Al cabo de un año, siguiendo los consejos de Daniel Stiennon, fabriqué un girascopio de 2 m de diámetro; un atornillador eléctrico para la fijación, algunas placas de poliestireno, cola y papel de aluminio y el conjunto estuvo montado en unas horas (véase foto). Y ahora, cada noche durante 1 hora, practico con todo: girascopio de gran diámetro con giropulsar y alternofono asociado al mantratrón regulado a 1/6 de segundo. En otoño de 2002, contacté con Stéphane, que había conocido en París durante las jornadas de formación continua, e intentamos hacer una sesión en común en su casa una vez a la semana, según la disponibilidad de tiempo de cada uno. Jean-Pierre, al que también conocí en París, se reúne a veces con nosotros, pero de forma más irregular.

Las sesiones conjuntas son extremadamente provechosas y se perciben resultados concretos con rapidez. Últimamente, he tenido varias experiencias (por la noche durante el sueño) en estado de hiperconciencia, durante las cuales he visto a una Dama Blanca muy bella. Su aspecto era como el de la Virgen que figura en las imágenes piadosas. Ahora siento de forma permanente en la base de la columna vertebral una vibración que no deja de amplificarse. A veces, esta vibración da paso a un calor intenso y entonces tengo la sensación de “quemarme”; por dentro. Otras veces se trata de una gran bola de energía más o menos pastosa que se mueve en el lugar de esta vibración, con una clara tendencia a querer ascender hacia la parte alta de la columna. Debo precisar que todas estas sensaciones son para mí realmente muy agradables y no son obsesivas.

Mi testimonio sería incompleto si no diera las gracias a Edith, que comparte mi vida desde hace más de 20 años, por su paciencia y su comprensión. El entrenamiento diario tiene una gran incidencia sobre la vida familiar. Tengo la suerte de tener una esposa que, por otras vías diferentes al Fosfenismo, también realiza una búsqueda espiritual. Esto nos permite compartir nuestras experiencias recíprocas por la noche antes de dormirnos, después de hacer juntos unos cuantos fosfenos comunes.