KUNDALINI

Aurinko
La energía se hace cada vez más fuerte, como si hubiera un aumento progresivo de kundalini en función de las capacidades de integración de mi cuerpo. Las experiencias que se manifiestan más a menudo son experiencias sensoriales bastante fuertes con la energía, y también algunos sueños iniciáticos.

Últimamente he reparado en un fenómeno interesante con la convergencia ocular. Cuando la energía es muy fuerte, después de un ejercicio, basta con que cierre los ojos para que ellos se pongan a converger solos, por la propia fuerza de la energía, como si ésta se dirigiera naturalmente hacia el centro del tercer ojo. Parece que este fenómeno espontáneo muestra que la práctica de la convergencia ocular corresponde a una realidad de la circulación de la energía cuando ésta alcanza una cierta intensidad. Y después…


Aurinko
¡Estaba en el cosmos y atravesé algo luminoso y no estaba solo! La fuerza de la experiencia me despertó en plena noche e inmediatamente me invadió el sentimiento de evidencia de que acababa de vivir algo extraordinario. Después me costó volver a dormirme y permanecí en un estado de semi sueño hasta la mañana, en que sentí perfectamente una manifestación de kundalini en forma de una presión física en la parte baja de la espalda, acompañada del ascenso de una especie de fluido caliente. Esta es la primera vez que siento de forma tan diferenciada la kundalini, distinta del movimiento vibratorio.


Frédérique T.
Hola Daniel, empecé a practicar con Girascopio en noviembre de 2004, una hora cada noche (entre las 8 y las 9) durante tres semanas, otras veces 45 minutos o bien me conformaba solamente con una meditación gyrascópica con el punto de concentración acostándome mientras mi mujer duerme. Hacia la 4ª semana, al despertarme por la mañana, empecé una meditación gyrascópica del punto de rotación en torbellino alrededor de mi cuerpo tendido. Sin retenerle, el torbellino mental partió de mi cabeza a mis pies, después ascendió en sentido inverso (de los pies a la cabeza). Cuando llegó a mis orejas provocó un sonido muy potente, como el claxon de un coche. Tanto, que mi propia sorpresa detuvo la experiencia. Después no he tenido otras experiencias de este tipo en unos tres meses.


Respuesta de Daniel Stiennon: «Muy a menudo el hecho de romper una experiencia vuelve más difícil la producción de las siguientes».

Otras experiencias: tantrismo fosfénico
Sueños semi lúcidos: me doy cuenta de que sueño y aprovecho para crear una criatura de sexo femenino. En lugar de emplear la penetración clásica que conduce a un orgasmo del que saco placer sin eyaculación (control de los músculos alrededor de la próstata), empleo otro tipo de eyaculación mucho más refinada. En fin, estando lúcido, hago penetrar mi cabeza en la de la «criatura de sueño». Entonces siento una sensación exquisita. Para incrementar el placer me pongo a hacer oscilar mi cabeza dentro de la suya de derecha a izquierda, como durante los balanceos laterales. Esto provoca un placer muy superior al placer sexual carnal y dura tanto como los balanceos que hago; evito penetrar con las otras partes de mi cuerpo la zona sexual de la criatura de sueño.

He dado como explicación que esta zona frontal de la criatura provoca algo así como un frotamiento gozoso de mi masa cerebral de sueño (el córtex frontal) o una estimulación de esta última (zona cerebral participante del placer sexual según las neurociencias) que influye sobre su correspondiente físico. He tenido experiencias de este tipo en el curso de estos 3 meses. Es interesante pero espero ir más lejos… Para eso, necesito encontrar un programa de entrenamiento adecuado. Después pasaré a otra cosa. Eso permitirá practicar el sexo astral y evitar la difusión de la esencia seminal; de hecho se llega a la unión de las almas y el acto sexual corporal se vuelve superfluo. Si tienes consejos al respecto… Te he encontrado algo frío sobre el sexo astral en Kundalini tomo III, o sobre las prácticas sexuales en pareja en el plano físico utilizando meditaciones gyrascópicas u oscilaciones del punto de concentración. La iniciación de Pietro lo aborda de forma igualmente tímida. Hasta pronto, Fred.


Respuesta de Daniel Stiennon: «Hay una técnica que consiste en mezclar el fosfeno consecutivo al Girascopio con una mujer imaginaria con rotación del punto de concentración a su alrededor. Es una práctica muy extendida entre los yoguis, quienes a fuerza de meditar sobre las diosas terminan por hacerles el amor, ‟astralmente” hablando. Y como esta sublimación de los sentidos es más potente que un orgasmo, eso puede explicar su predisposición al celibato… En cierto plano de conciencia el pensamiento es más que creativo…»


Bénédicte
Sueño erótico. La otra noche tuve un sueño extremadamente erótico. Tan fuerte que me desperté con la persistente sensación de un placer extraordinario.


Respuesta de Daniel Stiennon: «Eso es frecuente en las personas con predisposición a la subida de kundalini».


Guillaume D.
He practicado con el Girascopio durante 3 meses, una hora cada noche. He hecho los ejercicios de base exclusivamente. Después de estos 3 meses no he tenido efectos muy espectaculares, justamente la persistencia durante la jornada del ritmo de rotación de la conciencia, y eso, de manera espontánea. Algunos días he tenido, por contra, una experiencia mucho más significativa que se debe, sin ninguna duda, al Girascopio, y eso, después de un período de interrupción total de práctica girascópica. La experiencia se produjo una mañana al despertarme, yo estaba despierto pero tranquilamente en mi cama escuchando música en un estado a medias entre el sueño y la vigilia. Sin hacer nada especial, sentí de golpe que una intensa onda vibratoria me atravesaba el cuerpo. Lo primero que sentí fue una vibración física en la mandíbula, notaba mis dientes vibrando literalmente como si hubiera ultrasonidos; eso era verdaderamente sorprendente y pasmoso como experiencia, de golpe estaba plenamente consciente y expectante.

En una segunda fase esta vibración se propagó por todo el cuerpo y subió de intensidad progresivamente. Poco a poco tuve la impresión de que mi cuerpo se estaba desintegrando o iba a explotar, y en ese punto mi experiencia mudó de la sorpresa al miedo frente a este fenómeno contra el que no podía hacer nada y sobre todo, frente a la incomprensión. No tuve mucho tiempo para pasar miedo pues poco después la energía se concentró al nivel de mi cabeza y sufrí una especie de explosión que puso término al fenómeno. En las horas posteriores a esta experiencia estuve un poco groggy, como si hubiera recibido una descarga eléctrica.

Una experiencia de la misma naturaleza se manifestó algunos días después en las mismas circunstancias (por la mañana y en un estado de ensueño) pero, por el contrario, de una naturaleza mucho más blanda, ligera, con más calor que la primera vez. Esta segunda vez pude notar una acumulación de calor en la parte baja de la columna vertebral. Para decirlo todo, muchos días antes de la primera experiencia tuve muchos sueños premonitorios pero no los encontré significativos más que después de la manifestación (por ejemplo un sueño donde yo estaba en contacto con una especie de máquina que me enviaba relámpagos al centro de la cabeza). ¡De pronto, retomé la práctica giroscópica, motivado por los últimos acontecimientos!


Enric Belmont
¡Hola Francesc!

Ahí va la combinación: siempre que he podido fosfenos con el Sol. Girofenos tanto de pie como con silla de oficina giratoria. Alternofonía y Girascopio. Mi pensamiento asociado en todos los casos era un punto de luz que gira alrededor de eje del cuerpo siempre partiendo de zona sacra a veces subía hasta coronilla y otras lo mantuve en plano horizontal al ombligo.

RESULTADO:

De forma totalmente involuntaria y sin control consciente de la experiencia, a unos 30 cm. ante mis ojos aparece un punto luminoso en sentido horario girando y describiendo un círculo de unos 60 cm. Deja tras de sí una estela de luz amarilla. Al cabo de unos minutos las estelas se van superponiendo y densificando. La luz llena todo el espacio desde el círculo al exterior. Al final me parece como si mirara a través de una ventana circular y de marco y paredes opacas y luminosas. La experiencia que te cuento me paso trabajando y duró unos 15 min. aproximadamente. Me sentí francamente bien. Parece lo que Dr Lefebure habla en su libro KUNDALINI uno de los aspectos de Kundalini. Es una pasada de libro y de experiencia! MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO. Seguiremos trabajando por, para y con LA LUZ.


Didier P.
Querido Daniel, una tarde en mi cama, después de mi sesión de Giroscopio y antes de dormirme, así pues con plena conciencia, vi aparecer en mi campo visual unos remolinos de energía luminosa. Traté de incorporarme al movimiento, pero no pude estar mucho tiempo en este remolino de energía. Comprobé un cambio notable de mi personalidad (más resistencia y energía).

No necesitamos la semana de 35 horas, necesitamos una de 15 horas y pagadas 40 para poder explotar todo esto… ¿No? ¡Súper! Gracias.


Alain P.
Daniel:

El cursillo me ha permitido descubrir la realidad de algo que consideraba hasta entonces como imaginario, o digamos que lo percibía como un símbolo poco relacionado con el mundo objetivo. Ahora sé que estaba equivocado. En mi caso, puedo hablar de una especie de revelación. Es como si una verdad que siempre ha existido se me acabara de desvelar. Simplemente no puedo negar la realidad física de lo que he vivido y, por supuesto, esto molesta a mi mente racional, pero en realidad creo que la alegría intensa que he sentido viene también del hecho de que esta mente racional sólo podía rodearla y observar.

Después de esta experiencia, me digo que de hecho el pensamiento racional es una herramienta extremadamente eficaz para manejar la realidad objetiva y material, pero también tiene una parte de tiranía, que enmascara o disimula las otras realidades que quizá es necesario captar para alcanzar el verdadero equilibrio.

Me doy perfecta cuenta de que difiero de la mayoría de cursillistas, que acudieron con una actitud positiva, buscando algo que podríamos calificar de espiritual. Éste no era mi caso; como máximo, esperaba tener un poco de compañía durante dos días, ver gente, otras personas, justo para evadirme de esta vida que a veces me pesa.

Soy escéptico por naturaleza, como quizá habrás observado, pero pienso que sé mantenerme abierto, y actualmente, a pesar de que necesito siempre una validación por mi propia experiencia, sé que soy más receptivo y tengo muchas menos reticencias intelectuales para admitir ciertas cosas. Quizá es una buena evolución. También debo darte las gracias por eso.

Pero todavía me quedo con las ganas, porque tengo la sensación de no haber hecho más que entreabrir una puerta sin saber aún lo que puede esperarme detrás. También tengo preguntas. El fenómeno que he tenido la suerte de experimentar recibe el nombre de despertar de la kundalini. Me pregunto por qué esta realidad, que en principio debería poder experimentar cualquier persona, se esconde al común de los mortales. Sinceramente, tengo la sensación de que es posible pasar toda una vida sin conocerla nunca. También tengo la desagradable sensación de que nos la disimulan voluntariamente.

Está claro que ahora, cuando oiga hablar de la kundalini, prestaré una atención diferente, porque esta palabra antes abstracta está ahora anclada de manera física en mi cuerpo gracias a la experiencia que he vivido.

También he podido escuchar, de la propia boca de algunos cursillistas, que ciertas personas o ciertas corrientes «filosóficas» consideran peligroso el despertar de la kundalini. ¿Por qué no ocurre lo mismo con la práctica del Fosfenismo y de qué peligros se trata exactamente?

Bueno, me detengo aquí, pues soy consciente de que no debo de ser el primero que te importuna con este tipo de preguntas. Incluso pienso que debes de estar harto, así que no te sientas obligado a responderme. Solamente quisiera darte efusivamente las gracias.


Stéphane C.
He aquí una descripción de mi trabajo y de los resultados obtenidos gracias al Fosfenismo.

Realicé mi primer cursillo en junio de 2001 (cursillo de nivel 1) y después practiqué los 3 balanceos básicos durante unos 30 minutos al día 5 días a la semana, con el resultado de un excelente sueño y la desaparición de las pesadillas.

En junio de 2002, empecé a utilizar el girascopio:

- Sueños de desplazamientos
- Sensación rápida de los chacras - curiosas visiones estando medio dormido: mezcla de ruedas y letras desconocidas, después letras solas en una superficie rectangular que cambiaban al ritmo de 1 segundo. También vi a una mujer desconocida frente a mí, muy de cerca.
- Al despertar, oí que me decían algo alternativamente en cada oído, al ritmo de 1 segundo.
- Empecé a tener sensaciones muy claras de ascenso en la columna vertebral.

En agosto de 2002 (cursillo de formación continua en París), sentí, al acostarme, ascensos incesantes en la columna vertebral e intensos movimientos de remolino en los miembros, así como una rotación de los chacras unos después de otros, seguida de un ascenso hasta la parte central de la columna, con aceleración del pulso y la respiración. Una parte de estos fenómenos se reprodujo 2 veces durante la noche. El último día de cursillo, experimenté un ascenso vertical más lento, muy sensible hasta el esternón.

Seguí practicando el punto de concentración; venía con mucha rapidez, porque tenía en el caos visual una zona más clara de forma permanente. A veces, el punto giraba muy rápido sobre sí mismo y se acompañaba de centelleos de color violeta.
Tuve 3 veces la visión de un vuelo rasante por encima del mar. En el horizonte, aparecía una elevación alrededor de la cual daba vueltas como con un helicóptero. Era una isla que tenía en toda su superficie una montaña muy alta. Para mí, se trata del Monte Meru, el eje del mundo del hinduismo, cuya contraparte celeste es la estrella polar, que actúa como mi punto de concentración; el cielo gira alrededor de esta isla.

Después del punto de concentración, apareció una ciudad en la que yo seguía a un vehículo que se desplazaba. El último día de cursillo, cuando estaba acostado, tuve la sensación de no tener piernas. Una sensación extraña hasta la cintura. A la mañana siguiente, al despertar, tuve una sensación de «retorno», con choque y ligero salto en la cama.

Después del cursillo:

- Las primeras noches, tuve sueños desagradables, sangre, agresividad (1) y después sueños tranquilos y sobre todo muy claros y llenos de objetos.
- Acostado, encuentro fácilmente a mi doble a un lado o al otro; incluso una vez metió la cabeza bajo la cama.
- Estando medio dormido, tuve una visión de letras desconocidas y de una superficie pintada de un amarillo muy hermoso salpicado regularmente de colores intensos.
- Haciendo fosfenos con las estrellas, el chacra de la frente se pone a girar.
- Si miro fijamente un punto en un árbol, se producen deformaciones en ese lugar y aparece después alrededor como una doble espiral de hojas con desaparición del paisaje y la perspectiva. Durante este tiempo, el chacra frontal gira y después, cuando la visión se interrumpe por un movimiento o por la fatiga de los ojos, los otros chacras se ponen a giran unos después de los otros.

En cuanto presto atención, tengo sensaciones de rotación de los chacras, remolinos en los miembros, el tronco y la punta de los dedos. Otra constatación: observando un cielo gris pero claro y uniforme un día sin sol y mirando fijamente un punto neutro, veo como «luciérnagas» en las que no puedo fijar la visión. Esto no aparece si no miro fijamente.

Felicidades y muchas gracias por su trabajo. Gracias por continuar la obra de un hombre que es uno de los genios del siglo XX, por no decir más.

Cordialmente y hasta el próximo cursillo


Respuesta (1) de Daniel Stiennon: «En las enseñanzas iniciáticas o espiritualistas, se menciona la purificación de la conciencia. En realidad, esta purificación se produce en diferentes momentos y con diferentes grados de intensidad. Cuando esta purificación es demasiado difícil de soportar, basta con aumentar la potencia de la bombilla de fosfenos utilizando 150 vatios en lugar de 75 vatios. La luz, es decir el fosfeno, purifica el pensamiento sin conflicto, de ahí su utilización en luminoterapia.»