Jeûne
AYUNO Y FOSFENISMO
por:Daniel STIENNON

La práctica del ayuno no es nueva. Un estudio realizado en Alemania para evaluar el impacto del ayuno sobre el sueño reveló una mejora de la calidad subjetiva del sueño, una mayor recuperación de energía durante el día, un mejor equilibrio emocional y una mejor concentración en los quince sujetos valorados.

Ayuno

La práctica del ayuno es ancestral y sus virtudes curativas son aplicadas desde la antigüedad. Hipocrates preconizaba el ayuno, Sócrates y Platon lo encontraban magnifico para un buen equilibrio físico y mental, efectuaban regularmente ayunos de diez días. En cuanto a Pitagoras, ayunó cuarenta días antes de pasar un examen en la Universidad de Alejandría y exigía lo mismo a sus alumnos antes de aceptarlos.

La práctica del ayuno esta presente en la naturaleza ya que los animales se abstienen de alimento cuando están enfermos o heridos. El ayuno repone el organismo, lo desintoxica, lo regenera. Es aconsejable prepararse antes de comenzar un ayuno para después volver gradualmente a una alimentación normal lo interrumpimos.

Practicado en todas las sociedades ancestrales, el ayuno ha sido asociado regularmente con multitud de ritos y a menudo precede a las iniciaciones. Casi todas las religiones lo mencionan y le reconocen un valor espiritual; aparece mencionado en más de cincuenta ocasiones en la Biblia. Fue el aspecto espiritual del ayuno por lo que el Dr. Lefebure se interesó.

En 1963 este médico e investigador francés tuvo la idea de examinar, por medio de fosfenos, la eficacia de los ejercicios iniciáticos que le habían transmitido. Los fosfenos son todas las sensaciones luminosas subjetivas, es decir, las que directamente no son causadas por la luz que estimula la retina. Así es como descubrió la importancia del ritmo de dos segundos. En efecto, cuando se efectúan balanceos ligeros de la cabeza es sólo ése ritmo el que arrastra al fosfeno, mientras que para un ritmo más rápido o más lento, éste queda fijo. Gracias a este primer descubrimiento estudió lo que pasaba con dos fosfenos e inventó el cerebroscopio, por el cual fue premiado. Éste último le permitió hacer nuevas observaciones sobre los ritmos cerebrales.

Ayuno y Fosfenismo

Tres años más tarde tuvo la idea de ver lo que pasaría si uno pensaba en un sujeto concreto en presencia de un fosfeno. Descubrió así las bases de lo que iba a convertirse en su método: la «mezcla fosfénica». Fosfeno y pensamiento actuaban en sinergia permitiendo el desarrollo de la memoria, de la inteligencia y de la creatividad; fosfeno, ritmo y pensamiento, son los componentes fundamentales de lo que se denomina yoga científicamente mejorado.

Si el Dr. Lefebure recomienda el ayuno es por las revelaciones a la que nos puede llevar. En su curso completo de Fosfenismo plantea la siguiente cuestión:

¿Qué pasa si asocian un pensamiento al ayuno?

Si asocian un pensamiento al ayuno, sobre todo si no es exageradamente largo, obtienen resultados muy interesantes. Todos los que ayunaron están de acuerdo: durante el ayuno, el sueño se vuelve más ligero y el semisueño es mucho más importante que en la vida ordinaria.

En este semisueño o sueño ligero, es frecuente recibir en forma de sueños, visiones, percepciones auditivas... etc. orientaciones sobre los ejercicios que se ajustan mejor a nuestra naturaleza. Esto se produce también durante el despertar (sabemos que el ayuno favorece las visiones).

Al principio, asociamos nuestros ejercicios habituales al ayuno. Los más convenientes son la «mezcla fosfénica» y los mantras. Para los balanceos, como seremos mucho más sensibles al vértigo durante el ayuno, hacemos simplemente pequeños movimientos. Las contracciones estáticas no convienen debido a su consumo de oxígeno, pero la respiración con ligera falta de aire es totalmente beneficiosa. Todo esto lo percibiremos instintivamente.

Mantras y «mezcla fosfénica» combinan muy bien con el ayuno. Podemos preguntarnos cuáles son los ejercicios que nos convienen en la práctica de nuestro desarrollo espiritual, de nuestra iniciación. Recibiremos entonces ejercicios específicamente adaptados a nuestra naturaleza (...) ejercicios para los cuales tendremos una determinada facilidad para perseverar cuando terminemos de ayunar, porque son los ejercicios que mejor responden a nuestra personalidad.

Fosfenismo ©

FOSFENIMO - Escuela del Dr. LEFEBURE
También usted puede practicar el Fosfenismo

Descargue GRATUITAMENTE

“ UNIVERSO ENERGÍA FOSFÉNICA ”

y aprenda a transformar
la energía luminosa en energía mental.