GLOSARIO

NOTAS

EL SISTEMA FÉNICO

le systeme phenique
- 1. Fosfeno
- 2. Acufeno
- 3. Gustofeno
- 4. Neumofeno
- 5. Osteofeno
- 6. Miofeno
- 7. Equilibrofeno, girofeno o estatofeno
- 8. Feno del olfato (aromatofeno o olfactofeno)
- 9. Feno del sentido del tacto (tactofeno)
- 10. Percepción subjetiva del tiempo

1. Fosfeno.
Le fosfeno corresponde al sentido de la vista.

2. Acufeno.
El acufeno corresponde al sentido de oído.

3. Gustofeno.
El gustofeno corresponde al sentido del gusto y de la masticación.
En los monasterios, los monjes comen en silencio mientras que un hermano lee un texto. El ostia también permite hacer muy buenos gustofenos al quedarse el sabor mucho tiempo en el paladar.
(Reencontrar la sensación de un gusto y observar la evolución del pensamiento — Recuerdos ligados al alimento).

4. Neumofeno.
El neumofeno está ligado a la respiración.

5. Osteofeno.
El osteofeno se genera por la vibración del esqueleto.

6. Miofeno.
El miofeno está ligado a la actividad muscular. Sensaciones cenestésicas, sensaciones de movimiento. (Movimiento de rotación de un brazo, para luego observar la sensación cenestésica).

7. Equilibriofeno, girofeno.
Estos fenos corresponden al sentido del equilibrio, cuyo centro se sitúa en el oído interno. Es el feno que da la sensación de desplazarse o de flotar.
Percepción espacial inhabitual: sentirse sobredimensionado más allá del esquema espacial corporal, con la impresión de rebosar los límites del cuerpo, hacia lo infinitamente grande y a veces hacia lo minúsculo. Puede manifestarse también una pulsación rítmica de la conciencia, oscilando entra lo infinitamente grande y lo minúsculo, balanceos y la sensación de flotar.

8. Feno del olfato (aromatofeno o olfatofeno).
Este feno corresponde al sentido del olfato.
En los lugares sagrados y los lugares de culto, el incienso se utiliza para estimular el feno del olfato.
(Reencontrar la sensación de un olor y observar la evolución del pensamiento - Recuerdos, imágenes, percepción de olores, de perfumes).

9. Feno del sentido del tacto (tactofeno).
Este feno corresponde al sentido del tacto.
Sensación subjetiva de una percepción táctil, cuya primera manifestación es la percepción del doble: sensación de estar inmerso en «algo físicamente impalpable», como arropado dentro de un calido capullo muy agradable. En las experiencias de desdoblamiento, percepción del suelo sobre el cual se camina, de objetos que se tocan. En este tipo de experiencias, tenemos sensaciones verdaderamente táctiles.
Son frecuentes también las sensaciones térmicas: frío, calor; y sensaciones de presión o de ligereza. Sensación aguda del vacío.

10. Percepción subjectiva del tiempo.
Durante ciertas experiencias se pierde la noción del tiempo. La mayoría de las veces, las experiencias parecen durar menos tiempo del que realmente duran. Por ejemplo, una sesión de la una hora y media puede ser percibida como de tres cuartos de hora. En ocasiones se produce una experiencia que parece prolongarse en el tiempo, mientras que a durado sólo algunos segundos en tiempo real. Este último aspecto se produce sobre todo en el sueño ligero.


Todo feno es un intermediario fisiológico entre el sentido físico al que corresponde y el sentido espiritual equivalente que, una vez despierto, da lugar a la percepción de energías, acontecimientos o universos intangibles, es decir, no perceptibles con los sentidos físicos.
El sistema fénico cuando es estimulado, provoca la percepción de planos espirituales, o lo que las tradiciones llaman «más allá», «mundos invisibles» o «planos sutiles».
Existe un equivalente del fosfeno para todos los otros sentidos físicos, a los cuales hay que añadir el sentido del equilibrio, cierta cualidad del esqueleto, la actividad muscular, la respiración y la percepción del tiempo.
Todos estos fenos, y probablemente otros que todavía no se han detectado (por ejemplo el feno de la voz, que podría estar constituido por el pensamiento auditivo) están, por supuesto, conectados entre ellos. Lo que hace que al excitar un feno específico, podamos perfectamente percibir las sensaciones ligadas a otro feno.
Finalmente, existe un tercer sistema sensorial, que hasta el momento hemos llamado «centros psíquicos» o chacras. Este tercer sistema sensorial está ligado a la conciencia. Es posible que, hasta cierto punto, estos centros psíquicos sean los órganos de la conciencia.


LOS FOSFENOS:

Son manchas multicolores que persisten en el campo visual, en oscuridad, durante unos treinta segundos.

  • La palabra fosfeno proviene del griego «phainein» que significa «aparecer» pero también «brillar». En 1838, el naturalista Lelorgne de Savigny lo emplea para designar una variedad de gusanos de luz y el fisiólogo Venzac para designar las sensaciones luminosas espontáneas.

  • El Doctor LEFEBURE creó la palabra Fosfenismo® haciendo lo que en gramática se llama, un neologismo por restricción a partir de la palabra «Fosfeno», cuya raíz principal proviene del griego «phos», luz, y recuerda «Phoebus», el sol.

LAS 11 PALABRAS CLAVE DEL FOSFENISMO:

Mezcla Fosfénica: consiste en asociar un fosfeno a un pensamiento, visual o auditivo preparada de antemano.

Posfosfeno: es la mancha multicolor que persiste en el campo visual, en oscuridad, durante tres minutos, después de observar una fuente de luz adecuada durante una treintena de segundos. La «mezcla fosfénica» consiste en asociar al fosfeno un pensamiento, visual o auditivo escogido previamente.

Cofosfeno: es la mancha multicolor que persiste en el campo visual, durante la observación de tres minutos, de una fuente de luz adecuada.

Alternancia cerebral: corresponde al trabajo alterno de ambos hemisferios cerebrales como el Dr LEFEBURE demostró en su obra La Exploración del cerebro por las oscilaciones de los fosfenos dobles. Las técnicas fosfénicas permiten reencontrar el equilibrio entre los hemisferios y así aumentar las capacidades cerebrales en su conjunto.

Punto de concentración: es la visualización que acompaña todos los ejercicios. Son todas las imágenes mentales luminosas que tienden hacia lo infinitamente pequeño: un punto luminoso, un pequeño sol, la llama de una vela…

Caos visual (aura): es una variedad de fosfeno que percibimos en oscuridad completa o en ciertos casos con los ojos abiertos. Está constituido por manchas lechosas apenas perceptibles, o por pequeñas chispas de luz; buscando los detalles en el caos visual, es posible organizarlo y con un poco de experiencia desencadenar un verdadero cine interior.

Resplandor difuso: es la última fase del fosfeno, parece un resplandor tiene una textura grumosa y un color gris lechoso.

Sales fosfénicas: en una reacción acido-base, se produce sal. El Dr LEFEBURE se sirve de esta metáfora para mostrar que en la «mezcla fosfénica», la reacción del fosfeno y del pensamiento produce un nuevo elemento. Podemos darnos cuenta de eso entrando en una sala donde se utilizan las técnicas fosfénicas. La energía de la habitación es muy intensa y casi palpable.

Sistema fénico: es el conjunto de los fenos, es decir, el conjunto de los intermediarios fisiológicos entre los sentidos físicos y los sentidos espirituales equivalentes que, una vez despertados, dan lugar a la percepción de energías, de acontecimientos o de universos intangibles, no perceptibles por los sentidos físicos.
Cuando se estimula el sistema fénico, provoca la percepción de los planos espirituales, lo que las tradiciones llaman «más allá», «mundo invisible» o «planos sutiles». El equivalente del fosfeno existe al nivel de todos los demás sentidos físicos, a los cuales hay que añadir el sentido del equilibrio, de la actividad muscular, de la respiración, un feno vinculado al esqueleto y otro a la percepción del tiempo.

Pensamiento rítmico: consiste en repetir el mismo pensamiento de manera rítmica. El ritmo estructura el pensamiento y permite obtener el desarrollo y la acumulación de las energías cerebrales. Es por eso que, todos los ejercicios de «mezcla fosfénica» se practican con un ritmo particular. Mantratron, Alternófono, son algunos de los aparatos que permiten trabajar con ritmo.

Ritmo Fosfenismo: es el estudio detallado de las «técnicas iniciáticas» que, por el aumento de los ritmos cerebrales y de las energías internas, provocan extensiones de conciencia. A través de estas experiencias fantásticas, cada uno descubrirá que tiene la posibilidad de acceder a un universo interior antes reservado para unos pocos elegidos. Un estudio de los fenómenos y de las experiencias iniciáticas le permitirá descubrir los fundamentos de conocimientos milenarios y universales.

TERMINOLOGÍA:

El FOSFENISMO ®: está constituido por el conjunto de trabajos del Dr LEFEBURE.

LA FOSFENOLOGÍA ®: es el estudio y la enseñanza de la ciencia de los fosfenos.

El FOSFENÓLOGO ©: es aquel que enseña las técnicas iniciáticas.

El FOSFENOPEDAGOGO ©: es aquel que enseña la «mezcla fosfénica» en pedagogía y en desarrollo individual.

NATUROFOSFENÓLOGO © (Naturofenología): es el estudio de los vínculos que existen entre los ritmos del cerebro y los ritmos de la naturaleza.

El CROMOFOSFENÓLOGO ©: es un investigador especializado en los efectos que producen los colores del fosfeno.