GIROFENO, DERVICHES DANZANTES

Alain R.
Sentí que una columna de energía, de improviso, subía desde la parte inferior de mi columna vertebral en cuanto la silla se hubo detenido. Esta energía subió hasta el cráneo y luego lo llenó como una semi esfera invertida; a continuación salió por mi tercer ojo. Era como si tuviera un radar que detectaba toda esta columna de energía. Experimentaba esta energía dentro de mí y al mismo tiempo podía visualizarla como espectador. Estaba en total oscuridad, todas las luces apagadas, veía todo lo que pasaba en la habitación. Veía este rayo que barría como un radar girando en torno al eje de mi cuerpo. Sentía todo lo que encontraba este rayo en su rotación.


Denis LR.

Sintiéndome atraído por las danzas de los Derviches Danzantes, en pro de la realización de mi yo supremo, y después de haber estudiado a conciencia el libro del Doctor Lefebure Fosfenismo y derviches danzantes, siguiendo sus preciosas indicaciones me construí una silla giratoria a fin de activar aún más el girofeno. Querría decirle que usted acertó, los resultados son mucho más potentes que los obtenidos por la simple danza derviche.

No sé si existe una experiencia más profunda que el comunicarse con las fuerzas del cosmos, pero mientras tanto, por el momento, he encontrado por fin una verdadera vía de investigación directa y que me permite realizarme completamente. Esto puede parecer gran bricolaje, pero es terriblemente eficaz. Además, una vez plegada, mi silla giratoria no ocupa lugar. El motor de velocidad regulable permite girar en los dos sentidos, a fin de hacer sesiones equilibradas como lo preconiza el doctor Lefebure. Con mis más viva gratitud.