SUEÑOS LÚCIDOS

Franck
Tengo la sensación de haber pasado toda la noche soñando; he tenido muchos sueños (mientras que habitualmente me acuerdo de uno solo o de varios, como mucho). Y sobre todo, he tenido un sueño lúcido, notable. Me acuerdo muy bien. El caso es que estaba en la orilla del mar, en un lugar que conocía muy bien en la costa vandeana. Y después vi que aquello no estaba como de costumbre. Ya no había playa de arena. El mar había subido tan alto que no había playa. Y además no había dunas detrás, sólo rocas.

Entonces me dije: No es posible, conozco bien este lugar y no es así. En ese momento tuve la revelación: Estoy soñando. Todo se volvió entonces más claro, más verdadero y real sabiendo que soñaba. (¡Esto parece híper real, mientras no es más que un sueño…!). Estaba súper contento, me sentía lleno de energía y me dije: Puedo hacer todo lo que quiera. Quiero volar. Salté en el aire y salí volando. Aquello era súper, impresionante incluso para mí. No quería ir demasiado alto ni demasiado deprisa, y empleaba parte de mi voluntad para dirigir mi sueño (es decir, para ir a dónde y a la velocidad que yo quisiera). Pero el caso es que, no sé por qué razón no llegaba a dominar la cosa. Lo que me temía se hizo realidad. Cada vez más deprisa y cada vez más alto. Por más que fuera un hermoso sueño (puesto que objetivamente no arriesgaba absolutamente nada), comencé a sentirme muy impresionado por la altura, cada vez mayor, el océano debajo, y la velocidad que aumentaba cada vez más.

Tuve miedo y entonces grité: ¡Quiero despertarme ahora! e inmediatamente me desperté. Estaba súper contento por haber tenido un sueño lúcido, pero al mismo tiempo insatisfecho por no haber llegado más lejos y por no haber podido dominar mis emociones. Después de despertarme me dije: ¿Escribo este sueño?. No tenía el valor de levantarme para escribir mi sueño y me dije que como había sido tan intenso estaba seguro de que me acordaría de él al día siguiente. De modo que me volví a dormir y continué soñando, esta vez sueños no lúcidos. El domingo por la mañana me levanté lleno de energía y en plena forma. Tengo la impresión de que un sueño lúcido positivo nos llena de energía física y mental, de esperanza (frente a todo lo que nos puede pasar) y de entusiasmo. Bueno, pues estoy muy satisfecho de nuestra sesión de prácticas fosfénicas del sábado de la que pienso que es el origen de lo que he soñado esta noche (junto con mis prácticas cotidianas).

Agradezco a Jean-Pierre el habernos permitido hacer esta sesión en su casa, a Alain haberla organizado y a Daniel habernos transmitido esta poderosa y auténtica práctica iniciática y a todos los participantes en esta sesión. Buena semana a todos, buenas prácticas fosfénicas y tened bonitos sueños y experiencias enriquecedoras.


Collbató
Esto del «iniciático» ha funcionado. Me dormí haciendo el Neumófeno y me desperté en el sueño haciendo el ejercicio de pulsación a la sexta parte de segundo con una pierna, luego decidí hacer el ejercicio con todo el cuerpo, y al poco tiempo, ¡estaba volando a toda velocidad hacia arriba, girando y cayendo! «sin miedo» como comentaste.

Acabó aquí. Está bien para empezar. MUCHAS GRACIAS PROFE vamos a continuar ahorrando RITMOS.

Muchas gracias Francesc.


Alain R.
Durante los más de 2 años que hace que practico el Fosfenismo, he tenido docenas de sueños de vuelo en estado de hiperconciencia.

De todos estos sueños, hay 3 que me han marcado especialmente, porque cada vez viví una nueva experiencia: el primer vuelo, la primera vez que atravesé la materia y el primer encuentro.

Mi primer sueño en estado de hiperconciencia (SEHC) se produjo después de unas semanas de utilizar el girascopio. Habitualmente, vivo mis sueños como el espectador pasivo de una película en la que soy el principal actor. Pero aquí, en estos sueños, era como si me hubiera despertado en plena noche dentro de la película de la que era un actor activo. Era totalmente consciente de lo que me ocurría; estaba en mi cama, dormido, pero al mismo tiempo estaba allí, en medio de una multitud que se desplazaba a lo largo de un camino. De repente, me elevé sobre la multitud que caminaba lentamente y después me puse a volar. Sabía que todo lo que me ocurría era consecuencia directa de mis ejercicios fosfénicos y me decía que Daniel tenía razón, todo aquello era muy cierto (???) y real. Todos los testimonios que había leído no eran invenciones.

Y aunque sabía que estaba dormido, estaba allí volando por encima de los bosques con una sensación de felicidad y de libertad increíble. Aproveché totalmente aquella nueva libertad en 3 dimensiones y volé por encima del campo y los bosques. Recordando las palabras de Daniel, decidí lanzarme hacia el suelo a toda velocidad para ver qué pasaba. Entonces sentí un deslumbramiento de colores cuando mi cuerpo penetró en el interior de la tierra.
Unas semanas más tarde, tuve mi primera experiencia de atravesar la materia.

En este SEHC, me encontraba en mi lugar de trabajo cotidiano. Me desplazaba a toda velocidad y en todos los sentidos, aproximadamente a 1 metro del suelo. De repente, decidí abandonar el edificio y, de forma natural, empecé a pasar a través de la puerta, que estaba cerrada. A medida que mi cuerpo atravesaba la puerta, sentía como un barrido en lo más profundo de mi ser. Tenía la sensación de una interpenetración de mis átomos con los de la puerta, como si se deslizaran unos con respecto a los otros para dejarse pasar sin ningún problema. Era la primera vez que experimentaba este contacto en lo más profundo de mi cuerpo. Varias semanas después, tuve el primer encuentro.

En este SEHC, me encontraba en el campo con tiempo tormentoso. De pronto, empecé a elevarme en vertical muy rápidamente, en un cielo lleno de nubes cada vez más oscuras. Subía y subía sin detenerme nunca y poco a poco vi un rincón de cielo que se aclaraba. Dejé de ascender y vi que aquel claro entre las nubes se transformaba en un halo de luz. De aquella luz surgió una mujer completamente vestida de blanco y también rodeada de luz. Me sonrió sin decir nada, aunque no tenía necesidad de hablar. Su simple presencia me inundaba de felicidad. Su apariencia se parecía al dibujo de la Virgen que figuraba en las imágenes piadosas de mi infancia. Me quedé ante ella sin decir nada. ¿Qué habría podido decir en aquel momento? No se necesitan palabras cuando semejante ser parece darte todo su amor.

Pienso que cada nueva experiencia representa una nueva etapa en mi aprendizaje de la vida. Pero en todos los casos, son momentos únicos e inolvidables. Te doy las gracias, Daniel, por haberme hecho conocer el Fosfenismo y gracias al doctor Lefebure por todos sus descubrimientos.


Pierre D.
¡Me costó trabajo lanzarme desde los tejados de los rascacielos puesto que es impresionante esta sensación de caída, porque se tiene la impresión de que nunca se detendrá y de que uno se la pegará! Pero de hecho, al cabo de un momento la caída se detiene y lo que viene a continuación es un vuelo fantástico. Desde ahora, para volar desde el suelo, pongo los brazos en V hacia atrás y empujo a nivel del estómago.

El efecto es inmediato y, mirando a lo lejos como indica Daniel, se puede estar seguro de no volver al suelo inmediatamente. Las sensaciones son las mismas que en parapente, según dicen los que las conocen. Los fosfenos amplifican grandemente estas sensaciones de vuelo. ¡Sobrevolar París aún lleno de bosques y campos a mil metros de altura, o el vuelo bajo un desplome enorme en un acantilado de 800 metros de altura, es un verdadero placer, tan superior que preferiría cambiar la realidad por el sueño!


Tristán
Soy un poco farolero… Mis principales pensamientos eran una bola luminosa, de color dorado, que nacía del chacra de base, iba a lo alto de la cabeza y bajaba de color violeta dando una pulsación al chacra de base rojo a la sexta parte de segundo con mantra mental ki.

Después, cuando ya tenía suficiente de este movimiento del pensamiento visualizaba mi columna vertebral pulsar a la sexta parte, de hecho, me dejo ir en el pensamiento del momento esforzándome por mantenerle el tiempo suficiente para aportar ritmo al cerebro, a veces subía por una esfera pulsante que se detenía en cada chacra y pulsaba sobre él; a veces un haz de chispas que ascendía girando en el sentido de las agujas del reloj. Por el contrario, yo no conseguía mantener el mismo sentido de rotación y prefería el movimiento de traslación de abajo a arriba. Una vez bien asimilado el ejercicio, exageraba la respiración superficial que me daba unos picos de calor impresionantes. Resultado: por la noche, un primer sueño despierto o sueños lúcidos. …Visito unos lugares…

Me digo que en principio debo poder volar y decido tirarme al vacío y eso es un verdadero éxtasis. Me hundo en el corazón de los planetas, uno de ellos se parece a la Tierra, la velocidad es fabulosa y me dejo llevar. Después todos estos planetas se convierten en pompas de agua que se contraen. Y ése es el sueño. Me quedo un buen rato con el acufeno y una bola luminosa ante mí. Esa noche exagero las contracciones estáticas. Daniel tiene razón, cuando se está demasiado anclado en la materia las experiencias son escasas y poco después doy un giro de 90º hacia el esoterismo y la espiritualidad.


Stéphane C.
Consecuencias de la práctica con el Girascopio: en julio, hice algunos despertares en el astral sin vuelo, durante los cuales hice ejercicios: contracciones estáticas, vibración del OM. Durante uno de ellos, sentí claramente un viento que venía del este (duermo con la cabeza en el norte); en otro, repetía las palabras que le muestro: KAMAR - SOUDÈR - MASSOR (¡si alguien lo entiende…!) y tan fuerte que me desperté. ¡Aproveché para anotarlos, y tanto mejor, porque por la mañana había olvidado todo! Y todo volvió cuando vi el papel escrito.

Respuesta de Daniel Stiennon: De ahí la importancia de escribir siempre, incluso de despertarse voluntariamente por la noche a ciertas horas con arreglo a sus ciclos. El vaso de agua antes de acostarse puede servir de ayuda a alguien para mantener estados de duermevela. En cuanto a las palabras oídas, se trata de la revelación de un mantra personal, a pronunciar durante los entrenamientos con el Gyrascope. Esta «auto iniciación» es típica de los resultados que se pueden obtener por la práctica ritmo-fosfénica y que nos permiten ir más lejos…


Benoit B.
Acabo de utilizar el método del punto de concentración que estalla en el adormecimiento, y es verdaderamente eficaz, hasta pasmoso. A los pocos días, tuve sueños muy lúcidos; veo muchas cosas muy bellas concentrándome en un detalle; ¿cómo es posible que esto tan sea poco conocido por el público? ¡Siendo principiante continúo avanzando paso a paso con este método, me despierto frecuentemente durante noche y tengo algunas dificultades para volverme a dormir a causa de la excitación por lo que he vivido! A menudo tengo la impresión de estar bloqueado en mi mente, pero voy aprendiendo… Gracias en todo caso por todo lo que usted hace.