Breve extracto del: LIBRO DE ORO


1 - 2 - 3 cursos 2011

Cursos de verano 2011, impartidos por Francesc CELMA

El método es simple y conciso. Actúa sobre todos los niveles de la persona, en el plano físico, emocional, mental y espiritual. Se pierde en la noche de los tiempos. Es increíble darse cuenta de que todo está ya dentro de nosotros y que la naturaleza, nuestro medio ambiente nos ofrece todo, cuando sabemos cómo capturarla.
Mi experiencia más impactante fue el ejercicio de tensión muscular. Fue increíble sentir que mi cuerpo físico se vacía de todo y luego se recarga con nueva energía, acompañado de una paz interior indescriptible: una ausencia total de problemas. El sentimiento de ser parte de un gran Todo. No puedo esperar para practicar más, más, y más fuerte.
El curso fue muy bueno, fue un placer empezarlo cada día. Gran maestro Francesc, muy accesible y claro. El equipo de organización siempre estaba disponible y el personal muy servicial y amable! Con todo mi agradecimiento muchas gracias y espero poder avanzar más lejos con este método.

Erik R.


¡Cuántas sensaciones tan sutiles! ¡Qué alegría de sentirse vivo!: las pulsaciones, la emoción, el calor, la espiral… siento esta ligereza, esta energía. Ver las estrellas que nos tienden la mano. Todo esto es magia. Encontré lo que había venido a buscar: crecer, descargarme y abrirme al mundo. Gracias por la claridad, por el descanso mental. Muchas gracias a Francesc por su carisma, su pasión que me ha sabido transmitir y a todo el equipo que me ha hecho pasar unos días fantásticos.

Mireille C.


Taller en el lavadero: 2 balanceos + un ritmo + el mantra OM. Libertad, ligereza, y comunicación con las fuerzas de la naturaleza. Transmisión de fuerzas, agradable sensación física de desdoblamiento. Necesidad de ser uno con las fuerzas de la naturaleza (viento, el movimiento de los árboles). La impresión de que si el ejercicio hubiese continuado, me habría mezclado con este torbellino de viento que sentía sobre la piel y el movimiento perpetuo de las hojas, que mi mente sería una con la naturaleza a través de la energía dada y compartida con el grupo.

Georges L.


Asistí con asombro y amor a las tan hermosas experiencias de los compañeros. Y sentí en mí, toda clase de sensaciones como los colores de mi cuerpo energético que percibí en todas las direcciones. Y una gran SÍ a la vida con sus bellezas y sus dificultades Un deseo de compartir todo lo ofrecido por Francesc, un regalo constante, empático y generoso, alguien que ve al individuo y al grupo, que pone la mente y el corazón en todo lo que nos ofrece. Gracias. Y gracias por traernos a este entorno, en este medio natural tan hermoso y tranquilo y gracias a todo el equipo por su permanente sonrisa.

Sylvia D.


Mi mejor experiencia fue que estaba conectada «con la tierra y el cielo» con la voluntad de ir más allá de mi cuerpo físico. Sentí el deseo de esforzarme, de cambiar de «dimensión» para explorar el infinito por dirigirme a mi «yo interior». Lo esencial está por llegar, este es «el camino», estoy convencida.
Sentí una gran felicidad, pero la palabra queda insuficiente si la relaciono con la experiencia. Sentí que toda esa energía ha sido dada a la humanidad, a la naturaleza, al mundo, al universo. Sentí un poder «enorme». Quiero ser uno con todo. Quiero convertirme en luz para siempre, en todas las circunstancias para poder amar con plenitud. También sentí toda la potencialidad del ser humano y su «infinitud». Pero todavía tengo mucho que aprender.
Francesc es una persona extraordinaria que transmite sus conocimientos con gran claridad, inteligencia, pasión, y amor. Es fenomenal! Estos días han sido excepcionales con su presencia y espero que habrá otros. Debemos continuar, quiero recibir todavía otras «iniciaciones».
El curso: increíble, fenomenal, gracias infinitas En cuanto a la organización, había mucha amabilidad, atención, respeto, y humildad. Una armonía muy palpable.
¡Felicitaciones a todo el equipo, muy competente!
Este curso ha sido un punto de inflexión en mi vida. Fabuloso, ¡wow! . Con todo mi amor y «oración».

Odile P.


Experiencia: apertura excepcional de mis sentidos, contacto muy delicado con el mundo sutil, que me hace sentir emociones más intensas, más completas que con mis sentidos habituales.
El tacto: la sensación de lo sutil alrededor de mi cuerpo, mi piel, sensación de libertad, liberación y bienestar con el cuerpo.
Yo vivo fuera de mi, el silencio, la quietud, la meditación agradable, lejos de sensaciones difíciles. Y, al mismo tiempo, desde donde estoy también siento la conciencia de los demás a mi alrededor. Es algo muy simple, percibo el viento en mi piel y las energías sutiles: Yo percibo, yo recibo.
El curso: una alegría natural de estar allí, la energía que me ayuda a abrir mi naturaleza, mi ser. El contacto con la naturaleza y otros alumnos me llena de alegría y bienestar. Es fácil estar aquí y hacer los ejercicios como niños. Gracias a todos.

Delphine M.


Miofenos: experiencia muy intensa. La liberación de las emociones. Sensación de calor en la parte inferior de la columna vertebral, como una descarga de electricidad. Deseo experimentar la subida de Kundalini, el desdoblamiento, quiero ir al espacio infinito para compartir esta vibración emocional.
Cuando se produce la descarga me siento como si empujase una puerta sin poder abrirla, pero queda entreabierta. Deseo desarrollar mis habilidades. Es como si yo fuera un globo que se infla por completo, que se extiende hacia arriba a la espera de ver cuando va a explotar, de ser libre, ir a donde quiera. Muchas sensaciones de presión en la cabeza, brazos, espalda. Muy bonito el intercambio de energía con los demás. Sensación de formar parte de los experimentos. Me vienen a la mente muchas preguntas Un movimiento en espiral muy evidente limita el trance hipnótico.
En general, un stage muy bien organizado: las experiencias se explican con claridad. Los ejercicios se explican de forma muy simple, de forma muy clara y precisa, tal y como a mi me gusta.
Muy buena ubicación, fuera del tiempo.

Roy C.


La experiencia de combinar el fosfeno con un ritmo de balanceos es una gran apertura de las potencialidades que tenemos en nosotros y que han permanecido latentes hasta ahora. Descubrimos al ponerlo en práctica cómo nuestro cerebro puede activar áreas que nos conectan con el todo, con la energía cósmica y universal De repente se produce, un mecanismo de purificación, de ordenamiento interior. Es muy sutil y, aunque el efecto pueda parecer que precisa de un trabajo muy costoso para encontrar mejoras, creemos que estamos en el buen camino. ¡El fosfeno actúa!
Esta es una gran evidencia y merece la pena que nos pongamos de acuerdo para hacerlo, ya que es durante este intercambio cuando nos enriquecemos mutuamente con lo que se vive y se entiende . Esta experiencia es un activo que, personalmente, me aportó un montón y me anima a acercarme al nivel de iniciación.

Eric G.


Suave mezcla de lo sutil en la materia, el yo y el otro, el sentimiento. (…) Estoy muy emocionada con el curso, el lugar y quiero continuar por este camino.

Aurore R.


Con el balanceo y el ritmo, encontré una mezcla increíble de energía compartida, de carga de energía. Descubrí un maravilloso viaje hacia la luz, una fuente inagotable de descubrimientos y experiencias. La «ley Francesc» debería aplicarse a todas partes con facilidad, simplicidad y autenticidad. Me voy con el deseo de prolongar la experiencia. Gracias a todos.

Fabienne R.


Regreso a casa con una serie de ejercicios y prácticas que puedo integrar fácilmente en mi vida diaria. Esto es lo más importante para mi (…) En el ejercicio de proyección del fosfeno con balanceos múltiples, fui el sujeto pasivo. Tuve la sensación de ser acunado más que balanceado, muy lenta y placenteramente, la sensación de que el grupo se ocupaba de mí, lo que silenciaba mi miedo porque el grupo me cuidaba. Al final del ejercicio, un sentimiento de gratitud…

Louis S.


Práctica en pequeños grupos de sujetos pasivos con el balanceo lateral, vertical y tibetano: sentí una alegría suave y profunda de estar conectado con el movimiento, la energía vital de la tierra, así como la energía de cada miembro de grupo que transmitía una confianza total en la orientación y la benevolencia de Francesc.

Jean-François K.


Experiencias vividas en profundidad a todos los niveles, en particular con los ritmos, fosfenos y explicaciones muy concretas de Francesc, que me hicieron oír y sentir los movimientos y los ritmos cósmicos al abrir las puertas del otro lado del espejo. Me gustó mucho el aspecto práctico de la enseñanza que proporciona las claves para el viaje.

San L.C.


Ejercicio a una sexta parte de segundo: sensación de crecer, para recibir una sustancia desconocida desde el cielo a través de la boca que se me abrió sola, con una sensación muy agradable que me traslada, me siento ligero y anclado al suelo. Los compañeros que me rodean han encontrado esta experiencia muy agradable. El grupo entero tuvo un gran momento, un momento de intenso intercambio: El grupo me dijo que durante esta experiencia, mi cuerpo había adoptado una posición casi imposible de mantener.
Me sentí muy descansado, relajado y en una buena forma sorprendente, lleno de una fuerza muy agradable. Gran ambiente, distendido, sin preocupaciones en una atmósfera de total camaradería.

Franck B.


Me gustó la calidez del lugar, el ambiente de los grupos. El lugar en plena naturaleza, es genial.
Me gusta la estructura del curso, una primera explicación con la teoría alternada con mini ejercicios para «degustar» los distintos métodos y prácticas. Me gusta la referencia que hizo el instructor con otras disciplinas, principalmente las chamánicas. He experimentado cosas maravillosas, una fue la de verme «en miniatura».
Esto me motivó para desarrollar y aplicar el Fosfenismo en la vida cotidiana, la formación profesional y personal, la terapia, el desarrollo espiritual.
Me siento bien durante el ejercicio, en todos los ejercicios. Me siento libre, aceptando las diferencias. Veo las cualidades de los otros miembros del grupo. He aprendido a crecer, a evolucionar con las experiencias de los demás. Puedo desarrollar el respeto por uno mismo, los demás, la naturaleza. Me veo viviendo en el maravilloso mundo de luces de colores. Me siento conectado. Agradezco a los participantes, los miembros del grupo, al líder Francesc por descubrirme las diferentes culturas.
Al organizador Daniel y su familia, la «Madre Naima».
Con amor y gratitud, gracias.

Jérôme C.


Ejercicio: balanceo tibetano. La sensación de bienestar del poder del ritmo, del sonido y la luz. Bienestar de desprenderse de lo físico. Es el descubrimiento de las cosas esenciales, la confirmación de otra realidad. Los fenómenos llamados «sobrenaturales» son en realidad muy naturales.
Francesc gracias. El curso fue genial. Gracias por la amabilidad de la bienvenida y del personal y Daniel.
Gracias a todos.
Este curso sin duda me ayudará en mi vida para mi desarrollo personal y para ayudar a otros.

Raymonde P.


Experiencia: proyección a una sexta parte de segundo

    • ser invadida por un ritmo que no es el mío
    • miedo a este ritmo
    • Dejarme ir, superar este miedo
    • la sensación de que la pelvis y las piernas se convulsionan de placer
    • sensación irresistible de danzar
    • bienestar, sensación de felicidad
    • compartir
    • vibrar con los sujetos activos
    • Los sujetos activos emanan sensación de buena disposición
    • sensación de elevación
    • alegría por dejarme llevar por este ritmo desconocido
    • confianza en los sujetos activos de mi alrededor
    • hermandad
    • gratitud por este regalo de los demás a mi persona
    • deseo de corresponder a los demás con esa energía tan buena
    • gratitud
    • ligereza y sensación de expansión de mi ser
    • sensación de paz, serenidad
    • paz conmigo misma
    • Las tranquilas y pacíficas, estrellas, cigarras, muy relajante. No hay ruidos parásitos , ni coches.
    • Cálida bienvenida (…)

Agnès B.


Ya hace tres años y medio que estoy interesado en el método Lefebure. Me hacía mucha ilusión realizar un curso de verano para comprobar lo que había aprendido hasta entonces.
Después de cuatro días con Francesc Celma, me gustaría relatar mi experiencia. Francesc: español en el idioma pero poeta en palabras clave: Ley de Francesc: fuera el estrés, hermoso, un buen tutelaje, a veces inexistente, la fantasía, la magia, etc. todavía resuenan en mi cabeza. Estos puntos de referencia tan importantes para mí para seguir el método y hacerlo más vivo y, al mismo tiempo integrarlo en mi vida diaria (lo que yo hago), pero vivido allí: olores, sensaciones, colores, sonidos, de los alumnos, de las distintas personalidades, experiencia rica...
un método teórico y práctico, el dinamismo de los compañeros que dan un impulso y motivación a los ejercicios… la atmósfera del equipo organizador me mostró la mentalidad de la gente e hizo que el método fuese más creíble.
Lo que me aportó el método Lefebure:

  • El fortalecimiento de la personalidad
  • la concentración del pensamiento
  • disminución de mis temores en una cantidad significativa.
  • vivir mejor conmigo mismo
Para resumir, resurgir de mi naturaleza para mi bien y para los demás. Gracias una vez más, deseo por mucho tiempo mantener en mi este espíritu de grupo tan cálido.
Gracias Naima, su personalidad, su sonrisa me han conquistado el corazón.
Sinceramente a todos.

Odile A.


Una formación de calidad, desde los profesores a la organización. Para aquellos que quieren un mayor desarrollo técnico de los chakras, la telepatía, el desdoblamiento, los estados superiores de conciencia, sueños lúcidos, visiones, clarividencia, los seres elementales de la naturaleza… tendrán respuestas claras y precisas. (El Fosfenismo es como un gran supermercado, ¡gracias Francesc!) La variedad de ejercicios y técnicas hace que cada una pueda encontrar lo que necesita. Recomiendo este curso lleno de luz. Y se lo agradezco a todo el equipo de Fosfenismo.

Jonathan M.


Esta es mi segundo curso, pues ya había hecho un curso básico en 2008, pero, a pesar de ello, no siempre se hace lo mismo, y me sentí en la necesidad de repetirlo. E hice bien. La experiencia de trabajo en grupo es muy diferente a la de trabajo individual, y el hecho de que en esta ocasión ya partiese de una experiencia personal anterior, me hizo crecer enormemente.
Aunque sabiendo la teoría, los detalles de Francesc me aclararon muchas dudas, algunas de las cuales ni siquiera era consciente: nuevas preguntas, nuevas respuestas. Debo decir que Francesc tiene razón cuando dice que se precisan varios cursos para dominar realmente los temas: Fosfenismo es demasiado amplio… Pero sobre todo el trabajo en grupo es esencial. Talleres como sujeto pasivo o como sujeto activo, me hicieron percibir sensaciones particulares muy difíciles de explicar. Observar en mí y en otros en el efecto físico de una proyección puramente mental fue algo fantástico, casi increíble.
Los efectos del trabajo en grupo, los ritmos que se desencadenaron duraron incluso después que el ejercicio terminó . Estos sentimientos me han vuelto y están cada vez más presentes en los últimos días. Ahora que la práctica ha terminado, cuando cierro los ojos, sin ningún esfuerzo, veo movimientos, colores, ritmos. Creo que es una aceleración prodigiosa de la conciencia de mis partes sutiles. No es fe, no es una creencia, sino una realidad física de algo que se ha disparado. Gracias a los participantes se crea con un sentido de comunidad, gracias al mágico lugar, tal vez con el canto de las cigarras el ritmo del sueño en la noche… (quizá a la sexta parte de segundo.)
El curso fue un experiencia que representa realmente una iniciación, es decir, el comienzo de una ruta de acceso basada en estos ejercicios, pero ejercicios practicados de una manera fisiológica y agradable, derivados de la manifestación de un impulso interior que crece y exige manifestarse en el mundo físico, en un ejercicio práctico en la materia. Este no es un ejercicio que viene de fuera, sino es el impulso interior que se manifiesta en el ejercicio: acabo de encontrar la clave, y la encontré en el curso.
Francesc fue fantástico en su tutelaje de las prácticas: claro, preciso y expresivo, muy enérgico, que nos guió a través de experiencias progresivas a tocar la mano del poder y el potencial completo de Fosfenismo. Francesc gracias. El trabajo en grupo realmente desencadena mecanismos que, con el trabajo individual requieren mucho más tiempo y tal vez sin la misma potencia.
Un gran agradecimiento a todo el personal de la Escuela del Dr Lefebure, y a Daniel Stiennon y Naima, que organizó y condujo el desarrollo del curso.

Paola M. (Italie)


Como sujeto activo en los talleres de fosfenismo la intensidad energética rítmica es fuerte cuando todos los grupos repiten los mantras en voz alta y en sintonía; entonces podemos sentir la transferencia de energía que se produce. Incluso después de acabar todavía podemos sentir las vibraciones que son de un poder indescriptible. Los ritmos se pegan literalmente a nosotros. Sentía en mí una sensación de placer y amor durante los talleres.

Como sujeto pasivo sentí tanta o incluso más energía, pasado por mis sensaciones corporales de movimiento, mis brazos estaban entumecidos, algunas pulsaciones en la parte inferior del abdomen muy agradables y sorprendentes. Fue en el último día de prácticas cuando tuve una intensa experiencia, trabajando al ritmo de una sexta parte de un segundo: yo era «sujeto pasivo», sentí que mi cuerpo se colocaba y a la inversa, es decir el brazo derecho sobre el izquierdo y viceversa, y lo mismo con las piernas…

Kevin D.


Los primeros días en los que revisamos los principios esenciales me permitieron comprender mejor los fosfenos y el impacto casi sobrenatural que puede ejercer cada elemento en nuestra vida cotidiana. Me di cuenta con alegría que los primeros días fueron cruciales para el seguimiento de los talleres que me llevaron a la experiencia que os voy a contar a continuación.
Formamos grupos de seis personas actuando como sujetos activos proyectando un ritmo a la sexta parte de segundo hacia un pasivo que se coloca en el centro. Después de unos minutos siento la vibración en la parte inferior del abdomen, apenas perceptible. Dirijo toda mi concentración a esta sensación pequeña, diminuta, que se extiende gradualmente a otros órganos, hasta hacer temblar mi columna vertebral a 1/6 parte de segundo (…). Mi brazo está completamente dormido, la amplitud que ha tomado la vibración en «mi mundo interior», me lleva al punto más alto en mi doble está a punto de salir, literalmente, fuera de mi cuerpo físico y cuando llegaron los primeros pasos del desdoblamiento Francesc… terminó el taller…

Thomas B.


Informe de síntesis (julio-agosto de prácticas de Fosfenismo) Este curso de iniciación fosfénica mí fue muy agradable, tanto en lo que concierne a las estancia como el curso en sí. Los jóvenes Frank, Thomas, Kevin, siempre estuvieron atentos ante cualquiera de nuestras demandas por insignificantes que fuesen. Naima es la guinda del pastel con su amabilidad y calidez en la relación y la preparación de alimentos, muy abundantes. El potaje marroquín, ¡excelente!

Francesc y Gilles, en sus respectivos campos, que han impartido ellos mismos la mayor parte, ofrecieron calidez, sinceridad y entusiasmo, respondiendo a todas nuestras preguntas, nos relataron sus experiencias vividas cuando fue necesario. Viví un taller muy gratificante, cosa que no me había sucedido hasta entonces, ni con los ejercicios en mi casa: mi contacto con el mundo vegetal.

Me introduje en el alma de un viejo y tortuoso roble que estaba frente a mí. Mis sentidos en el tronco, las raíces y luego en las ramas, recibiendo la luz del sol. Me encontré acostado en una bola de luz que me envolvía de una forma suave e indescriptible. Allí estaba yo. Todo era calma y serenidad. Me convertí en luz. Toda la agresividad de todo el mundo había desaparecido. Salí de esta intensa sensación de bienestar después de unos minutos, pero me hubiera encantado quedarme más tiempo.

Ahora sé que esta iniciación puede aportarme un plus en mis tareas de terapeuta, que sólo practicaba ocasionalmente: intenté en dos ocasiones venir al curso, pero no fue posible por mi esposa que estaba enferma y no podía caminar. Con un fosfeno en cada mano se los coloqué en la columna vertebral, una noche antes de dormirme, y pude ver a mi esposa a la mañana siguiente, levantarse como si nada hubiera sucedido el día anterior. Me quedé de piedra, no podía creer lo que veían mis ojos ya que por lo general los efectos no eran tan espectaculares. El curso terminó, espero ir mucho más lejos en mi desarrollo y mi posicionamiento. Todavía no tengo definido la vía, el campo donde puedo dar más para ayudar a mi entorno y para evolucionar. Espero que la luz de mi guía (o mis guías) me ayuden a tomar el camino que me va mejor.

Un gran agradecimiento a todos ustedes por el fomento de la buena atmósfera del curso y a Daniel sobre todo, trabajador incansable y dedicado que está haciendo todo lo posible por dar a conocer el Fosfenismo en el mundo, según el Dr Lefebure y, a través de su trabajo, nos permite participar en estos cursos de iniciación y formación en un ambiente lleno de energía.

Jean-Claude M.



Curso de verano 2011 impartido por Gilles GABLAIN

Hace unos veinte años, después de agotar los meandros de una vida dolorosamente normal y superficial, después de haber perdido todo, o casi, tuve un sueño lúcido, que, por su intensidad y su naturaleza dio una nueva dirección a mi vida. Así fue: me vi en un calabozo, de pie con una armadura y un casco, sosteniendo una lanza, muy larga, con las manos apoyadas en el protector de la mano, el mango con incrustaciones de piedras preciosa de 4 colores: azul, verde, amarillo y rojo. En un estado de angustia, supliqué que se me dejara salir de nuevo a «trabajar». Este trabajo es, por supuesto, espiritual. Desde entonces, he buscado sin encontrar el camino, hasta dar con Fosfenismo. La relación es evidente. Creo que cuando uno entiende el potencial de Fosfenismo, debe estar loco para no compartirlo y enseñarlo.
Gracias al Dr Lefebure, Daniel, a Gilles nuestro gran maestro, y en especial al equipo que nos trató con toda su amable atención.

Claude D.


Logística: El contenido perfecto: muy bien!
¡Qué energía! Bravo Gilles que conocía los ritmos y 1/12 y 1/6 de segundo. Ver el punto de concentración es ahora muy fácil. Sentí que estaba en armonía con el grupo y me sentí cómodo. Fue interesante, sorprendente escuchar la retroalimentación de los participantes con las sensaciones que experimentaban (…) Me di cuenta de la importancia del ejercicio y voy a practicar más ahora que antes. (…) Estoy muy feliz de conocerte. Daniel, confirmó la honestidad y la pureza de Fosfenismo, como era de esperar.

Gilbert L.R.


Tuve como descargas eléctricas en el coxis, fuertes sensaciones en la frente (tercer ojo), los tímpanos y la nuca e intenté hacer caso omiso de mis otros sentimientos relacionados con el magnetismo y las visiones. Me dejo llevar. En un ejercicio de 8 minutos, demasiado corto para mi gusto, tuve la impresión de que una esfera salía de mi nuca. Sentí el poder más que nunca. En el transcurso de este curso, me encontré y relacioné con gente formidable, y he aprendido mucho sobre mí misma. A partir de ahora, voy a dedicarme a la práctica regular de Fosfenismo , en todos los ámbitos de mi vida, empezando por mi y mis emociones. Gracias de nuevo al grupo, Daniel, quien nos recibió muy bien. Un lugar idílico, la gente acogedora y abierta.
Gilles, nuestro maestro de la semana, fue maravilloso, completamente implicado y directo. Todo lo que dice le sale del corazón, y no se anda con rodeos. Le agrada o no, y eso está bien. Un gran agradecimiento a todo el equipo. Kevin está el camino correcto; Frank nos dio mucho de su tiempo, Thomas y sus deliciosos platos, Naima por su seriedad y la bondad y Daniel sobre todo por su buen consejo, sus normas y su disponibilidad con los niños.

Roy C.


En general, estoy contento de haber recibido instrucción en un curso de naturo-fosfenología. Del mismo modo, estoy feliz de haber puesto una cara y una energía en los nombres de Daniel y Gilles. El hecho de que el curso ofrece una gran cantidad de actividades en grupo es un aspecto estimulante.
Los ejercicios y el ritmo de la enseñanza me ha permitido tener experiencias inmediatas. Además, he notado un aumento significativo en mi nivel de energía. Otro aspecto destacable es la evolución de mi caos visual. Se ha vuelto más estructurado con la red geométrica de colores brillantes…

Michel C.


Una curso en el que me sentí muy bien con el grupo. Mucha amistad, felicidad y fluidez en las relaciones. Las palabras de Gilles y Daniel me hicieron reflexionar. La reflexión continuará después del curso y aspiro a ir aún más radicalmente hacia la autenticidad en la elección de mi vida. La experiencia más impactante fue la que experimenté el penúltimo día, en el taller llamado «Real» de Gilles.
Me sorprendió que mi respiración se volviese rápida y automática, y tuve la sensación de ser invadido por una energía que me provocó contorsiones y movimientos espasmódicos. Por un momento traté de contener mis movimientos por miedo a perder el control. Una cosa muy notable es que esta experiencia me provocó una gran alegría tan pronto como se me instaló. Todavía guardo una sensación de plenitud, integridad, de bienestar. Tenía la sensación de que mi energía estaba bloqueada en lo alto de mi espalda. También tuve una curiosa experiencia a la mañana del segundo día de clase.
Pensé que ya estaba despierto cuando sentí que me balanceaba cuando estaba a punto de despertarme. Voy a regresar lleno de energía y optimismo y más distante de los problemas actuales de mi vida. El curso me anima a intensificar mi práctica porque estoy convencido de que esto será una fuente de equilibrio físico y psicológico.
Gracias a todos y en particular a Gilles.

Christine L.F.


Me gustaría dar las gracias a Gilles desde el corazón por su dedicación, su sinceridad y su generosidad, tanto en su docencia como por su energía.
Esta semana era simplemente precioso, el nivel humano, la energía, filosófica y espiritual. En mi caso, los ejercicios han despertado en mí los primeros resultados muy interesantes (sensación de levitación, vórtices continuos en el caos visual, sensación de desapego de lo material, maravillándome de la naturaleza (…) me da una energía inconmensurable y coraje para perseverar en el Fosfenismo. Y, por supuesto, un gran agradecimiento al equipo organizador (Daniel, Naima, Franck, Thomas y Kevin).

Kevin J.


¡Luminosos cinco días! Abordo con serenidad la continuación de mi existencia. Los fosfenos me abren puertas insospechadas, conocimiento de mí misma y me encuentro con oportunidades increíbles. Volví con la convicción de que no he venido aquí por casualidad, sino guiada por algo que quizás haya encontrado! ¡Y qué armonía, todas estas personas con las que intercambiamos experiencias, estábamos en la misma sintonía! Gracias por este maravilloso momento que pasé contigo, ¡qué amabilidad y apertura! Tengo ansias de practicar y de volver a empezar.

Dolly D.M.


Estas son las experiencias que más me han marcado en los que he tenido este curso. Sucedió en el bosque donde normalmente hacemos todos los ejercicios. El taller procedía con un ejercicio de convergencia ocular, que era difícil de hacer en casa. Con la explicación del profesor, entendí cómo hacer la convergencia adecuadamente. El ejercicio consistía en imaginar una ceremonia de sacrificio en la que había que extraer el corazón y darlo como una ofrenda. Me acosté tratando de relajarme e imaginar una ceremonia india en la que los personajes bailan rítmicamente a mi alrededor. Me imaginé que iba a abrir mi piel y sacar mi corazón y ofrecerlo con los brazos al cielo.
Entonces me imaginé al mismo tiempo una pequeña puerta que se abrió en el lugar de mi chacra del corazón.Me imaginaba esta escena repetidamente durante el taller. Vi muy bien mi corazón en mis manos y abrir la puerta al lado de los personajes, que estaban bailando en la oscuridad. Luego, al final del ejercicio, una imagen clara apareció súbitamente, muy breve, muy clara, pero todavía la recuerdo perfectamente. Estaba mi hijo situado a mi lado y entre nosotros un cable o cordón nos conectaba. A continuación, una especie de hacha cayó por cortar el cordón. Inmediatamente después el ejercicio terminó. Así que pasé a sujeto activo y dejé paso al siguiente alumno. Y allí, mientras descansaba, la imagen volvió a mí y entendí su mensaje, como si ya fuese la hora de cortar el cordón umbilical entre mi hijo y yo.

La relación que tengo con él es muy íntima y esto me hizo sentir muy mal. Mis lágrimas comenzaron a fluir, traté de contenerme pero no podía hacer nada, el sentimiento era demasiado fuerte. Al final, me sequé las lágrimas discretamente, porque me daba vergüenza, siendo parte del «staff», quería permanecer muy serio. Pero ya era demasiado fuerte y un estudiante vino a consolarme, lo que tuvo el efecto de hacerme llorar aún más. La maestra se dio cuenta y me dijeron que podía retirarme para que se me pasara.
Me fui más allá en el bosque para sentarme a recuperar el ánimo. Lloré como nunca había llorado en los últimos 20 años con una tristeza tan profunda que sentí dolor en el pecho. Al mismo tiempo, me preguntaba por qué era tan difícil cuando yo ya había pensado en esto y yo sabía muy bien que iba a cortar el cordón en el momento oportuno y de forma natural. Acabé diciéndome que de todos modos, no era el momento e iba a hacer esto a su debido tiempo. Me fui al río para refrescarme mi cara y regresé tranquilamente. Seguí el día, obligándome a olvidarme de él, pero tan pronto me volvía la imagen, los sentimientos también. Durante la pausa del almuerzo, hablé con Naima, que le preguntó a Daniel y me dijo que no era algo que tenía que hacer, sino simplemente se trataba de una «purificación».
Entonces comprendí muy bien cuando mucha gente a mi alrededor me había dicho que tenía que «cortar el cordón», inicialmente no le había prestado atención, pero las palabras quedaron en un rincón de mi mente de forma latente sin darme cuenta. También entendí que con la emoción es mucho más difícil de explicar las cosas porque creo que si alguien me hubiera informado de esta experiencia, probablemente habría hablado sobre el tratamiento.
Al igual que a muchas personas, estos cursos son de gran ayuda porque yo no sé si me hubiese ido tan bien habiendo tenido esta experiencia sólo en casa.

Franck B.


Esta segunda curso ha sido diferente al primero. El grupo también ha sido diferente. Tal vez Gilles influye en él.
Él es fuego, generoso, enérgico, en sus explicaciones. Me transmitía confianza. Me siento mucho más conectado a tierra. La naturaleza ha estado tan presente en este curso que he vuelto a conectar con ella. Por ser agricultor, vivo en entorno natural, sin embargo no estoy en esta armonía debido a las obligaciones y al trabajo diario. Nada hay como este curso para dar un paseo, encontrar una motivación para unirme e identificarme otra vez con la Madre Naturaleza.
Me reconcilio con la vida. La luz de los Fosfenos contribuyó a darme este impulso. Gracias a todos otra vez. Creo que el próximo año otro curso como este será la recompensa de todo un año de entrenamiento: balanceos, ritmos, etc fosfenos.
Ahora, tengo buenas referencias, especialmente de Gilles; su risa que resuena en mi cabeza. (…) Me voy con energía, lleno de vitalidad. Me siento vivo en mi naturaleza, en los elementos.
Gracias al equipo.

Odile A.


El equipo nos recibió como a reyes… Mi dieta es diferente, y Naima, nuestra anfitriona, tuvo la amabilidad de dejarme un poco de espacio en la cocina. Todo el equipo estuvo muy cariñoso con nosotros; ella tiene un corazón que lo hizo todo fácil. Thomas, Frank, Kevin fueron realmente muy agradables con el grupo. Las travesuras de nuestro instructor pusieron la animación en el campo, también en la cocina, donde surgían risitas de vez en cuando. Daniel se aseguraba de que todos se sintiesen cómodos. Él habla con todos, da consejos. (…) Y me estoy acostumbrando a nuestro instructor Gilles, lleno de vida y energía. Un torbellino. Luego llega el tercer día y aparecen un poco experiencias hermosas visuales, el pulso de la luz al ritmo de la música, la columna vertebral que se calienta un poco después de bailar como una serpiente en la noche para hacer bailar a las estrellas. Y la pasión por Gilles por Fosfenismo, por los ritmos cuadrados, polirrítmicos.
Antes de irse a la cama todavía realizamos un pequeño experimento, para ver el aura. El último día, fui consciente de toda la valiosa información recibida y las explicaciones que nos dio Gilles y su voz no me molestan en absoluto. Sentí quererle. Disfruté de un grupo muy bonito que estuvo totalmente implicado en los diversos talleres que Gilles propuso. Un hasta pronto al bosque donde llevamos a cabo la mayor parte de los experimentos. Adiós al equipo. Un último adiós a María Teresa, la señora del jardín biológico, que antes de irme, me dio un bonito regalo. Un gesto generoso por su parte. La generosidad que caracterizó todo el curso, una generosidad que quiero volver a vivir la próxima vez si las circunstancias lo permitan.

Kelly


Fascinado por las ciencias ocultas desde mi infancia, no he encontrado ningún método como Fosfenismo tan convincente. Después de varios meses de la lectura y práctica, he tenido varias experiencias, como consciencia durante el sueño, sueños lúcidos, un sentido del ritmo, la remodelación del carácter, la aparición de imágenes en el caos visual. Entonces me decidí a tomar un curso para perfeccionar los diferentes métodos. Este curso me permitió trabajar el ritmo mental en un entorno natural. El curso fue muy informativo y me permitió ver los diferentes enfoques de Fosfenismo liderados por Gilles, un ser de luz, lleno de sabiduría. Tuve la oportunidad de hacer conexiones con mi religión y encontrar respuestas a preguntas que me venía haciendo a mí mismo desde hace mucho tiempo. El curso en sí era muy fácil de realizar: muy buena acogida y un buen entorno. Quiero agradecer Daniel, sin olvidarme del Dr Lefebure por esta gran oportunidad y a Gilles por su buen humor.

Kisanabth K.

Es difícil expresar lo que sentí y experimenté durante este curso.
  • (…)
  • Descubrimiento de Gilles, por su carácter abrupto al principio, su integridad, su todo, su compromiso total con la luz
  • La coherencia y la extrema riqueza de las explicaciones, los avances en materia de energía, ritmos, culturas…
  • Este curso ha sido una profundización y un redescubrimiento: la profundización de las bases del primer curso y redescubrimiento también, porque con algunas sensaciones interiores de ritmo, durante esta semana, me di cuenta de los había experimentado con regularidad en diferentes momentos del mi vida (práctica de aikido, la sexualidad). Pero yo no era capaz de poner palabras ello. Ahora las cosas son mucho más claras y tienen sentido.
  • Un curso que permanecerá en mi corazón por mucho tiempo. La disponibilidad y la apertura de todos… muy agradable.
¡Gracias a todo el equipo por tanto trabajo y dedicación! Todo era fluido.
Me quedo más tranquila, más fuerte. Espero haber comprendido las cosas lo suficiente como para poder aplicarlo a mis técnicas de aikido.
Gracias de nuevo por esta enseñanza precisa y definitiva sobre la luz y los ritmos.

Agnès B.


Después de la aparición de acúfenos (canto de las cigarras en la oreja derecha), empecé a buscar algo.
Practico y enseño yoga, porque me da estabilidad y armonía, pero estoy siempre en busca de nuevos elementos para mi transformación. La luz era ya un compañero de viaje. El curso confirma que todo funciona con ritmos y vibración.
Uniendo las vibraciones, pensamientos y fosfenos = experiencias de vida = evolución fosfenismo = sinónimo de sencillez, la espontaneidad, la persistencia y el resultado.
A partir de ahora, el Fosfenismo va a formar parte de mi vida diaria. Gracias a Gilles por este curso, por su autenticidad y su relación con la naturaleza.

Pascale D.


Empecé con Fosfenismo en el año 2000 y trabajo muy regularmente por lo menos 1 hora al día, Giroscopio, etc., Solo o en grupos...
Dejé mi trabajo cotidiano hace unos 4 años y mi vida ha cambiado. Sin embargo, creo que me había estancado, había experimentado por lo menos en 3 ocasiones la subida de Kundalini, que se detuvo a la altura de lo hombros, y un montón de viajes astrales, pero nada «de iniciación».
Creo que tengo una serie de problemas personales pendientes de resolver (y que no he solucionado todavía). Decidí volver a Fosfenismo con este curso. Me hizo sentir el chacra raíz y los flujos de energía en la espalda.

Stéphane C.


En primer lugar, si tuviera que definir este curso, yo diría que fue extraordinario. Más allá de todo lo que he experimentado hasta ahora y, al mismo tiempo, completo en lo que quería y lo que había pedido en mis oraciones. ¡Cuanta intensa alegría al encontrar nuevas claves para el acceso a mayor espiritualidad, más luz!
El segundo curso fue la continuidad del primero, cada día más intenso, más profundo, más fuerte. Al igual que en la primera estancia, tuve un principio de levitación, y sentí mi cuerpo superior completamente ingrávido. Cuando Gilles nos pidió unir las manos con otras dos personas y que levantaran los brazos, sentí elevarme, ¡y todo esto con plena conciencia!
También cruzamos el «umbral» cuando oímos perros ladrar y aullar a manadas de lobos. ¡Una experiencia increíble! También sentía todos mis chacras girar en mi espalda, excepto el sahasraha y el mulhadara. En cada taller sentí el ascenso de la Kundalini, como una serpiente que se movía a trompicones causando sacudidas regulares y pequeñas que resonaron por todo el cuerpo. Y para la «solarización», mi cabeza se embarcó en un movimiento de rotación vertical y horizontal, que era increíble y muy agradable
En la relajación con música, todos mis chacras bailaron al ritmo de la música que era maravillosa y vi todo lo que estaba sucediendo y lo sentí con gran alegría y contemplación. A lo largo de estas experiencias he tenido momentos maravillosos, que las palabras no pueden expresar lo que sentía realmente, mucha luz, mucho amor para dar luz y abrir la puerta a otro mundo; una ascensión real que me ha transmutado.
Mil veces gracias por todos los conocimientos que nos permiten acceder a un crecimiento más espiritual, y por ser el guardián de este conocimiento iniciático prodigioso. Gracias a Francesc y Gilles, por su profesionalidad, experiencia y conocimientos sin precedentes.
Espero continuar, no he terminado, pero trabajo como maestro, y sólo estoy disponible durante las vacaciones escolares.

Odile P.


Estos 6 días en la Bastida d’Engras los califico bajo el signo de la armonía, poder y magia:
El entorno tranquilo y encantador y los lugares elegidos para los ejercicios ayudan a crear armonía. Hay una gran sintonía entre los alumnos. También en las relaciones entre el equipo de organizadores y participantes. Es una buena idea que tres de ellos también hagan el curso. Thomas, Frank y Kevin seguramente recordarán estos días tan intensos. Mencionar a Naima que hace que las cosas funcionen, tan discretamente.
Todo el mundo se siente cómodo y vemos el cambio en las caras de las personas: los desconocidos al principio, se han vuelto tan cercanos… En cuanto a Gilles, que juega con el grupo como un instrumento: la armonía en la alternancia de los ejercicios, historias, momentos de risas, de las explicaciones.
Los ritmos son fuertes y esto se traduce en una cohesión cada vez mayor entre nosotros. Las historias de vida de los demás son eco de la mía propia y espero que las transformaciones sean poderosas. La energía que sube puede estimular los proyectos fuertes. Consejos de Daniel que me abren perspectivas totalmente nuevas. Yo sé lo que he experimentado y que voy a tener mucha energía para varios meses y me doy cuenta de lo que yo sentía y me parecía difícil o imposible hace una semana.
Este curso es magia! Está la alquimia de las reuniones, un universo de nuevos sonidos: arpa, didgeridoo hechos a mano… cantos de Elektra o de Paola, cigarras… Diversión para jugar en un campo de girasoles, o subir escalones de tu ADN.
Gracias a todos.

Thérèse D.


Hola Daniel, quedé encantado de conocerte y del equipo que te acompaña. Tuve un gran momento durante el curso. He aprendido mucho sobre el Fosfenismo, el propósito, y cómo hacerlo. Me encantó el curso de Francesc. Es muy didáctico y maestro de su tema. También me gustó Gilles y su curso en la naturaleza que nos acerca a nuestros antepasados. Un bravo por la cocina y la amabilidad de Tomás.
Me encantó el entorno y el medio ambiente del curso y tuve un gran placer conocerte y escucharte.
Por la noche con Gilles hicimos «bailar las estrellas», y me di cuenta de la increíble experiencia. Es cierto que soy un principiante y tengo que quitarme la cáscara que me aísla del exterior, pero tengo la intención de entrenarme en casa, para que en el próximo curso pueda obtener más resultados en los talleres.
Espero volver a verte

Bernard M.


En primer lugar muchas gracias por la riqueza de estos encuentros de intercambio:. Para usted supone un montón de trabajo de organización y al mismo tiempo, por supuesto, está precedido por un antes y un después del curso. ¡Y para nosotros qué felicidad!
En cuanto a contenido del curso, si a veces quedé superado por las explicaciones de Gilles (que me parecieron muy elevadas por su dominio de los temas), quedé impresionado por la sencillez de su carácter, su autenticidad y sobre todo por su rectitud: ¡sin compromisos! Permanecer íntegro y sereno ante cualquier circunstancia, sin frase complacientes a los oídos para quedar bien… estoy de acuerdo. Así que gracias Gilles por esta reunión que creo debería quedar grabada en alguna parte…
Hice lo todo que pude con mi habilidad (debo admitirlo modestamente) tanto de sujeto activo como pasivo. No puedo decir que me sentí algo especial cuando actuaba como emisor por lo que no puedo confirmar que trabajase de la manera correcta. Me doy cuenta de que hay mucho trabajo por hacer…
En cuanto a la función del receptor, en un ejercicio en el que había que hacer girar en espiral la energía, pensé que me iba a caer, y tuve que cogerme del brazo de alguien para mantenerme en pie, lo que provocó que me distrajese y perdiese el hilo del ejercicio. En muchas otras ocasiones, que «se sentía» muy bien, con los ojos cerrados, la presencia de los alumnos a mi alrededor que me inducían.
Una vez más gracias por esos momentos compartidos.

Jean claude C.


Los principios del fosfenismo - que descubrí «por casualidad» - me permitieron comprender la importancia que tuvieron los balanceos (lateral y antéro-postérieur) en mi juventud así como los efectos que produjeron sobre mi persona: memoria de elefante, madurez, intuición, desarrollo, «flash» de mi vida, fuerza de voluntad y perseverancia.
Estos efectos se me atenuaron por detener estas prácticas hace ya muchos años, pero se me quedaron grabados en mi memoria y yo regularmente quería encontrar la forma para recuperarlos.
Siempre en vano.
Participar en este curso ha sido para mí la manera de empezar a conectar con mis raíces. Pero también dio lugar a inesperadas experiencias gratificantes que a continuación relato:
Descubrir la sensación física de la energía;
conocimiento de la importancia de la respiración rítmica (la energía, depuración de los pensamientos emocionales) sensaciones maravillosas e inusuales (sentir la presencia de los guías espirituales, del doble penetrando en un árbol, la vibración de las partes del cuerpo a la sexta parte de un segundo…)
Bienestar profundo…
Les deseo a todos la oportunidad de realizar este fabuloso viaje que nos hace crecer al mismo tiempo nos permite, de acuerdo con nuestros deseos, admirar y visitar los paisajes auténticos de a la naturaleza, volar en el cielo, u observar «baile de las estrellas».
Pero el éxito de este curso se basa, sin duda alguna en la participación, la energía y la atmósfera amigable del grupo con el asesoramiento y la presencia (fuerte, sutil y discreta) de nuestro profesor Gilles. Les doy las gracias efusivamente.
Hago extensivo mi agradecimiento al Sr. Stiennon y su esposa, por su hospitalidad y disponibilidad, a Frank Thomas y Kevin por su disponibilidad y amabilidad.

Muriel D.


Segunda semana del curso práctico impartido por Gilles GABLAIN; su manera de trabajar era un tanto diferente de Francesc pero muy enriquecedora. Me parece bien realizar los cursos de prácticas con distintos profesores.
Se siente que Gilles se llena de energía y está lleno de vida.
Esta formación va a permitirme avanzar a un ritmo mucho más constante y de mejor calidad, comprenderme mejor a mi mismo; ya que hay cuestiones a las cuales deseo encontrar respuestas y sé que con la ayuda del Fosfenismo y sus aplicaciones múltiples voy a poder obtenerlos.
El hecho de saber que gracias al Fosfenismo, voy a poder poco a poco y con trabajo, utilizar mi pleno potencial, eso me llena de alegría.

Kevin D.


No profundizaré tanto sobre mis experiencias pero me siento en el deber aportar algunas palabras sobre Gilles.
Es raro hoy día tener la oportunidad de encontrar una persona «apasionada», como es el caso de Gilles, apasionado por excelencia del chamanismo, enamorado de la naturaleza, ser de luz, explorador inconmensurable del universo, orador con fuera sin igual y muy buen profesor, Gilles da prueba de la grandeza del Fosfenismo. Gracias a toda la escuela Lefebure, a Daniel por su entusiasmo sin pausa, del que hace gala con paciencia en la investigación de su misión.

Thomas B.


Una semana de NATURO-FOSFENOLOGIA en el bosque fue simplemente fantástica. Con la benevolencia del encargado del bosque, practicamos los ejercicios fosfénicos en un claro del bosque en presencia de Veda, sin olvidar la zona del lavadero, un lugar tan particular.
En un ejercicio que ejercía de receptor, en grupos de 7, sentí mi cuello dilatarse hasta tomar la anchura de mi cuerpo, muy suavemente y al ritmo de 1/6 parte de segundo, me transformé en árbol, sentí mis manos y mis pies penetrar en la tierra y en las raíces, la sensación de tener el cabello que se agitaba como hojas al viento. Estaba en comunión con la naturaleza y sentía la savia fresca en mis venas y la temperatura de mi cuerpo bajar con suavidad.
Tuve el privilegio de efectuar un viaje dentro de mi cuerpo, descendí por mi aparato digestivo, navegué por mis arterias en medio de los glóbulos rojos y de súbito percibí mi cráneo y mi cerebro y todo el sistema de circulación sanguínea, acompañados por mi columna vertebral que salieron de mi cuerpo como una proyección en 3 dimensiones transparente como el cristal que giraban sobre un eje como para hacerme una demostración. Era «super»: el sentimiento de admiración que experimenté delante de un espectáculo tan majestuoso.

Día de formación continua

Volvimos al claro del bosque para situarnos exactamente sobre el lavadero. Todos formamos grupos de 6 (1 receptor y 5 emisores). Me tocó la posición del receptor. Estirado en el suelo, cada emisor trabajaba sobre un chacra, o con rotaciones o con tensiones estáticas, al ritmo de 1/6 de segundo. Cerré los ojos, me concentré e hice descender la energía de mi chacra corona hasta mi Hara, donde la percibí como una cuerda blanca que emprendía su ascensión. Vi en el cielo como una isla que flotaba sobre una nube, repentinamente, me propulsé hacia allí, encima de esa isla que era como un claro rodeado por altos árboles con troncos muy derechos y copas muy espesas; en medio del claro había un árbol seco, pero no muerto y yo estaba sentaba en frente en posición de loto, haciendo al mismo tiempo balanceos verticales (arriba y abajo) con mis brazos abiertos que formaban un ángulo de 90° a cada lado. Fue muy curioso que todos los árboles hacían el mismo movimiento que yo, como para ampliar la energía en forma de esfera que emanaba del árbol del centro, hasta englobarme dentro para fundirnos en el universo.

El ejercicio de balanceo vertical (con las puntas redondeadas), el punto de concentración ascendente… La visión de un volcán en erupción apareció delante de mí y abrió un agujero vertical en la pared frente a mí como un ojo vertical, e instintivamente me lancé dentro de él y recuerdo que hacer el comentario «no está muy caliente, muy bien», ascendí a través de la chimenea de la parte superior del volcán y volé alrededor del volcán…

Esta semana fue muy exigente para mí en el aspecto físico, pero m hizo un gran bien ya que acabé resplandeciente de energía. Un montón de preguntas en mi mente y el deseo de reestructurar mi vida y la determinar mis metas durante la estancia en el camino de la vida «aquí y ahora». Es difícil mantener los pies en el suelo después de esta fantástica experiencia . ¿Dónde está el límite? ¿existen límites?
Gracias a todo el grupo para compartir incondicionalmente en todos los sentidos. Gilles gracias por compartir tus conocimientos y estar despierto, alerta y ser capaz de despertar al niño dentro de mí: encontré su lado indisciplinado y me encantó. La vida es buena… buen camino la naturo fospfenologia.

Emilia G. (Portugal)


Esto es algo que no me esperaba… 5 días de completo desapego de los lazos demasiado estrechos con mi racionalidad, una inmersión en la naturaleza, sumergirme en las partes más secretas de mí. Mi naturaleza es racional, práctico, y tiendo a querer siempre controlar mis procesos mentales, y me ocurre demasiado a menudo que pierdo las sutilezas que existen en mi alma.
Gracias a Gilles viví durante esos días algo que no sabía: he sido conducido lentamente a lo más profundo de mi conciencia; he experimentado los ritmos, yo estoy empapado, y entre otras mil cosas que aprendí, la más importante ha sido la capacidad de reconocer al Fosfenismo natural, es decir, el fosfenismo espontáneo, el que está latente en cada uno de nosotros.
Compartí mi alma con la naturaleza y de cada ejercicio salí enriquecido.
Sería un error pensar que la clave ha sido ejercer de sujeto pasivo durante los ejercicios; tanto inducir ritmos como ser inducido es una experiencia muy instructiva: la energía enviada vuelve más fuerte y nos enseña la diferencia de energía que emana en cada cambio, es fantástico.
Cada día los ejercicios eran cada vez más un torbellino de luz y energía, llevando consigo la energía de la misma naturaleza, los árboles, la tierra, el sol brille, la música alegre que guiaron los movimientos y pensamientos. Una unión perfecta y completa, que poco a poco revirtió mi racionalidad cerrada.
No puedo contar todas las experiencias, pero quiero describir esta la de esta mañana, cuando, acostado en el bosque y acariciada por el sonido del didgeridoo (un gran agradecimiento a nuestro amigo Roy, que nos dio esta experiencia), me sentí súbitamente unida a la tierra, con un movimiento en espiral a lo largo de la columna, de pronto un árbol comenzó a crecer en mi ombligo, y el árbol gigante majestuoso pasó a tocar el cielo.
Ahora puedo percibir los ritmos que se acumulan en mí, las sensaciones psíquicas se mezclan con las sensaciones físicas de un equilibrio armonioso en perpetuo movimiento.
Sólo dos palabras para definir a Gilles: Luz y Fuerza, los elementos que enviamos con el amor y la perfección. Un curso que recomiendo a cualquier persona que quiera encontrar al niño de la luz que está dentro de nosotros.
¡GRACIAS!

Paola M. (Italia)