TESTIMONIOS SOBRE Daniel STIENNON
(3/3)

Thierry L.
El Poder de la Energía Interna.

La energía, que me transmitió Daniel Stiennon, me produjo una experiencia intensa. Daniel me pidió que canalizara esta energía hacia el Chakra Muladhara. Tuve la sensación de que la energía era como un volcán en erupción a punto de explotar. Y traté con dificultad de contener esta energía antes de que se liberase y explosionara. Y cuando esto sucedió, perdí toda percepción de mi cuerpo físico. Tuve la impresión de estar dentro de un saco con mis pensamientos que se escapaban por completo a mi control. Y yo me preguntaba internamente: pero ¿dónde estoy? Las sensaciones eran deliciosamente agradables y me hubiese gustado que la experiencia durase más tiempo. ¡Media hora es demasiado poco tiempo! La noche siguiente a esta experiencia con entrenamiento de Formación Continua Reforzada (FCR), tuve contacto con el Dr Lefebure. ¿Tuve yo el contacto o Daniel me lo transmitió? ¿Fue un electrón del Dr Lefebure? En cualquier caso, Daniel posee una energía muy grande.



Philippe D.
Fenómeno de iluminación, un verdadero túnel luminoso que conduce a un contacto con lo Divino.

Durante la noche, que siguió el día de la FRC, me desperté en pleno sueño, a las 5 de la mañana, por una luz sobrenatural.
No era capaz de abrir los ojos, y pensé, «¿quién entró en mi habitación y encendió la luz?» Pero yo estaba solo.
En un instante me acordé de que Daniel había explicado el efecto de la descarga de energía en el campo de la visión neurológica, efecto llamado de iluminación, y que proporciona acceso a los estados avanzados de la conciencia. Cerré los ojos y traté de calmarme y observar mi campo visual.
La luz se mantuvo muy presente, un poco menos fuerte, pero muy presente. Yo la miraba y me sentí atraído por ella, con una sensación mareante pero muy agradable. Tuve la sensación de moverme hacia el interior de un túnel para ir HACIA LA LUZ.
No sé por qué, pero tengo la sensación de haber alcanzado a la vez un contacto con algo Divino y también con un fenómeno de creación.
Como si la luz fuese mi existencia que estaba relacionada con Dios.



Jean Pascal D.
Una luz deslumbrante.

¿Soy consciente o es un sueño?
Siento que mi ritmo cardíaco se enlentece. Pero, ¿es el mío, o el de mi doble? Trato de averiguarlo, pero no tengo tiempo para preguntarme, interrumpida por un violento destello de luz que se cruza en mi campo visual, seguido de una luz deslumbrante. Me siento aspirada hacia un túnel de luz y pensé, «¿esta es la luz que me pondrá en contacto con Dios?»
Por último, me despierto asombrada de lo que me acaba de suceder. Y, como Daniel ha explicado cómo utilizar esta experiencia para nutrir la conciencia, entonces me concentro en un detalle de mi campo visual y pronto estoy en armonía con el ritmo. Me siento entonces transportada por sensaciones agradables y me esfuerzo por dejarme llevar. Una experiencia fantástica que no se me va a olvidar fácilmente.



Patricia R.
Sueño consciente.

Estoy consciente dentro de mi sueño: corro, salto, me lanzo a volar. Como siempre es un momento delicado y estimulante. Intuyo que no debo acelerarlo todo, ir demasiado rápido. Cada paso es difícil y sé que no he trabajado lo suficiente con los ejercicios Ritmo-fosfénicos.
Cuando todo va bien, es genial. Siempre empieza de la misma manera (¿tal vez porque yo quiero que sea de esa manera?): Estoy sobre la hierba y cuando siento que alcanzo suficiente velocidad, doy un salto y ya estoy volando. El paisaje se despliega ante mí, procuro evitar descender demasiado, y mantenerme a un nivel de altura suficiente como para no correr el riesgo de interrumpir la experiencia. Entonces practico el ejercicio de concentración en un detalle. Tan pronto como siento que mi velocidad de vuelo disminuye o cuando me siento descender un poco hacia abajo, rápidamente me encuentro transportada por un torbellino ascendente y a veces descendente. Me estabilizo y observo las sensaciones, que son realmente increíbles. Las sensaciones son tan fuertes que acaban por despertarme y aprovecho para observar mi campo visual lleno de luz. Antes de volver a dormir, relato mi experiencia en voz alta (mi grabadora se enciende con la voz). Como a menudo sugiere Daniel, escucho la grabación de nuevo al día siguiente lo que me permite sumergirme un poco más en la experiencia. De esta forma mi subconsciente entiende que esto es lo que estoy buscando, porque este tipo de experiencia es muy agradable. Este es el tipo de percepciones que deseo experimentar con la mayor frecuencia posible durante la noche porque son Gigantes. Daniel gracias por abrirme los ojos a la luz que cambió mi vida.