TESTIMONIOS SOBRE Daniel STIENNON
(2/3)
phosphenisme aura

Yvan L.
Materialización de la energía etérica

Un detalle de un ejercicio dado por Daniel STIENNON en jornada de formación contínua reforzada.
El ejercicio consiste en colocar a una persona delante de una pared blanca, luego fijar la vista unos 10 cms por encima de su cabeza. Al momento, se percibe un halo luminoso alrededor de la cabeza de la persona observada. La densidad de ese halo liuminoso dependerá de dos factores:
- el primero: el estado espiritual de la persona que lo observa.
- el segundo: la capacidad que tiene nuestro cerebro para colocar una luz difusa alrededor de la imágen retiniana que tenemos de la persona.
En lenguaje esotérico esta observación se llama percepción del cuerpo etérico.
Los fosfenistas avanzados también perciben capas de color alrededor de la persona, esto es lo que se llama percepción del aura, pero sería mejor llamarlo densificación de nuestro caos visual.
Su interpretación será una función de nuestras facultades de «videncia» . Como nos lo explica Daniel Stiennon: es como una cartomancista interpretando las cartas. Las cartas pueden servir como un soporte para desencadenar los destellos de videncia.

http://www.fosfenismo.com/faqtechnic2.html#Q10
http://www.fosfenismo.com/faqtechnic2.html#Q11
http://www.fosfenismo.com/faqtechnic2.html#Q12

Mientras más tiene nuestro cerebro lo que se puede llamar capacidad de videncia, más esto nos permitir? obtener informaciones en nuestro campo visual.

Después de haber tomado conciencia de la luz difusa en torno a otra persona, este, de pronto se pone de rodillas lo más rápidamente que puede. Se puede observar entonces que su «doble» se queda como pegado a la pared durante varios segundos, antes de bajar, como si quisiera alcanzar el cuerpo físico. Esto se debe al efecto de impregnación de la luz difusa en nuestro campo visual y su movimiento a la facultad de videncia de nuestro cerebro. Es el mismo fenómeno que las apariciones de los fantasmas.

Así pues, Daniel STIENNON muestra que esta densificación etérica (luz difusa) puede hacerse en la palma de la mano. Así es como percibimos una bola de energía que, siguiendo el movimiento de su brazo, es capaz de desplazarse. Pero sobre todo, estando sentado en una silla con los ojos cerrados, con un antifaz sobre los ojos, colocó esta sustancia etérea justo al nivel de mi bajo vientre. Al instante, y sin estar prevenido de la experiencia, sentí que me envolvía una columna de luz. Luego, de un golpe, me sentí transportado a otro mundo, otro estado de consciencia. Era muy impresionante, yo quería que durara…

Nuestra propia energía etérica (o luz difusa) puede ser amplificada por personas debido a la gran transmisibilidad de los fenómenos fosfénicos y dar lugar al aumento de nuestras facultades latentes, sumergiéndonos de este modo en las capas inexploradas de nuestra conciencia.

Gracias a Daniel Stiennon por esta experiencia fantástica.



Noëlle D.
El viaje interior

Después de que Daniel depositara una bola de energía al nivel de mi plexo solar, me sentí aspirada al interior de mi propio cuerpo.
Viajaba a través de mis venas, mis arterias y ciertos órganos.
Es una sensación extraña esto de visitar tu propio organismo.
Seguí las recomendaciones de Daniel y llené todo mi organismo de una energía de tonicidad.
Gracias a Daniel por este viaje interior y las buenas explicaciones.



Gérard W.
Fagotage de l’énergie universelle

La luz difusa es transmisible por telepatía y resulta más fácil hacerlo mientras más cerca se encuentra el emisor del receptor. Así que cuando Daniel proyectó su energía sobre mí, yo me sentí como «fuera de mi cuerpo». Después Daniel me pidió que concentrara mi energía a la altura del bajo vientre y me focalizara totalmente sobre la energía que sentía crecer en el bajo vientre.
«Arropala — me dijo». «Hazla girar y subir por el eje de tu cuerpo hasta corona, y luego proyectate con esa energía.»
Y entonces, hubo tantas sensaciones que sería demasiado largo describirlas. De todos modos, hay que vivir para ver…
Muchas gracias, Daniel



Pascal T.
Qué noche…

El día de la formación contínua reforzada se desarrolló con su festival de experiencias, pero esto no es nada si lo comparamos con las noches que siguieron esas jornadas.
Desplazamientos realizados con una velocidad vertiginosa, torbellinos en medio de una profusión de colores, la aparición de textos sagrados (indescifrables para mí), el sonido de sinfonías astrales, contactos con seres pensantes (que me transmiten una enseñanza) contactos con letras de oro sagradas que me transportaron a un estado indescriptible… para no citar más cosas…
Gracias a todos por la transmisión de la energía y a Daniel por sus consejos sobre cómo evolucionar en los planos de la conciencia



Valérie H.
Luz en mi campo visual.

La energía de Daniel STIENNON tuvo el efecto de hacerme ver una energía casi sobrenatural.
Una energía, que si he comprendido bien las explicaciones de Daniel, había sido provocada por el incremento de la actividad neurológica, que en mi caso se tradujo en destellos luminosos en mi campo visual.
Siguiendo las indicaciones de Daniel me proyecté hacia esas luminosidades y las atravesé, lo cual me dió aún más energía, llevándome a descubrir percepciones y sensaciones increíbles.
Gracias a todos los emisores.
A Daniel muchas gracias por permitirme realizar estas experiencias en total tranquilidad.