Aura y Fosfenismo
AURA Y FOSFENISMO
por: Daniel STIENNON

El aura, la tercera fase del fosfeno o la cuarta luz. En oscuridad, estirado sobre la cama, con los ojos cerrados, nos dejamos llevar por la observación de nuestro campo visual.

LA PERCEPCIÓN DE LAS AURAS
El aura, la tercera fase del fosfeno o la cuarta luz.

Practicar el Fosfenismo para observar colores en nuestro campo visual no es útil en absoluto. Si en la oscuridad estirado en nuestra cama, con los ojos cerrados, nos dejamos llevar por la observación de nuestro campo visual, en general al cabo de una media hora aparecen luminosidades, luego trazos de colores azules, rosas, amarillos y morados.

Para observar este fenómeno, los lamas tibetanos se encierran en una habitación completamente oscura durante meses, e incluso años… El fin de esta práctica es ver una luz que no es física, ni imaginaria: es una luz espiritual.

Alexandra David-Neel escribe que meditar en las tinieblas es una práctica conocida en la India y en la inmensa mayoría de los países budistas.

Gracias a los trabajos del Doctor LEFEBURE, si se dominan bien todas las fases del fosfeno, es innecesario consagrar tanto tiempo a esta técnica. La práctica del Fosfenismo permite desarrollar la intuición. El cerebro se asemeja a un radar, emite una onda y ésta se refleja sobre el objeto y vuelve con información. El principio del radar se basa en la localización de los obstáculos mediante el eco. Es así como los murciélagos y los delfines captan el mundo. No debemos pues asombrarnos al encontrar este principio de percepción sutil en el hombre. La visión del aura tiene relación con este mecanismo. Consiste en la proyección del caos visual del individuo que retorna en forma de fenómeno de videncia.

¿Es posible fotografiar el aura?

La foto KIRLIAN no tiene ninguna relación con el mundo de la búsqueda iniciática, el efecto KIRLIAN se limita a medir los campos de fuerza electromagnéticos. El único interés que puede tener es de orden terapéutico.

El aura, tal como se describe por los ocultistas, no es otra cosa que la tercera fase del fosfeno: la luz difusa. Los efluvios que se perciben en el campo visual pueden ser interpretados y servir de desencadenantes de los fenómenos de videncia y de clarividencia. Así como las cartas o cualquier otro medio, si nos concentramos en ella, la luz difusa provoca intuiciones, flashes.

En cuanto al «aura» verdadera, es perceptible sólo en caso de desdoblamiento. No obstante esta forma de percepción es bastante rara.

Los diferentes capas del aura o del caos visual

Primera capa: la más luminosa (luz difusa densa), llamado también cuerpo etérico.
Segunda capa: más grisácea (luz difusa), llamada también cuerpo astral.
Tercera capa: percepción y organización del caos visual, llamada también cuerpo mental.

Para comprender mejor que es el aura y cómo verla

El aura que se percibe alrededor de una persona la crea nuestro cerebro. Es la tercera fase del fosfeno, llamada luz difusa que se superpone a la imagen del sujeto que hemos observado.

Ejercicio preliminar de aura o caos visual

Hay que «cazar» los detalles del caos visual, es decir, focalizar la atención en los pequeños detalles, durante 45 minutos. Apagamos las luces de la habitación y nos ponemos cómodos en una butaca o nos estíranos en nuestra cama; nos ponemos un antifaz para obtener la máxima oscuridad. Cerramos los ojos y observamos nuestro campo visual.

Tras unos instantes de observación nos fijamos, contrariamente a lo que se podría creer, que nuestro campo visual no es totalmente oscuro, y que aparecen unas manchas luminosas y coloreadas. Ejercicio de percepción del aura Pedimos a un sujeto que se coloque delante de una pared blanca. Observamos un punto imaginario unos 3 o 4 centímetros por encima de la de su cabeza manteniendo la mirada en el vacío y esforzándonos por no mover los globos oculares. La luminosidad que aparece no tendrá la misma intensidad si le pedimos al sujeto que se concentre en sus pies o en su cabeza. Observaremos que el aura alcanza la máxima luminosidad si le pedimos rezar o pensar muy intensamente que Dios se encuentra por encima de él. Algunos también perciben colores alrededor de la persona; o pueden ver aparecer imágenes y escenas vinculadas a la vida de esa persona (organización del caos visual).

En calidad de contra-experiencia, observemos el aura de un objeto. Escogeremos un objeto de forma circular porque su aura es perceptible más fácilmente para un principiante. Observamos que el aura del objeto se muestra uniforme e inmutable, mientras que la intensidad del aura de una persona varía con arreglo a la naturaleza de sus pensamientos.

Fosfenismo ©

FOSFENIMO - Escuela del Dr. LEFEBURE
También usted puede practicar el Fosfenismo

Descargue GRATUITAMENTE

“ UNIVERSO ENERGÍA FOSFÉNICA ”

y aprenda a transformar
la energía luminosa en energía mental.